El Ejército Nacional de Colombia desmantela red de lavado de dinero vinculada al terrorismo

Por Dialogo
febrero 11, 2015




Soldados del Ejército de Colombia, en trabajo coordinado con la Fiscalía de la Nación, capturaron recientemente a 15 personas en cuatro departamentos, quienes presuntamente exportaron más de 2.000 millones de pesos en oro extraído ilegalmente y que según sospechas de las autoridades, sería utilizado para financiar el terrorismo y otras actividades delictivas.

El operativo del Ejército formó parte de la campaña del gobierno Espada de Honor III.

Los efectivos militares e investigadores de la Fiscalía actuaron sobre informes de inteligencia para realizar los arrestos el 15 de enero en los departamentos de Antioquia, Caldas, La Guajira y Valle del Cauca. Los sospechosos presuntamente lavaban las ganancias provenientes de minas ilegales de oro a través de la empresa privada Goldex.

Los sospechosos fueron arrestados por los delitos de lavado de dinero, falsificación de documentos, asociación delictuosa y operaciones comerciales directas con personas que no existen o que han fallecido. Algunos de ellos eran ejecutivos o empleados de la empresa Goldex.

Sospechas oficiales de conexiones con el terrorismo y el crimen organizado


Las autoridades colombianas consideran que los sospechosos son parte de una red delictiva que podría estar financiando al terrorismo. Presuntamente, estos sospechosos vendían y compraban el oro de minas ilegales a nivel interno y luego lo exportaban.

“No queremos investigar los casos aislados de minería ilegal sino que queremos saber dónde las organizaciones delictivas estén aprovechándose de la minería ilegal para cometer otro tipo de delitos”, dijo el Vicefiscal General de la Nación, Jorge Fernando Perdomo Torres, después de los arrestos.

Investigaciones de las fuerzas de seguridad colombianas determinaron la existencia de vínculos entre Goldex y el grupo narcotraficante Clan Úsuga.

Los arrestos constituyeron un golpe contra el crimen organizado y el terrorismo.

“Desde hace mucho tiempo el país sabe que la minería ilegal y el lavado de dinero son una fuente de financiamiento de las organizaciones delictivas", sostuvo Mauricio Cárdenas Santamaría, Ministro de Hacienda y Crédito Público. "Por eso es muy importante que de la misma manera que se ha combatido el narcotráfico tengamos los primeros golpes contra esta otra forma de financiamiento del terrorismo en nuestro país.”

El caso está a cargo de la Fiscalía N.° 23, que se especializa en delitos de narcotráfico y lavado de dinero.

Lucha contra una alianza delictiva


El Ejército de Colombia y la Fiscalía de la Nación están cooperando para romper la alianza entre los grupos del crimen organizado y las organizaciones terroristas, como las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), el Ejército de Liberación Nacional (ELN) y las bandas criminales (BACRIM). Estos grupos trabajan en conjunto y participan en el lavado de dinero para financiar sus actividades delictivas.

“El desarrollo económico del país convierte lo que antes era una minería carácter artesanal en una actividad económica rentable. Los grupos ilegales lavan las ganancias de la minería ilegal", dijo Rubén Sánchez, analista de seguridad de la Universidad de Rosario, en Colombia.

Sánchez sospecha que hay una fuerte vinculación entre la minería ilegal, las operaciones de lavado de dinero, las FARC y el ELN. Estos grupos terroristas emprenden actividades ilegales para financiar sus violentas operaciones.

“La extorsión era una de las fuentes importantes de financiamiento para estos grupos armados, ahora ya no pueden depender de ella", destacó Sánchez. "Están buscando otro tipo de actividades rentables. La minería ilegal y el lavado de activos son idóneos, ya que les generan grandes ganancias con menores riesgos."

Es probable que las organizaciones involucradas en la minería ilegal y el lavado de dinero hayan formado alianzas a nivel internacional para operar, porque hoy, en el mundo global, se usan tales redes para tener acceso a muchos mercados. Estos grupos aprovechan rutas, contactos y alianzas.

"Han establecido una enorme red de cómplices en todos los niveles", precisó Sánchez. Y no es el único que sostiene que las FARC utilizan fondos provenientes de la minería ilegal para financiar ataques terroristas.

En una entrevista realizada en julio de 2013 para WRadio.com.co,
el General Leonardo Pinto, Comandante de la Fuerza de Tarea del Ejército de Colombia Nudo de Paramillo, sostuvo que las FARC utilizaban su propia maquinaria para la minería ilegal en parques nacionales protegidos.

Éxito de Espada de Honor


Para combatir a las FARC y el ELN en todos los niveles, las Fuerzas Armadas de Colombia lanzaron la campaña Espada de Honor en 2012. En virtud de esta iniciativa, los efectivos militares utilizan informes de inteligencia para prevenir ataques terroristas, confiscar armas ilegales y persuadir a las FARC y al ELN para que se sumen a los programas de desmovilización.

La iniciativa fue tan exitosa que las Fuerzas Armadas lanzaron posteriormente el programa Espada de Honor II y, en enero pasado, Espada de Honor III.

Daño ambiental causado por la minería ilegal


Además de brindar financiación a las organizaciones terroristas, la minería ilegal también perjudica el medio ambiente de Colombia.

Una de las formas en que se perjudica el medio ambiente es a través de la descarga de mercurio en las fuentes de agua.

Por ejemplo, en los últimos años miles de habitantes de Puerto Libertador, San José de Uré, Ayapel y Montelíbano han consumido agua contaminada con mercurio introducido al medio ambiente a través de la minería ilegal.



