Estados Unidos dona cuatro helicópteros a Costa Rica para fortalecer la lucha contra las amenazas transnacionales en Centroamérica

Estados Unidos dona cuatro helicópteros a Costa Rica para fortalecer la lucha contra las amenazas transnacionales en Centroamérica

Por Lorena Baires / Diálogo
septiembre 20, 2019

La Oficina Internacional de Asistencia Antinarcóticos y Cumplimiento de la Ley (INL, en inglés) de la Embajada de los Estados Unidos en Costa Rica, donó en el primer semestre del 2019 cuatro helicópteros Bell UH-1ST al Servicio de Vigilancia Aérea (SVA), del Ministerio de Seguridad Pública de Costa Rica. Las aeronaves darán continuidad por dos años al Programa de Capacitación Aérea, liderado por la INL desde 2009, para combatir el tráfico de drogas, actividades criminales aéreas y marítimas, y atender desastres naturales y crisis humanitarias.

“Los helicópteros alcanzarán todo el territorio y combatirán al narcotráfico y al crimen organizado transnacional. Además, les dará la oportunidad de ofrecer servicios en emergencias y en otras situaciones”, dijo a la prensa Richard Glenn, secretario adjunto de Estado de la INL. “Año tras año vemos la eficacia con la que utilizan las herramientas y capacitación que proporcionamos. Costa Rica comparte con los EE. UU. la voluntad y el sentido de misión colectiva para enfrentar los problemas regionales”.

La inversión estadounidense asciende a los USD 48 millones e incluye los cuatro helicópteros, su reacondicionamiento, mantenimiento, repuestos y entrenamiento para los miembros del SVA. “El programa de capacitación inició con 25 oficiales del SVA entre pilotos, copilotos, técnicos de mantenimiento y logística”, dijo a Diálogo el capitán Juan Luis Vargas, comandante del SVA “Vamos a empezar un módulo de cuatro meses con las tripulaciones de vuelo. Cuando nuestra tripulación esté lista, comenzaremos a ejecutar operativos contra el crimen organizado. La idea es que las tripulaciones de ambos países se fusionen durante las misiones”.

El Programa está diseñado para que, al finalizar los dos años de adiestramiento, las unidades sean administradas por completo por el SVA “Las capacitaciones promoverán y fortalecerán las instituciones de seguridad del Estado. Contaremos con el apoyo, no solo de instructores de las Fuerzas Armadas de los EE. UU., sino también de Colombia”, dijo el Mayor Patrick Beville, oficial de Relaciones Exteriores de la Fuerza Aérea de los EE. UU. en Costa Rica.

Expertos de los Estados Unidos inspeccionan las aeronaves entregadas. Al finalizar los dos años de adiestramientos, las unidades serán administradas por el Servicio de Vigilancia Aérea de Costa Rica. (Foto: Embajada de los EE. UU. en Costa Rica)

Los helicópteros tienen capacidad para 15 personas, tres tripulantes y 12 pasajeros, cuentan con dos motores y pueden desarrollar velocidades de hasta 205 kilómetros por hora. Su capacidad de carga es de 3313 kilogramos y tienen un rango de cobertura de 337 km. Otra ventaja es que pueden operar en terreno montañoso y condiciones variables, ideales para la geografía del país.

“Es una aeronave utilitaria que nos brindará una gran autonomía; ya no tendremos necesidad de pedir ayuda a otros países pues su cabina de carga nos permite dos configuraciones: una para mover pasajeros y otra para movilizar hasta una tonelada de cargamento”, añadió el Capitán Vargas. “Si debemos atender una situación de atención de emergencias, la cabina puede convertirse en un área médica en la que podemos instalar hasta seis camillas y acondicionar un espacio para el personal médico. Vienen equipados con grúas para rescates verticales o descargas de ayuda humanitaria”.

Las cabinas de las aeronaves tienen protección balística en los laterales y bajo los asientos de los pilotos. Además, permiten realizar vuelos instrumentales y con visores nocturnos. Con este complemento de herramientas tecnológicas y aéreas la SVA podrá ejecutar estrategias contra el crimen organizado junto al Servicio Nacional de Guardacostas y a la Policía Nacional.

Según la INL, Costa Rica ocupó el tercer lugar entre los países de Latinoamérica que más decomisos de droga realizaron en 2018. “En el 2018 decomisamos 33 toneladas de mariguana y en lo que va del año [2019] llevamos nueve”, detalló Miguel Soto, ministro de Seguridad del Costa Rica. “Como es una de las primeras paradas en el transbordo de cocaína rumbo a los EE. UU., nos enfrentamos a embarcaciones rápidas que operan a cientos de kilómetros de la costa en el océano Pacífico”.

Costa Rica es uno de los principales y más fuertes aliados de los EE. UU. en la lucha contra las amenazas transnacionales en la región. “Por muchos años, nuestros países han sido cercanos socios operativos y estratégicos en una variedad de actividades de cooperación en seguridad”, aseguró Hakim Hasan, agregado de prensa de la Embajada de los EE. UU. en Costa Rica. “Con este trabajo combinado, nuestra alianza transforma las capacidades del país para asegurar sus fronteras, mejorar la seguridad y abordar las causas de la delincuencia”.

 

Share