Colombia neutraliza a criminal buscado

Las Fuerzas Armadas de Colombia neutralizaron al delincuente alias Guacho en un operativo combinado e interagencial en Tumaco.
Yolima Dussán/Diálogo | 10 enero 2019

Amenazas Transnacionales

Familiares de Óscar Villacís y Katty Velasco, secuestrados en marzo y asesinados el 11 de abril de 2018 por alias Guacho en Nariño, Colombia, repatrían los cuerpos de las víctimas a Ecuador. (Foto: Daniel Ospina/AFP)

El 21 de diciembre de 2018, las Fuerzas Armadas de Colombia neutralizaron al delincuente Walter Patricio Arízala alias Guacho, cabecilla del GAO residual del Frente Oliver Sinisterra, considerado el mayor terrorista y narcotraficante de la región y supuesto responsable de los atentados terroristas en enero de 2018 y del secuestro y asesinato de tres periodistas ecuatorianos en la frontera entre Ecuador y Colombia, en abril de 2018. Para evitar la reacomodación de los delincuentes que le seguían, las Fuerzas Armadas de Colombia incrementaron las operaciones y controles en el sur del territorio.

“Es uno de los pasos que debíamos dar en la zona. Sabemos que detrás del negocio del narcotráfico hay muchas personas”, dijo el General del Ejército Ricardo Jiménez Mejía, jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Militares de Colombia. “Con este resultado la situación va a cambiar en forma positiva en Nariño”.

El Gral. Jiménez destacó la acción conjunta de las fuerzas del país como uno de los aspectos más importantes del golpe a la delincuencia. “Aquellas personas que no estén en condición de someterse a la justicia serán capturadas o dadas de baja en operaciones militares”, aseguró.

Muerte, terrorismo y narcotráfico

Guacho había ingresado al Frente 29 de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en 2007. Pronto se convirtió en cabecilla de finanzas de la columna móvil de las FARC Daniel Aldana; después fue su líder. A comienzos de 2017, abandonó las negociaciones de paz entre las FARC y el Gobierno para crear su propia estructura armada conocida como Guerrillas Unidas del Pacífico y/o Frente Oliver Sinisterra.

El asesinato de los periodistas ecuatorianos secuestrados llevó al Gobierno de ese país a incrementar la recompensa por información que permitiese la captura del criminal de USD 100 000 a 230 000. Colombia y Ecuador trabajaron de la mano sin dar tregua hasta dar con Guacho. Países amigos como los Estados Unidos, por medio de su Programa de Recompensas, también apoyaron el esfuerzo.

Operación David

Soldados colombianos patrullan un área rural cerca del municipio de Tumaco, en el departamento colombiano de Nariño cerca de la frontera con Ecuador, el 18 de abril de 2018, luego de que alias Guacho asesinara a tres periodistas ecuatorianos en el área. (Foto: Juan Restrepo/AFP)

“Podemos confirmar que alias Guacho cayó en una operación conjunta del Ejército, la policía y la Fiscalía General de la Nación,” informó el presidente de Colombia Iván Duque. “Colombia merece que quienes en verdad están en el proceso de reincorporación lo hagan con éxito; pero quienes pretendan seguir con la violencia van a recibir la contundencia disuasiva, ofensiva y sancionatoria del Estado,” agregó.

Con la Operación David, tropas del Comando Conjunto de Operaciones Especiales llegaron hasta la vereda Azúcar-Piedra Fina de Tumaco, lugar donde se ocultaba alias Guacho. Uno de sus hombres de confianza, alias Pitufín, también fue dado de baja.

Fue el final de un operativo de precisión en el cual se emplearon varias técnicas de investigación con las que fueron interceptadas más de 120 líneas telefónicas. La información permitió detectar y controlar 16 zonas frecuentadas por el delincuente.

“El ingreso a la zona de nuestros militares y policías, en silencio y camuflados, nos permitió acercarnos hasta el delincuente, quien se nos enfrentó”, dijo a la prensa el General Óscar Atehortúa, director de la Policía Nacional. “No podemos decir que queda calmado el orden público en la región, pero sí hemos avanzado mucho en las condiciones de seguridad”. 

Cabecilla acorralado

Desde marzo de 2018, cuando se intensificaron las acciones conjuntas e interagenciales en contra del delincuente, sus comunicaciones con los subalternos facilitaron la ubicación y destrucción de laboratorios de producción de droga, situación que afectó sus finanzas y lo obligó a contactar a otras organizaciones y personas que no pertenecían a su círculo. Rompió sus protocolos de seguridad y empezó a utilizar canales no seguros.

“Fuimos cerrándole el círculo, acorralándolo. Es un mensaje para todos aquellos que están fuera del marco de la ley para que se sometan a la justicia y se entreguen a los programas de reinserción”, manifestó ante la prensa el General Nicasio de Jesús Martínez, comandante del Ejército Nacional de Colombia. “Quedó demostrado que el trabajo en equipo de la fuerza pública y las agencias del Estado da grandes resultados”.

El ministro de Defensa de Colombia Guillermo Botero, destacó la importancia de trabajar para la seguridad de la región fronteriza y las relaciones con Ecuador, y confirmó la realización de intervenciones permanentes en la zona. “Sabemos que no podemos dar tregua y que la zona de Tumaco está amenazada con la presencia de más cabecillas y delincuentes. Tenemos detectados a los posibles sucesores de Guacho. Las operaciones combinadas de nuestras fuerzas no se detienen. Estos delincuentes caerán”.

Compartir
Comentarios:
Le Gusta la Historia? Si 4
Cargando las Conversaciones