Soldados del Ejército de Colombia, en trabajo coordinado con la Fiscalía de la Nación, capturaron recientemente a 15 personas en cuatro departamentos, quienes presuntamente exportaron más de 2.000 millones de pesos en oro extraído ilegalmente y que según sospechas de las autoridades, sería utilizado para financiar el terrorismo y otras actividades delictivas.

El operativo del Ejército formó parte de la campaña del gobierno Espada de Honor III.

Los efectivos militares e investigadores de la Fiscalía actuaron sobre informes de inteligencia para realizar los arrestos el 15 de enero en los departamentos de Antioquia, Caldas, La Guajira y Valle del Cauca. Los sospechosos presuntamente lavaban las ganancias provenientes de minas ilegales de oro a través de la empresa privada Goldex.

Los sospechosos fueron arrestados por los delitos de lavado de dinero, falsificación de documentos, asociación delictuosa y operaciones comerciales directas con personas que no existen o que han fallecido. Algunos de ellos eran ejecutivos o empleados de la empresa Goldex.

Sospechas oficiales de conexiones con el terrorismo y el crimen organizado


Las autoridades colombianas consideran que los sospechosos son parte de una red delictiva que podría estar financiando al terrorismo. Presuntamente, estos sospechosos vendían y compraban el oro de minas ilegales a nivel interno y luego lo exportaban.

“No queremos investigar los casos aislados de minería ilegal sino que queremos saber dónde las organizaciones delictivas estén aprovechándose de la minería ilegal para cometer otro tipo de delitos”, dijo el Vicefiscal General de la Nación, Jorge Fernando Perdomo Torres, después de los arrestos.

Investigaciones de las fuerzas de seguridad colombianas determinaron la existencia de vínculos entre Goldex y el grupo narcotraficante Clan Úsuga.

Los arrestos constituyeron un golpe contra el crimen organizado y el terrorismo.

“Desde hace mucho tiempo el país sabe que la minería ilegal y el lavado de dinero son una fuente de financiamiento de las organizaciones delictivas", sostuvo Mauricio Cárdenas Santamaría, Ministro de Hacienda y Crédito Público. "Por eso es muy importante que de la misma manera que se ha combatido el narcotráfico tengamos los primeros golpes contra esta otra forma de financiamiento del terrorismo en nuestro país.”

El caso está a cargo de la Fiscalía N.° 23, que se especializa en delitos de narcotráfico y lavado de dinero.

Lucha contra una alianza delictiva


El Ejército de Colombia y la Fiscalía de la Nación están cooperando para romper la alianza entre los grupos del crimen organizado y las organizaciones terroristas, como las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), el Ejército de Liberación Nacional (ELN) y las bandas criminales (BACRIM). Estos grupos trabajan en conjunto y participan en el lavado de dinero para financiar sus actividades delictivas.

“El desarrollo económico del país convierte lo que antes era una minería carácter artesanal en una actividad económica rentable. Los grupos ilegales lavan las ganancias de la minería ilegal", dijo Rubén Sánchez, analista de seguridad de la Universidad de Rosario, en Colombia.

Sánchez sospecha que hay una fuerte vinculación entre la minería ilegal, las operaciones de lavado de dinero, las FARC y el ELN. Estos grupos terroristas emprenden actividades ilegales para financiar sus violentas operaciones.

“La extorsión era una de las fuentes importantes de financiamiento para estos grupos armados, ahora ya no pueden depender de ella", destacó Sánchez. "Están buscando otro tipo de actividades rentables. La minería ilegal y el lavado de activos son idóneos, ya que les generan grandes ganancias con menores riesgos."

Es probable que las organizaciones involucradas en la minería ilegal y el lavado de dinero hayan formado alianzas a nivel internacional para operar, porque hoy, en el mundo global, se usan tales redes para tener acceso a muchos mercados. Estos grupos aprovechan rutas, contactos y alianzas.

"Han establecido una enorme red de cómplices en todos los niveles", precisó Sánchez. Y no es el único que sostiene que las FARC utilizan fondos provenientes de la minería ilegal para financiar ataques terroristas.

En una entrevista realizada en julio de 2013 para WRadio.com.co,
el General Leonardo Pinto, Comandante de la Fuerza de Tarea del Ejército de Colombia Nudo de Paramillo, sostuvo que las FARC utilizaban su propia maquinaria para la minería ilegal en parques nacionales protegidos.

Éxito de Espada de Honor


Para combatir a las FARC y el ELN en todos los niveles, las Fuerzas Armadas de Colombia lanzaron la campaña Espada de Honor en 2012. En virtud de esta iniciativa, los efectivos militares utilizan informes de inteligencia para prevenir ataques terroristas, confiscar armas ilegales y persuadir a las FARC y al ELN para que se sumen a los programas de desmovilización.

La iniciativa fue tan exitosa que las Fuerzas Armadas lanzaron posteriormente el programa Espada de Honor II y, en enero pasado, Espada de Honor III.

Daño ambiental causado por la minería ilegal


Además de brindar financiación a las organizaciones terroristas, la minería ilegal también perjudica el medio ambiente de Colombia.

Una de las formas en que se perjudica el medio ambiente es a través de la descarga de mercurio en las fuentes de agua.

Por ejemplo, en los últimos años miles de habitantes de Puerto Libertador, San José de Uré, Ayapel y Montelíbano han consumido agua contaminada con mercurio introducido al medio ambiente a través de la minería ilegal.
Share