En aumento y con sus propias características: la censura digital en Venezuela

En aumento y con sus propias características: la censura digital en Venezuela

Por Carolina Alcalde, Luisana Solano/Voz de América (VOA)
mayo 26, 2020

La libertad de expresión e información de los venezolanos se ha ido restringiendo de forma exponencial en el entorno digital y, en medio de la pandemia de COVID-19, la situación continúa escalando.

No es nuevo, desde hace varios años diversos organismos internacionales como la Relatoría para Libertad de Expresión de la OEA, y la Oficina de la Alta Comisionada para DD.HH. de la ONU han expresado preocupación en esa materia.

“La velocidad del Internet está disminuyendo paulatinamente, incluyendo la falta de inversión en infraestructura. Asimismo, en los años recientes, el gobierno ha bloqueado sitios digitales de noticias independientes y las principales redes sociales”, señala un reciente informe sobre Venezuela de la Alta Comisionada de la ONU para DD.HH. Michelle Bachelet.

Consultada por la Voz de América Mariengracia Chirinos, periodista e investigadora en asuntos de libertad de expresión y derechos digitales, detalla que uno de los riesgos que enfrentan los venezolanos son las “dificultades para acceder a contenidos” tanto en redes sociales como en medios digitales nacionales e internacionales.

“A mayor conflictividad, mayores son los bloqueos” destaca Chirinos, quien además precisa que, según una investigación en la que participó el año pasado, medios internacionales que no están permanentemente bloqueados han tenido episodios de “bloqueos selectivos muy focalizados que se dan en momentos específicos”.

Según la experta en materia de derechos digitales, los bloqueos durante lo que va de 2020 han sido “significativamente menores” en comparación con el 2017 y el 2019, cuando Venezuela atravesó importantes momentos de conflictividad. Sin embargo, agrega que el país “no tiene una libertad plena en materia digital”.

En el aumento de los bloqueos específicos concuerda Andrés Azpúrua, director de la organización Venezuela Inteligente, creadores de Venezuela sin Filtro, un proyecto que desde 2014 identifica, documenta y ayuda a luchar contra la censura digital en la nación sudamericana.

“La censura en Venezuela ha ido definitivamente en aumento. Año tras año vemos que hay un mayor interés en censurar el Internet y controlar los usos de Internet”, afirma Azpúrua a la VOA.

Describe los episodios de censura en Internet en Venezuela como “olas” y “cada ola tiene sus características puntuales”. En 2019, señala, la prensa fue uno de los blancos predilectos.

“Vimos una de las más fuertes arremetidas contra la prensa, incluso bloqueando uno de los medios más grandes de Venezuela, bloqueando medios fuera de Venezuela, sincronizando el bloqueo de medios en Internet”, explica.

El año pasado las plataformas de streaming y redes sociales con la capacidad de transmitir en vivo fueron objeto de “bloqueos tácticos”, según relata Azpúrua.

Se trata, agrega, de “bloquear la menor cantidad de tiempo necesaria para silenciar una noticia mientras está saliendo en vivo, minimizando el impacto (…) pero maximizando la oportunidad de silenciar esta noticia”.

De acuerdo a un informe publicado por Freedom House en 2019, Venezuela es uno de los países en donde ha empeorado la libertad en la red.

En un reporte sobre bloqueos y restricciones en Internet publicado a finales de abril de este año por la ONG venezolana Espacio Público, señalan un aumento del 133 por ciento en el número total de bloqueos y ataques informáticos en el país, pasando de 48 violaciones en 2018 a 112 en 2019.

En el texto especifican que fueron las instituciones del Estado las responsables del 60 por ciento de los casos de violación a la libertad de expresión en Internet.

Azpúrua relata que en 2020 los medios de comunicación nacionales e internacionales siguen siendo los principales afectados de esta situación, con al menos 20 medios bloqueados.

“Tú agarras 20, 30 medios de un país y los bloqueas, y si son los medios más utilizados allí agarraste casi todo el consumo de noticias del país”, apunta.

Share