Un laberinto de más de 1,3 millones de kilómetros de cables de fibra óptica anclados en el fondo del mar transporta cada día alrededor del 95% de las comunicaciones telefónicas y de Internet en todo el mundo, moviendo cantidades ingentes de datos cada segundo. Todo, desde las transacciones financieras hasta las órdenes militares, pasa por esta red submarina de más de 475 cables. Las implicaciones [ … ]