Fuerza Aérea Colombiana bombardea campamento del ELN

Las Fuerzas Armadas de Colombia neutralizaron a 13 miembros del Ejército de Liberación Nacional.
Yolima Dussán/Diálogo | 18 abril 2018

Amenazas Transnacionales

Las Fuerzas Armadas de Colombia realizaron una operación conjunta contra el Ejército de Liberación Nacional, donde incautaron material de guerra y dieron de baja a alias “Cachaco”, quien tenía un gran prontuario delictivo de asesinatos, secuestros y extorsiones. (Foto: Séptima División, Ejército Nacional de Colombia)

La Fuerza Aérea Colombiana (FAC), bombardeó un campamento del grupo armado ilegal Ejército de Liberación Nacional (ELN), donde fueron abatidos 10 guerrilleros y otros tres resultaron heridos. La ofensiva militar del 6 de marzo de 2018 cumplió con el objetivo de dar de baja a José Evaristo Gelvez Galvis, alias “Cachaco”, cabecilla de una columna del ELN al mando de 120 personas que delinquen en la región de Antioquia. En la misión participaron también unidades del Ejército y la Policía Nacional de Colombia, con el apoyo de la Dirección de Investigación Criminal y el Cuerpo Técnico de Investigación de la Fiscalía General de la Nación.

Gracias a las operaciones de inteligencia, la fuerza pública estableció la presencia de Cachaco en una casa del municipio de Cáceres, en el Bajo Cauca antioqueño. Tras la maniobra de bombardeo de la FAC, elementos de las Fuerzas Especiales del Ejército tomaron el control en tierra. La operación fue coordinada con tropas de la Séptima División del Ejército, y realizada en menos de cuatro horas.

“El objetivo de la operación eran 13 guerrilleros y 13 fueron neutralizados”, dijo en una rueda de prensa el General del Ejército Alberto José Mejía, comandante general de las Fuerzas Militares. “Estos ejercicios se activan de un momento para otro; exigen tener grupos en alerta en bases de lanzamiento, y a la FAC con su capacidad de aplicación de la fuerza a cualquier hora de la noche”.

Bombardeo exitoso

La maniobra aérea se efectuó con aeronaves de combate A-37 Dragonfly y A-29 Super Tucano. Además, los helicópteros UH-60L fueron decisivos en el asalto aéreo y un avión de inteligencia C-208B de la FAC coordinó la información preliminar.

“Fue una misión típica del empleo del poder aéreo, respetando todos los preceptos, conceptos y protocolos del DIH [Derecho Internacional Humanitario]”, dijo el General Carlos Eduardo Bueno Vargas, comandante general de la FAC. “Utilizamos el poder aéreo requerido para neutralizar al objetivo, [con] un proceso de análisis y verificación con vuelos adicionales de reconocimiento para evitar daños colaterales a la población civil. La precisión de los aviones de combate fue excelente”.

“Tras el bombardeo al campamento, Fuerzas Especiales del Ejército desembarcaron en lugares determinados por las unidades de inteligencia. Mediante técnica de rapel tomaron control de la zona”, informó el General Ricardo Gómez Nieto, comandante del Ejército. “En tierra se presentó combate con los guerrilleros, que finalmente fueron neutralizados. En el lugar se decomisó material de guerra. Los tres insurgentes heridos recibieron atención médica inmediata”.

La zona recupera la tranquilidad

La operación conjunta logró neutralizar una de las bandas delincuenciales que más daño ocasionó en los últimos años a la población civil, a los miembros de la fuerza pública y a la infraestructura estratégica del país en esa zona. “Esta columna [del ELN] fue la causante del gran desplazamiento de los últimos años de los habitantes de los municipios de Cáceres y Taraza, y autora de los frecuentes atentados contra las torres eléctricas en la interconexión hacia Córdoba”, dijo el ministro de Defensa Luis Carlos Villegas. “Con la impecable operación militar, la zona limítrofe de Amalfi, Segovia, Cáceres y Remedios, tan alterada por el ELN, recibe una gran noticia de tranquilidad”.

Autoridades de las Fuerzas Armadas de Colombia informaron al país sobre la maniobra militar que dejo a 10 guerrilleros muertos y tres heridos en el bombardeo a un campamento del ELN. (Foto: Séptima División, Ejército Nacional de Colombia)

El Bajo Cauca está al oriente del departamento de Antioquia, en las estribaciones de la Cordillera Central. Después de años de desplazamiento, tiene aproximadamente 250 000 habitantes en condiciones precarias de vida. La minería y la agricultura es su mayor fuente de recursos; pero la mayor parte de la economía es informal.

“Alias ‘Cachaco’, [tenía] más de 25 años en esa estructura criminal”, explicó el Gral. Gómez Nieto. “Contaba con un amplio prontuario delictivo y de terror; asesinato de policías, secuestro a civiles, extorsión a los comerciantes, y otros”.

Al delincuente se le atribuye el incendio de un autobús de servicio público en febrero de 2018, entre los municipios de San Andrés de Cuerquia y Toledo, Antioquia, y de un camión de carga en la misma región. Además, es el presunto autor del asesinato de un soldado en Valdivia, también en Antioquia, cuando el uniformado evitó que los guerrilleros instalaran una carga explosiva en un puente.

Unión de capacidades

Hasta la primera semana de abril 2018 las Fuerzas Militares colombianas lograron 195 neutralizaciones del ELN, de las cuales 74 fueron presentaciones voluntarias, 87 capturas y 34 bajas en desarrollo de operaciones miliares. La cooperación de la ciudadanía es decisiva para engranar el trabajo de inteligencia.

“En la articulación de esfuerzos hay trabajo focalizado con burbujas de inteligencia, equipos especializados que manejan todas las metodologías de recolección [de datos], fuentes humanas y un foco de información en tiempo real”, aseguró el General Jorge Hernando Nieto Rojas, director de la Policía Nacional. “[Tenemos] grupos dedicados exclusivamente a esta labor que permiten resultados precisos”.

“La operación es un mensaje para la población de Cáceres y de Taraza sobre la presencia de su fuerza pública, con logros e importantes resultados no solo contra el ELN, sino contra el Clan de Golfo”, aseguró el Gral. Mejía. “Articuladas todas las fuerzas, con la participación de la Policía, logramos desenlaces como éste. Enfatizo la inteligencia de alto nivel del Ejército Nacional, contrastada y soportada con otras agencias bajo la visión de fusión y de integración que requieren las operaciones para obtener una inteligencia dominante”.

En la etapa del posconflicto, las Fuerzas Militares de Colombia cuentan para su defensa interna con el plan estratégico Campaña Victoria Plus. Por su parte, la Policía Nacional utiliza un plan similar llamado Comunidades en Paz. “Los dos planes están unidos, articulados; son vasos comunicantes. Es la primera vez en la historia que nuestras campañas se llaman militares y de policía, eso indica operaciones conjuntas, nunca el uno sin el otro, lo cual nos da resultados más eficaces y contundentes”, finalizó el Gral. Mejía.

La ofensiva contra el grupo armado ilegal ELN es permanente. Las conversaciones para alcanzar un acuerdo de paz sostenidas por el Gobierno con la cúpula de la organización terrorista inició una nueva ronda el 2 de abril de 2018.

Compartir
Comentarios:
Le Gusta la Historia? Si 4
Cargando las Conversaciones