Primera mujer piloto marca hito en la Armada de Chile

Primera mujer piloto marca hito en la Armada de Chile

Por Geraldine Cook/Diálogo
diciembre 23, 2021

Select Language

Por primera vez la Armada de Chile, creada en 1817, tiene una mujer piloto en sus filas. La Teniente Segundo Daniela Figueroa Scholz, se graduó del curso de Aviación Naval el 14 de octubre de 2021 con las mejores calificaciones, apta para volar el avión PC 7 Pilatus. La Tte. 2do. Figueroa conversó con Diálogo sobre sus logros y metas para el futuro.

Diálogo: Usted es la primera mujer piloto de la Armada de Chile. ¿Qué representa su logro para las mujeres en la Armada de Chile?

Teniente Segundo de la Armada de Chile Daniela Figueroa Scholz: Ser la primera mujer piloto de la Armada es un logro, un orgullo y una responsabilidad muy grande para mí, ya que el curso tuvo muchas exigencias y una gran mayoría de los aspirantes que lo cursan no alcanzan a aprobarlo. Mi intención es invitar a las mujeres a que se atrevan a intentar lo que realmente les gusta y a que no se corten las alas ellas mismas.

Teniente Segundo de la Armada de Chile Daniela Figueroa en su cabina de vuelo lista para volar. (Foto: Armada de Chile)

Diálogo: ¿Cuándo y por qué decidió enlistarse?

Tte. 2do. Figueroa: En el 2011 se abrió la posibilidad de entrar a la Escuela Naval. Mi papá fue marino y cuando conoció a mi mamá se retiró de la Armada por diversas razones; sin embargo él siempre nos inculcó respeto, valores y amor por la Armada; mi casa era una especie de pequeña escuela naval de formación. Nos gustaba escuchar los himnos, ver las marchas militares y celebrar las fiestas y glorias navales, e izábamos el pabellón nacional. Mi papá también fue piloto privado y nos sacaba a volar con mis hermanos. Por ello, creo que la navegación y la aviación se volvieron mi pasión desde pequeña.

Diálogo: ¿Qué capacidades se requieren para volar el avión de instrucción PC 7 Pilatus y que diferencia existen con su actual avión P68 Observer II?

Tte. 2do. Figueroa: Aprendí a volar en el PC 7 Pilatus y desarrollé varias capacidades como la capacidad multitarea y el interpretar la información en tres dimensiones, para tener una conciencia situacional que permite operar la nave de forma segura, entre otras habilidades. En la actualidad pertenezco al Escuadrón de Propósitos Generales VC-1 y me encuentro en el periodo de calificación para volar el P68 Observer II, el cual tiene varias misiones como son la búsqueda y rescate de personas y el control de la fiscalización pesquera, entre otras.

Diálogo:¿Cómo combina el ser navegante y aviadora para el éxito de sus misiones? ¿Qué es lo que más le atrae de su profesión?

Tte. 2do. Figueroa: El ser marino no es solamente un trabajo sino que es un estilo de vida. Lo atractivo de esta profesión es que es un trabajo de servicio y de entrega a la patria; pero creo que en el fondo una de las cosas más atractivas es la diversidad que esta carrera militar naval nos ofrece. En mi caso me desempeño en la aviación naval como piloto pero puedo, en un par de años por ejemplo, navegar y entrenarme en los buques auxiliares en el sur, para apoyar en la conexión de territorios aislados.

Diálogo: ¿Recuerda algún desafío en particular que haya enfrentado durante su carrera militar?

Tte. 2do. Figueroa: Llevo aproximadamente 10 años de carrera militar y este es mi segundo año como teniente segundo. Creo que uno de mis mayores desafíos ha sido el ser una gran líder. Recuerdo que al egresar de la Escuela Naval tenía 21 años de edad y cuando me enviaron al buque patrullero PSG-73 Isaza tuve a mi cargo personal de mayor edad y con mucha experiencia en la navegación. En ese momento entendí que un líder debía tener capacidad de mando ante los subordinados para que sus órdenes se cumplieran, no solamente porque se tiene superioridad militar sobre ellos, sino porque efectivamente los subordinados confían en que la orden recibida fue la mejor. Fue una experiencia muy gratificante para mí.

Diálogo: ¿Qué hace falta para que exista una mayor equidad de género en la Armada de Chile?

Tte. 2do. Figueroa: La Armada ha hecho un esfuerzo grande para integrar a la mujer en sus filas. La única forma de poder formar más equidad no es con respecto a las posibilidades al interior de la Armada, sino que las mujeres se postulen a ella, ya que existe una gran diferencia entre la cantidad de hombres y mujeres que se registran para ingresar a la institución. Recuerdo que en mi época éramos 98 personas registradas y de ellas sólo nueve éramos mujeres, una diferencia abismal con respecto a los porcentajes de registros.

Tal vez lo que se necesita es que las mujeres vean que el pertenecer a las Fuerzas Armadas no pasa por un tema de oportunidades, porque por lo menos acá en la aviación naval no interesa si uno es hombre o mujer; lo que interesa es que uno tenga las capacidades y cumpla con las exigencias para poder egresar y sacar el curso adelante; esto no es un tema de género.

Share