Destacados: Una conversación con nuestros líderes

Perú avanza hacia un ejército multimisión

Diálogo conversó con el General de Ejército Jorge Orlando Céliz Kuong durante su primera visita oficial a los Estados Unidos como comandante general del Ejército de Perú.
Marcos Ommati/Diálogo | 18 marzo 2019

Destacados

El General Jorge Orlando Céliz Kuong hizo una presentación en el Ejército Sur de los EE. UU. sobre la visión, dirección y el proceso de transformación que atraviesa el Ejército del Perú bajo su mando. (Foto: Marcos Ommati, Diálogo)

El General de Ejército del Perú Jorge Orlando Céliz Kuong asumió el mando de la institución en noviembre de 2018, con la importante misión de transformarla en una fuerza multimisión. En febrero de 2019, el General de Brigada del Ejército de los EE. UU. Mark Stammer, comandante del Ejército Sur, invitó al Gral. Céliz a visitar varias instalaciones militares en los EE. UU., para intercambiar conocimientos sobre las transformaciones paralelas de ambos ejércitos. Diálogo conversó con el Gral. Céliz durante su visita al Fuerte Benning, en Columbus, Georgia.

Diálogo: ¿Qué vio durante su visita a los EE. UU. que pueda implementar o adaptar en Perú?

General de Ejército Jorge Orlando Céliz Kuong, comandante general del Ejército de Perú: El Ejército norteamericano, como todos sabemos, es un ejército que día a día va desarrollándose con experiencias de combate. Ellos atienden mejor la tipología del combate convencional, como lo conocemos en el Medio Oriente, como lo hemos visto en Afganistán o en otras partes del mundo. Pero, también considero que la evolución del Ejército de Estados Unidos y la evolución de nuestros ejércitos en Latinoamérica deben ir de acorde a los cambios que hay en el presente siglo, las nuevas amenazas, riesgos, etc. Lo que mejor he visto en este viaje es la tecnología que los EE. UU. tienen en sus sistemas de armas. El empleo del cyber en sus actividades diarias, cómo están conceptualizando la guerra que es multidominio; aquella que tiene que ver con la tierra, con el mar, con el aire, con el espacio, y también con el cyber. Es muy importante tener un referente si queremos ser interoperables entre los ejércitos y el referente es Estados Unidos.

Diálogo: ¿Este proceso de cambio tiene que ver con entender las tendencias de las nuevas generaciones?

Gral. Céliz: Por supuesto. La generación que vivimos ahora no es la misma que teníamos hace 20, 30 años, entonces debemos instruirlos y capacitarlos. Cada una de las amenazas que enfrentamos nos obliga a la interoperabilidad e implica una previsión para poder actuar en conjunto.

Diálogo: Hace más o menos 20 años usted fue instructor en el Instituto de Cooperación para la Seguridad Hemisférica [WHINSEC, en inglés]. ¿Qué cambios principales ha notado en esta visita al instituto?

Gral. Céliz: Lo que he apreciado es que, al soldado, al NCO [suboficial], al oficial le han dado un bienestar muy sostenido. Ahora las instalaciones, la infraestructura, las aulas, el mismo tratamiento al personal han evolucionado. Es un poco más orientado a darle esa comodidad, ese bienestar que necesita el hombre, la familia, para que responda con seguridad, en mejor nivel cuando está en combate.

Diálogo: Con relación a las nuevas amenazas, ¿con qué países de la región trabaja el Perú de forma cercana?

Gral. Céliz: Con todos los países, y tenemos experiencias muy próximas en estos últimos años. Un muy buen ejemplo es el Ejercicio AMAZONLOG, que se llevó a cabo el año 2017, con nuestros vecinos y países hermanos, Colombia, Brasil, también con la participación de los Estados Unidos. Pudimos ser parte de un ejercicio especial en la Amazonía frente a la convergencia de diversas amenazas en la zona. En el mismo sentido, con Colombia estamos trabajando muy de cerca y con el apoyo de un convenio bilateral entre los ministros de Defensa. Hemos podido realizar operaciones en la frontera en el Trapecio amazónico, en la cortadura del río Putumayo, para poder sofocar elementos o delincuentes narcotraficantes o del crimen organizado que están en el lugar. Con Ecuador también tuvimos hace unos tres o cuatro años una participación directa en el apoyo al terremoto que hubo en Guayaquil. Tuvimos la oportunidad de enviar helicópteros, personal de ingeniería, soldados y también en el sur. Este año tenemos prevista una operación en el sur, denominada Concordia, con el Ejército de Chile, para prever la mitigación de un sismo de 8.5 grados, con la participación de las fuerzas que tengamos en la región, la comunidad y las autoridades regionales y locales. Con Bolivia es casi siempre el tema del friaje, particularmente en la frontera. Lo mismo pasa con Ecuador. En estos últimos acontecimientos que ha habido debido a las precipitaciones en la costa, ya hemos hecho ejercicios a lo largo de la línea del río Tumbes, del río Zarumilla; y ha habido participación de la comunidad, de los ejércitos. Es decir, tenemos amenazas comunes. Cada región tiene su particularidad, pero estamos trabajando en ese sentido para ser más útiles a la sociedad.

Diálogo: ¿Y con relación al narcotráfico?

