El Ejército y la Policía Nacional Civil de El Salvador actuaron rápidamente después de la erupción explosiva del volcán Chaparrastique

Por Dialogo
enero 19, 2014



El Ejército de El Salvador y la Policía Nacional respondieron rápidamente para ayudar a calmar a miles de personas quienes se encontraban en potencial peligro por una fuerte explosión del volcán Chaparrastique, el cual liberó grandes cantidades de gas y ceniza y provocó miedo generalizado entre la población civil.
Cerca de 1,500 efectivos del Ejército, la Policía Nacional Civil (PNC), Protección Civil y agentes de protección civil coordinaron sus esfuerzos y lanzaron medidas de seguridad cuando explotó el volcán el 29 de diciembre del 2013, en el departamento de San Miguel. Las fuerzas de seguridad respondieron para ayudar a los civiles después de la “erupción explosiva”, dijo Armando Vividor, jefe de la dirección de operaciones de protección civil.
El volcán, conocido como “El Chaparrastique” o el volcán de San Miguel, tiene 2,129 m de altura y está ubicado a 130 km al este de San Salvador. El Chaparrastique es uno de siete volcanes activos en El Salvador.

Elogios para las fuerzas de seguridad

Las fuerzas de seguridad respondieron de manera puntual y profesional, y aseguraron a la población que se les mantendría a salvo, dijo José Wilfredo Salgado García, alcalde de San Miguel.
“La respuesta de la policía y de los soldados del ejército fue eficiente y ejemplar. Las personas les están agradecidas por su prontitud y porque ayudaron a mantener la calma y el orden”. dijo en una entrevista el alcalde de San Miguel, José Wilfredo Salgado García. La última erupción del volcán había sido en 1976.

Una gran explosión y pronta respuesta

El volcán explotó cerca de las 10 de la mañana de un domingo. Una densa columna de humo se elevó muy por encima del volcán, distribuyendo gases hacia la atmósfera. Dióxido de carbono y sulfuro, que pueden ser mortales si las concentraciones son lo suficientemente altas, están entre los gases que expulsó el volcán.
Inmediatamente después de la explosión, las autoridades ordenaron la evacuación de las comunidades ubicadas dentro de los tres kilómetros del volcán. Esto incluyó cerca de 300 comunidades donde viven cerca de 2,300 personas, de acuerdo a reportes publicados. Algunas de las comunidades evacuadas fueron Chinameca, Jucuapa, Batres, Santa María, San Jorge, El Tránsito, Las Placitas, Usulután, Santa Elena y San Rafael.
Las personas evacuadas fueron enviadas a 16 albergues de emergencia en los departamentos de San Miguel y Usulután. Mientras tanto, el Ministerio de Salud rápidamente llevó equipos purificadores de agua, para asegurar que los evacuados tuvieran suficiente agua.
Como medida de precaución, las autoridades cancelaron por lo menos 22 vuelos, que debían aterrizar esa noche en el Aeropuerto Internacional Comalapa, de acuerdo a Notimex. Funcionarios del aeropuerto temían que el alto volumen de ceniza emitido por el volcán pudiera reducir la visibilidad de los pilotos.

‘Considerable ansiedad’

La fuerte explosión interrumpió lo que empezó como un domingo tranquilo y provocó un alto nivel de temor y confusión.
“Aparentemente, la explosión del tercer volcán más alto en El Salvador provocó considerable ansiedad en la población”, dijo Salgado García. “Al principio, las personas no entendían lo que estaba pasando. No hubo víctimas ni daños serios”.
Sismógrafos instalados dentro del volcán empezaron a registrar un aumento en la actividad sísmica como a las 6 de la mañana, horas antes de la erupción, reportó el Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales (MARN). La parte más fuerte de la erupción terminó como a la 1 de la tarde.

El volcán podría volver a hacer erupción

Un campo magnético estuvo involucrado en la erupción, reportó la Comisión Técnica Científica del Sistema Nacional de Protección Civil. La comisión fue creada para evaluar y analizar la causa de la erupción, señaló el ministro de Medio Ambiente, Herman Rosa Chávez.
“Eso significa que si hay más actividad en el volcán en el futuro cercano, lo más probable sería una erupción con lanzamiento de piedras incandescentes cerca del cráter”, advirtió el ministro.

Las fuerzas de seguridad responden a desastres naturales

Las fuerzas de seguridad salvadoreñas están en lucha contra las pandillas callejeras, como Mara Salvatrucha, también conocida como MS-13, y Barrio 18, así como otras organizaciones criminales transnacionales que operan en El Salvador. Estos grupos de crimen organizado incluyen el Cártel de Sinaloa, liderado por el capo fugitivo Joaquín “El Chapo” Guzmán, y Los Zetas.
Además de luchar contra grupos criminales, la Policía Nacional y los Servicios de Protección Civil han ayudado en años recientes a varias regiones que han sido golpeadas por desastres naturales:
• En octubre del 2011, agentes de la Policía Nacional y soldados del Ejército ayudaron a la población civil después de que la depresión tropical “12E” dejó caer niveles de lluvia nunca registrados en el país. El fenómeno causó la muerte de 194 personas, y dejó un saldo de 181 personas desaparecidas y daños por más de $ 2 billones de dólares.
• En mayo del 2010, agentes de la Policía Nacional, soldados del Ejército y unidades de Protección Civil cooperaron para proteger a residentes de varias áreas que fueron dañadas durante la tormenta tropical “Ágata”. La tormenta provocó la muerte de 12 personas, 12 desaparecidos y daños por $115 millones de dólares.
• En noviembre del 2009, fuerzas de seguridad ayudaron a evacuar y albergar miles de personas afectadas en 14 departamentos de todo el país a causa de la tormenta tropical “Ida”, que causó la muerte de 198, dañó o destruyó 3.400 casas y dejó a 14,000 personas sin hogar.

Pérdida de vidas y daños económicos

El país registró 123 importantes desastres naturales de 1989 a 2009, eventos que dejaron un saldo de 4,332 muertos, más de 2.7 millones de heridos y daños por cerca de $4 billones de dólares, según un reporte elaborado por el Foro Permanente para la Reducción de Vulnerabilidades, una sociedad civil en El Salvador.

La valentía de la policía y los soldados

Muchos de los agentes de la policía y soldados del Ejército respondieron a la erupción del volcán sin utilizar máscaras de protección, poniéndose en riesgo de inhalar elementos tóxicos.
“Todos nos preocupamos sobre evacuar y ayudar a las personas, y nos olvidamos de nuestros agentes de la policía y soldados, muchos de los cuales se acercaron al volcán sin máscaras. Ellos merecen reconocimiento”, dijo Salgado García.

Área de regreso a la normalidad

A menos de las 72 horas, la mayoría de las personas que habían sido evacuadas regresaron sanamente a sus casas. “Ya todos han regresado a sus casas. Las actividades en San Miguel continúan como si nada hubiera pasado. No se ha descartado una erupción, entonces debemos seguir en estado de alerta. Estamos preparando un helicóptero con sirenas para alertar a la gente de manera que puedan evacuar inmediatamente”, dijo Salgado García.

Estudian la erupción

Científicos de la universidad de El Salvador estudian la erupción e intercambian información con investigadores de volcanes de la Universidad de Michigan. Un grupo de vulcanólogos en Italia han programado un viaje a El Salvador en los meses venideros para compartir su conocimiento y experiencia con funcionarios salvadoreños, dijeron las autoridades.
resurta logico
Share