Comandante de SOUTHCOM enfatiza la necesidad de colaborar en la lucha contra amenazas interconectadas

Southcom Commander Stresses Need for Collaboration against Threat Networks

Por Shannon Collins, DoD News, Defense Media Activity
diciembre 13, 2016

La confianza, la colaboración y la innovación son necesarias para luchar contra las amenazas interconectadas y sus economías. Estas fueron las palabras iniciales del comandante del Comando Sur de los EE. UU. (SOUTHCOM, por sus siglas en inglés) el 7 de diciembre en la 15.ª Conferencia de Seguridad de las Naciones Caribeñas en San Juan, Puerto Rico. El Almirante de la Armada de
los Estados Unidos, Kurt W. Tidd, habló a los
120 líderes y delegados de 22 naciones —representantes de cinco
naciones asistieron en calidad de observadores— reunidos para estudiar las
amenazas a la estabilidad caribeña y evaluar ideas para incentivar la colaboración
con el objetivo de apoyar la seguridad regional. El evento de dos días
incluyó charlas sobre las redes de amenazas transnacionales, el intercambio de
información, las estrategias para la seguridad regional, la sincronización de
seguridad, el apoyo de los Estados Unidos para la seguridad en el Caribe,
la ayuda en casos de catástrofes y ejercicios para el desarrollo de capacidades
a nivel multinacional. Amenazas interconectadas “Las amenazas
interconectadas —y las economías ilícitas en expansión que las sustentan—
debilitan los intereses de muchos en varios países y continentes”, comentó el
Almte. Tidd. Muchas amenazas interconectadas
asedian a los ciudadanos desfavorecidos y marginados, agregó el Almte.Tidd.
“Muchos realzan la violencia y la usan como una herramienta para intimidar a
las poblaciones locales e influenciar multitudes”, dijo. “Y muchas amenazas interconectadas,
desde las pandillas criminales hasta los grupos extremistas como [el Estado
Islámico de Irak y el Levante], explotan los medios sociales y la cultura
popular al usar videos y música de alta calidad y de fácil difusión que
promueven el asesinato, la intimidación y un código de silencio. Muchas otras
tienen ‘franquicias’ locales que son propagadas como virus en nuestras
comunidades.” Estas interconexiones están
entretejidas en los ambientes colectivos de las naciones que participan en la
conferencia y plantean un desafío para la seguridad colectiva, dijo el
comandante del SOUTHCOM. Para poder combatirlas es necesaria la colaboración de
las fuerzas del orden, diplomacia, inteligencia y entre los socios militares de
toda la región. Cómo combatir las amenazas Para derrotar a las amenazas interconectadas es necesario adaptarlas
y buscar nuevas tecnologías e innovación, expresó el Almte. Tidd a los
participantes de la conferencia. “Tenemos que explotar
nuevas tecnologías y no tener miedo a desafiar los antiguos modos de hacer tratos”,
continuó. “Tenemos que buscar y aprovechar la experiencia de la sociedad civil,
el sector académico y el sector privado, quienes pueden aportar una perspectiva
original, una serie de habilidades únicas y soluciones innovadoras para
afrontar los desafíos complejos. Y debemos perfeccionar las habilidades y
capacidades que necesitan nuestras fuerzas para lograr un ambiente transformado
de seguridad.” La conferencia tuvo lugar a menos de dos meses de que los gobiernos de la región firmaran una declaración conjunta sobre cooperación en materia de seguridad, después de un diálogo en Washington sobre la cooperación caribeña y estadounidense en materia de seguridad. Desde el 2010, los Estados Unidos son socios de las naciones caribeñas para apoyar la Iniciativa de Seguridad de la Cuenca del Caribe, que forma parte de un esfuerzo regional integrado con el fin de disminuir el tráfico ilegal, aumentar la seguridad pública y promover la justicia social. Los Estados Unidos han aportado, desde un principio, US$ 437 millones para financiar la iniciativa. La Conferencia de Seguridad
de las Naciones Caribeñas está patrocinada todos los años por el SOUTHCOM, el
comando unificado del Departamento de Defensa de los EE. UU. responsable
de las operaciones militares y la cooperación en materia de seguridad estadounidense
en el Caribe, Centroamérica y Sudamérica.
Share