Gral. Céliz: Usted sabe que Colombia, Perú, y Bolivia son los mayores productores de hoja de coca y también del alcaloide. En la lucha contra el narcotráfico, tiene que ver la Policía Nacional directamente para la intervención. Pero el año pasado [2018], el Congreso otorgó a las Fuerzas Armadas la legalidad para participar en aquellos lugares donde declaren estado de emergencia, tratando de evitar la llegada de los insumos a los lugares donde hay mayor producción del alcaloide, es decir evitar el traslado de kerosene, cemento, cal, la misma hoja de coca, y otros químicos, o también la captura de las naves, ya sean terrestres o aéreas, que son los portadores de la comercialización de este material.

Diálogo: ¿Qué es el ejército multimisión que usted quiere implementar en Perú? ¿Es una evolución? 

Gral. Céliz: Hay diferentes términos que podrían confundirse. Hablamos en algunos casos de reingeniería, en otros de evolución, como usted lo acaba de manifestar, otros de modernización. La modernización nosotros la entendemos como otorgar nuevas tecnologías a las mismas fuerzas, a las mismas organizaciones para hacer las mismas tareas. En el caso nuestro, es un proceso de transformación por la visión que tenemos para las tareas que tenemos que cumplir, con respecto a los cinco roles de nuestro ejército. El primero de ellos es defender la soberanía, la independencia y la integridad territorial. Eso es prácticamente común para todos alrededor del mundo. De otro lado tenemos otro rol estratégico de defender o participar en el orden interno, pero siempre y cuando rebase la capacidad de la Policía Nacional. En estos momentos estamos atendiendo problemas de minería ilegal en la pampa, en el departamento de Madre de Dios. La primera fuerza que tiene que intervenir en ese caso es la Policía Nacional. Nosotros somos elementos que prestamos la seguridad a esa intervención policial, pero intervendríamos si esa capacidad rebasaría. Pero, no hemos llegado al caso. Otro rol que tiene el Ejército es la participación en el sistema de gestión de riesgos de desastres. El cuarto es el rol estratégico, que pasa por la proyección internacional.

Diálogo: ¿Qué es esta proyección internacional?

Gral. Céliz: La proyección internacional es la participación que tenemos en diferentes eventos en el globo. Tenemos diferentes oficiales que están contribuyendo en las fuerzas de paz de Naciones Unidas, y también de manera integrada tenemos una compañía de ingeniería en la República Centroafricana. El último, y no menos importante rol, es el desarrollo nacional. Es parte de la tarea que tiene el Ejército para poder contribuir con los pueblos a construir vías, puentes, mejoramiento de caminos, ventajas de ingeniería que en algunos casos no llegan a los lugares más lejanos. Dentro del desarrollo nacional nosotros tenemos presencia como parte de la seguridad y de ese desarrollo tan deseado por la población. Todos esos roles, que he mencionado, esos cinco roles, hacen notar de que no es un ejército solamente para la guerra convencional, tenemos que estar preparados para todo. Dentro de cada uno de esos roles hay tareas específicas, muy diferentes unas de otras, entonces tenemos que tener organizaciones que sean flexibles, que sepan trasladar una organización, o una idea, o una misión rápidamente y afrontar otra. Tenemos que ser modulares en el material, en las herramientas de las que podamos disponer. Tenemos que ser interoperables, porque no solamente participa el Ejército, también participa nuestra Marina, nuestra Fuerza Aérea, y la Policía Nacional. Tenemos que ser ágiles de pensamiento y también honestos en poder actuar con paciencia y con prudencia para poder lograr todo lo que un ejército del siglo XXI quisiera tener.

Diálogo: ¿Perú aspira a ser miembro de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), como es el caso de Colombia?

Gral. Céliz: Sí. Aspiramos, en algún momento, a pertenecer a la OTAN. Claro, que es un proceso largo, pero también necesitamos estar debidamente categorizados, implementados, para poder hablar el mismo idioma, el mismo lenguaje. El mundo es una aldea global hoy; es una realidad y debemos ser conscientes de que en el mundo no somos una isla, ni siquiera en la región latinoamericana. Nosotros somos vecinos, compartimos una serie de amenazas. Hablamos de la seguridad nacional, pero también disponemos de una serie de fortalezas que juntos podríamos afrontarlas con mayor éxito. Y a eso apuntamos, a ser parte de una organización económica, o ser parte de un grupo que apunta a la seguridad de manera específica. No podemos desasociarnos en esta época. Por el contrario, tenemos que juntarnos para solucionar nuestros problemas de manera conjunta, y eso es parte de pertenecer a la OTAN. Si hubiese una organización similar en Latinoamérica, creo que las voluntades de todos los gobernantes y de todos los jefes de las Fuerzas Armadas apuntarían a ello.

Diálogo: ¿Algo más que quiera añadir? 

Gral. Céliz: La transformación institucional es una ambición bastante difícil y bastante retadora. Hay cosas que se pueden hacer inmediatamente y no tienen costo alguno, como es el cambio de mentalidad, de la cultura organizacional. Cuando hablo con mis soldados, les digo que tenemos que tener mucho compromiso. No esperemos un cambio o una transformación para el día de mañana, ni de repente. El proceso de transformación es largo, de largo aliento y cuando lleguemos a esa meta deseada, vamos a encontrar otra necesidad de transformación, porque lo único constante como decía algún filósofo de la antigua era, lo único constante es el cambio, y en este vertiginoso mundo que vivimos del cambio diario, tenemos que estar transformándonos diariamente. 

Compartir
Comentarios:
Le Gusta la Historia? Si 41
Cargando las Conversaciones