Muere comandante insurgente colombiano del ELN en operación militar

Muere comandante insurgente colombiano del ELN en operación militar

Por AFP
diciembre 04, 2020

El presidente colombiano Iván Duque anunció el 25 de octubre la muerte del comandante Uriel, uno de los principales líderes de la agrupación guerrillera de izquierda Ejército de Liberación Nacional (ELN) de Colombia, durante una operación militar.

“Este es un golpe de suma importancia [para el ELN] porque ha caído una de las figuras más visibles de esa organización terrorista”, manifestó Duque en un discurso en el departamento de Chocó, en el noroeste de Colombia, donde se llevó a cabo el operativo.

Según el mandatario colombiano, Andrés Vanegas, de 41 años, más conocido por su nombre de guerra “Comandante Uriel”, fue responsable de secuestros, asesinatos y reclutamiento de menores para sus filas de la guerrilla marxista.

También se le acusa de estar detrás del atentado con coche bomba contra una academia de policía de Bogotá en enero de 2019, en donde murieron 21 cadetes.

Luego de ese ataque, Duque puso fin a las conversaciones de paz con el ELN, las cuales había iniciado su antecesor, Juan Manuel Santos.

El fiscal general Francisco Barbosa aclaró que la muerte del comandante insurgente se produjo en un “enfrentamiento” con la policía en la comuna selvática de Novita, durante un operativo militar.

Activo en las redes sociales, Uriel fue una de las figuras más destacadas del relevo generacional dentro del ELN, una organización creada en 1964 y liderada por guerrilleros en promedio mayores de 60 años.

La región del Chocó, donde operaba Uriel, es escenario de una guerra territorial entre el ELN y el Clan del Golfo, el cártel de droga más grande del país.

Se trata de un importante punto de salida para las exportaciones de cocaína hacia Centroamérica y los Estados Unidos, además de ser una zona de extracción ilegal de oro, cuyos ingresos superan a los del narcotráfico, según fiscales.

El ELN, que operaría en aproximadamente el 10 por ciento del país, cuenta con unos 2300 combatientes y una extensa red de simpatizantes en centros urbanos.

Es el último grupo guerrillero formal que queda en el país, luego de que el gobierno llegara a un acuerdo de paz con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en 2016.

Share