China busca el dominio del espacio cibernético

El país asiático aspira a convertirse en una superpotencia tecnológica, para controlar las comunicaciones a través de un sistema de información instantánea e inviolable.
Julieta Pelcastre/Diálogo | 19 abril 2019

Amenazas Transnacionales

La Academia de Ciencias de China muestra su laboratorio de simulación cuántica el 25 de mayo de 2016, en Shanghái. (Foto: Cai Yang, AFP)

La Internet cuántica promete comunicaciones a velocidad de la luz y, en teoría, con seguridad inviolable. Para operar, necesita una red de ordenadores cuánticos capaces de enviar y recibir gigantescas cantidades de información en unidades llamadas cúbits, o bits cuánticos. En mayo de 2016, la empresa estadounidense IBM dio a conocer el primer modelo de computadora cuántica, la Q Experience.

Pekín comenzó en 2017 sus experimentos en la Internet cuántica con una red de satélites y ordenadores que podrían compartir información en todo el mundo a una velocidad nunca experimentada. China estima que las comunicaciones cuánticas englobarán varios países para 2030, y busca exportar su sistema de control de información para avanzar en sus planes de liderazgo tecnológico, dice la Academia China de las Ciencias (CAS en inglés) en su sitio web. El plan es construir un sistema de transmisión de información instantáneo y subordinado al Estado.

“Con esta tecnología, China busca controlar el intercambio global de información, para avanzar como protagonista en el escenario mundial”, dijo a Diálogo Luis Gómez, sociólogo y académico de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). “Si una potencia, [sin importar] su línea ideológica o política domina la información, puede hacer con los otros países lo que le dé la gana”, agregó a Diálogo Leobardo Hernández, jefe del Laboratorio de Informática del Centro Tecnológico Aragón de la UNAM.

Latinoamérica forma parte del proyecto chino y debe estar alerta ante esta herramienta, porque podría influir en su ámbito político, económico y social. “Al no observarse liderazgo en el desarrollo de tecnologías, los países latinoamericanos van a quedar rezagados”, dijo a Diálogo Juan Pablo Salazar, experto en temas de cibernética de la Universidad de Medellín, Colombia. “[Usarán] la tecnología que desarrollen otras naciones como China, que construye su poder de dominio en el espacio cibernético y físico para los próximos años”.

El proyecto cuántico

Después del lanzamiento de la IBM Q Experience, China comenzó una red de Internet cuántico desde Pekín hasta Shanghái, con un satélite cuántico llamado Micius. Instituciones gubernamentales, bancos y otras empresas dentro del país ya utilizan la red para transferir datos comerciales confidenciales, informó la CAS.

Con esta Internet cuántica es posible transferir enormes cantidades de datos vía satélite. Si los datos son interceptados se autodestruyen, lo que hace imposible que la información pueda ser utilizada por alguien no autorizado, asegura la revista científica MIT Technology Review, en su sitio web.

“El modelo tiene sus limitaciones.Los fotones pueden ser absorbidos en la atmósfera o por el material de los cables, por lo que pueden viajar unas pocas decenas de kilómetros”, continuó el artículo. “La red Pekín-Shanghái soluciona el problema al colocar 32 ‘nodos de confianza’ en diferentes puntos a lo largo de la red que amplifican la señal en un cable de información ordinario. En los nudos las llaves se descifran a su forma clásica y luego se vuelven a cifrar a un nuevo estado cuántico para su viaje al siguiente punto. Pero esto significa que los nodos de confianza no son tan fiables”, dice.

China lanza su primer satélite cuántico, Micius, desde el Centro de Lanzamiento de Satélites de Jiuquan, el 16 de agosto de 2016. (Foto: Jin Liwang, AFP)

“El Gobierno chino busca lanzar una constelación de satélites cuánticos a órbitas altas para incrementar la cobertura”, aseguró Hernández. “Es una ilusión pensar que habrá confidencialidad en la Internet”, agregó Gómez. “En el momento en que China tenga una cierta hegemonía va a tener mucho más acceso a la información”.

Control, censura y adoctrinamiento

El crecimiento tecnológico chino está enfocado en el control social y ciudadano. “Ese control no puede ser visto como un estándar democrático sino como un ejercicio arbitrario de la autoridad”, comentó Salazar.

“China fue el peor abusador del mundo de la libertad de la Internet en 2018”, indica el reporte Libertad en la red 2018, emitido por la organización civil Freedom House, con base en Nueva York. Según el informe el control se intensificó después del XIX Congreso del Partido Comunista, en octubre de 2017, cuando el presidente Xi Jinping consolidó su liderazgo para los próximos cinco años. Xi planea crear una superpotencia cibernética mundial, con el mismo modelo autoritario de control estricto de la información pero que abarque a otros países.

Pekín no cesa la práctica de intrusiones cibernéticas en las redes comerciales de las compañías extranjeras en el país. Incluso las obliga a transferir sus conocimientos tecnológicos a las empresas afines locales a cambio de acceso al mercado, dice la encuesta anual 2017, del Consejo Empresarial Estados Unidos-China, con sede en Washington, D.C. “La Internet cuántica puede convertirse en más censura o pérdida de libertades, con un mayor control del Estado”, agregó Salazar.

“La Internet cuántica será otra herramienta adicional de control social que aplicará el país asiático. China no solo ofrecerá la nueva tecnología a los países latinoamericanos sino también ofrecerá su método de control social, para violar y coartar libertadas”, dijo a Diálogo Jorge Serrano, analista independiente en inteligencia estratégica y académico del Centro de Altos Estudios Nacionales de Perú. “Esto es una amenaza si tenemos a China como actor principal que busca ampliar su capacidad de espionaje industrial, político y de seguridad a nivel mundial”.

Reglas claras

Tanto Gómez como Salazar indicaron que si China concreta la infraestructura de una Internet cuántica lo importante es que los países latinoamericanos y de todo el mundo adopten reglas claras de que el uso de esa tecnología se limite a actividades benéficas. Que el progreso tecnológico no se use para el adoctrinamiento o como arma de guerra en cualquier escenario.

Además, el abuso de tecnologías cuánticas por parte de los grupos delictivos puede exponenciar el cibercrimen. “Un escenario donde los gobiernos y las empresas enfrentarían un riesgo sin precedentes, pues el ciberespacio es el nuevo campo de batalla de las actividades delictivas y del terrorismo; Latinoamérica no sería la excepción”, comentó Salazar. “La Internet cuántica china tendrá su influencia en el país asiático, pero no por fuerza en el mundo occidental. Por fortuna Canadá, Estados Unidos, Francia e Inglaterra trabajan en esa tecnología”, concluyó Gómez.

Compartir
Comentarios:
Le Gusta la Historia? Si 23
Cargando las Conversaciones