Periodistas y médicos, blancos de Maduro, indica nuevo informe

Periodistas y médicos, blancos de Maduro, indica nuevo informe

Por Noelani Kirschner/ShareAmerica
noviembre 06, 2020

El régimen ilegítimo de Nicolás Maduro ha utilizado la pandemia COVID-19 para reprimir a cualquiera que no cumpla con Maduro, según un informe del Observador de Derechos Humanos (HRW en Inglés).

Desde mediados de marzo, “las autoridades venezolanas han detenido en forma arbitraria y procesado penalmente a periodistas, trabajadores de la salud, abogados de derechos humanos y opositores políticos, que critican al gobierno de Nicolás Maduro”, según HRW.

La organización afirma que el régimen ilegítimo de Maduro creó un estado de emergencia para arrestar, detener y torturar arbitrariamente a quien quisiera.

Al compilar el informe, HRW identificó casos de 162 personas que fueron acosadas, detenidas o procesadas por el régimen entre marzo y junio. El informe detalla varios casos clave, destacando las acciones puramente punitivas del régimen de Maduro.

A finales de marzo, justo después del comienzo del estado de emergencia impuesto por Maduro, soldados de la Guardia Nacional Bolivariana de Venezuela golpearon y detuvieron a Henderson Maldonado, un abogado de derechos humanos, por ayudar a pacientes de cáncer y renales a conseguir gasolina para sus autos.

Sin el combustible, los pacientes no podían conducir para recibir los tratamientos que necesitaban para salvar sus vidas. En el cuartel general de la Guardia Nacional Bolivariana de Venezuela, Maldonado fue esposado a un pilar durante cinco horas sin acceso a un baño, comida o agua. Fue golpeado en la cabeza y una mano con una botella de agua congelada, por un agente que le dijo que no merecía vivir.

A principios de abril Andrea Sayago, bioanalista, ayudó a diagnosticar el primer caso confirmado de COVID-19 en Venezuela. Envió un mensaje a través de WhatsApp a sus colegas, alertándolos de los resultados de las pruebas del paciente, y animándolos a tomar medidas de precaución para evitar la propagación del virus.

Los mensajes de Sayago fueron publicados en los medios sociales. Fue obligada a renunciar por la junta del hospital, que dijo que sus mensajes constituían terrorismo. Unos días después, el Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN) arrestó a Sayago después de que la esposa de un político pro Maduro pidiera que fuera castigada. El SEBIN detuvo en su sede a Sayago durante dos días.

“El estado de excepción ha hecho que las fuerzas de seguridad y los grupos armados partidarios del gobierno, que ya cuentan con un récord deplorable de torturas y ejecuciones extrajudiciales, sientan que tienen la facultad de reprimir con mayor ferocidad a los venezolanos”, dijo José Miguel Vivanco, un director de HRW. “En la Venezuela de hoy, no es posible siquiera compartir un mensaje privado via WhatsApp en el cual se critique a los incondicionales de Maduro, sin temor a convertirse en objeto de persecución penal”.

Share