Guatemala enfrenta incendios forestales provocados por el narcotráfico

Guatemala enfrenta incendios forestales provocados por el narcotráfico

Por Gustavo Arias Retana/Diálogo
julio 17, 2020

Miles de hectáreas de bosque son consumidas en Guatemala por incendios forestales provocados por agrupaciones del crimen organizado. Los fuegos están concentrados en el departamento de Petén, fronterizo con Belice y México.

José Cal, historiador e investigador de la Universidad de San Carlos de Guatemala explicó a Diálogo el 6 de julio que el problema con los incendios no es nuevo; aumentó porque existen en la zona varias rutas claves para el tráfico de drogas, y los incendios buscan abrir espacios para la construcción de pistas de aterrizaje clandestinas.

“El Petén es un corredor transnacional comercial, es un corredor transnacional migratorio y al final se volvió un corredor transnacional de la droga (…); Guatemala está conectada con el Caribe, con el Pacífico, con el norte, entonces Guatemala es un país de paso (…),  necesario para ese tránsito de la droga desde Sudamérica hacia una estación de México o hacia las estaciones del sur de los Estados Unidos”, comentó Cal.

La oficina Coordinadora Nacional Para la Reducción de Desastres de Guatemala, reporta en Internet que hasta el 28 de mayo registraron 1257 incendios, que consumieron 8942 hectáreas de bosques en el departamento de Petén. Durante la temporada 2018- 2019, los incendios forestales consumieron más de 47 000 hectáreas boscosas del país, reportó el 25 de abril el diario digital guatemalteco Prensa Libre.

“Las organizaciones de narcotraficantes colombianos y venezolanos a menudo se asocian con cárteles mexicanos para realizar importantes envíos de cocaína”, dijo al Washington Post el 5 de julio Michael Miller, portavoz de la Administración para el Control de Drogas de los EE. UU. “Los grupos de contrabando guatemaltecos controlan una amplia gama de pistas de aterrizaje clandestinas, y pueden ajustar o redirigir los aterrizajes según sea necesario”.

Para Cal es claro que además de quemar bosques para construir pistas, los narcotraficantes buscan con los incendios la expansión de actividades como la ganadería, porque delimita territorios y en muchos casos es la mampara para actividades delictivas.

“La ganadería permite tener control de territorio (…). Con la excusa de que se está desarrollando esta actividad económica, se localizan territorios claves para establecer pistas provisionales o las usan durante algún tiempo y eso tiene que ver con la quema del bosque, al principio se decía que eran solo las comunidades las que estaban quemando, pero no; hay un interés claro en abrir estas pistas porque es una ruta expedita para bajar la droga por el Petén y de ahí pasarla por vía fluvial hacia la parte de Belice y hacia el sur de México”, concluyó Cal.

Share