La FELCN boliviana lucha contra los narcotraficantes en la región amazónica

Por Dialogo
noviembre 21, 2014




La Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (FELCN) de Bolivia está intensificando sus operaciones de seguridad, “luchando contra los grupos del crimen organizado en toda la región amazónica de Bolivia”, según el jefe de la FELCN, Mario Centellas.

En consecuencia, han registrado varias operaciones exitosas en la región en los últimos meses.

Por ejemplo, la FELCN incautó una avioneta Cessna modelo C-210 G y 102 kilogramos de cocaína en el Departamento de Beni el 12 de octubre .
La avioneta tenía matrícula paraguaya.

Durante esa operación también arrestaron a cuatro sospechosos: el paraguayo Wilder David, el brasileño João Carlos L.C.; el peruano José V.S.; y Gary R.A., boliviano. Su red de narcotráfico almacenaba la cocaína, que traían a Bolivia desde Perú, en una hacienda; desde allí, iban a transportarla a Paraguay, Brasil y a Europa. Antes de que la operación de seguridad perturbase sus planes, los pilotos de la pandilla narcotraficante transportaban cocaína en cuatro a seis vuelos por día, según La Prensa.


Operaciones antidroga exitosas


Entre otras misiones, los miembros de la FELCN realizan patrullas diarias para ubicar y destruir laboratorios clandestinos de drogas, además de operaciones aéreas y decomisos de drogas.

Han estado ocupados. De enero al 31 de octubre de este año, los agentes antinarcóticos de la FELCN han realizado 11.286 operaciones en la región amazónica y a lo largo de todo el país. En ese tiempo han arrestado a 2.920 personas sospechosas de narcotráfico, han erradicado 9.457 hectáreas de cultivos de coca e incautado 175 toneladas de drogas. Eso es más que las 118 toneladas de drogas en todo 2013.

La FELCN y otras fuerzas de seguridad centran una gran parte de su atención en las tres áreas clave en las que los grupos del crimen organizado transportan drogas de Perú a Bolivia: las regiones de San Martín, Puno y VRAEM. Éstas son áreas en las que los narcotraficantes operan centros de producción y procesan pasta de base de cocaína, la cual refinan posteriormente en las regiones septentrionales del país.

No obstante, sus esfuerzos abarcan toda Bolivia, donde había 762 pandillas activas en 2013, según el Observatorio Nacional de Seguridad Pública. La mayoría de esas organizaciones delictivas se concentran en los Departamentos de La Paz, Santa Cruz y Cochabamba; algunas son pandillas callejeras, mientras que otras son grupos mayores y más sofisticados del crimen organizado.

Algunos de estos grupos son colombianos. En Bolivia, los narcotraficantes colombianos pueden producir un kilo de cocaína de alta calidad a partir de base peruana por menos de US$2.000. Ese mismo kilo en Buenos Aires o en São Paulo vale hasta US$8.000. Diversos grupos narcotraficantes colombianos – así como grupos de Brasil – operan en zonas remotas de la región amazónica, donde producen y transportan cantidades significativas de drogas, armas y también participan en la trata de personas.

Cooperación y tecnología


Mientras organizaciones delictivas trabajan en las fronteras bolivianas, Bolivia las está combatiendo empleando la cooperación con otros países de la región.

Por ejemplo, en operaciones conjuntas, la FELCN y las fuerzas de seguridad peruanas incautaron 16 aviones de enero a mediados de noviembre. Mientras tanto, fuerzas de seguridad colombianas y brasileñas han realizado operaciones de seguridad exitosas para proteger sus fronteras, a veces empleando tecnologías avanzadas tales como la vigilancia aérea.

Dichas tecnologías, si bien “caras en primera instancia, le pueden ahorrar grandes recursos al estado en el mediano plazo”, dijo Carlos Mendoza Mora, consultor de seguridad con Strategic Project Consulting, una firma privada de la Ciudad de México. Agregó que centrar los esfuerzos de la FELCN en las regiones fronterizas es una estrategia eficaz, que proporciona “viabilidad y seguridad” a la población de esas zonas.



La Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (FELCN) de Bolivia está intensificando sus operaciones de seguridad, “luchando contra los grupos del crimen organizado en toda la región amazónica de Bolivia”, según el jefe de la FELCN, Mario Centellas.

En consecuencia, han registrado varias operaciones exitosas en la región en los últimos meses.

Por ejemplo, la FELCN incautó una avioneta Cessna modelo C-210 G y 102 kilogramos de cocaína en el Departamento de Beni el 12 de octubre .
La avioneta tenía matrícula paraguaya.

Durante esa operación también arrestaron a cuatro sospechosos: el paraguayo Wilder David, el brasileño João Carlos L.C.; el peruano José V.S.; y Gary R.A., boliviano. Su red de narcotráfico almacenaba la cocaína, que traían a Bolivia desde Perú, en una hacienda; desde allí, iban a transportarla a Paraguay, Brasil y a Europa. Antes de que la operación de seguridad perturbase sus planes, los pilotos de la pandilla narcotraficante transportaban cocaína en cuatro a seis vuelos por día, según La Prensa.


Operaciones antidroga exitosas


Entre otras misiones, los miembros de la FELCN realizan patrullas diarias para ubicar y destruir laboratorios clandestinos de drogas, además de operaciones aéreas y decomisos de drogas.

Han estado ocupados. De enero al 31 de octubre de este año, los agentes antinarcóticos de la FELCN han realizado 11.286 operaciones en la región amazónica y a lo largo de todo el país. En ese tiempo han arrestado a 2.920 personas sospechosas de narcotráfico, han erradicado 9.457 hectáreas de cultivos de coca e incautado 175 toneladas de drogas. Eso es más que las 118 toneladas de drogas en todo 2013.

La FELCN y otras fuerzas de seguridad centran una gran parte de su atención en las tres áreas clave en las que los grupos del crimen organizado transportan drogas de Perú a Bolivia: las regiones de San Martín, Puno y VRAEM. Éstas son áreas en las que los narcotraficantes operan centros de producción y procesan pasta de base de cocaína, la cual refinan posteriormente en las regiones septentrionales del país.

No obstante, sus esfuerzos abarcan toda Bolivia, donde había 762 pandillas activas en 2013, según el Observatorio Nacional de Seguridad Pública. La mayoría de esas organizaciones delictivas se concentran en los Departamentos de La Paz, Santa Cruz y Cochabamba; algunas son pandillas callejeras, mientras que otras son grupos mayores y más sofisticados del crimen organizado.

Algunos de estos grupos son colombianos. En Bolivia, los narcotraficantes colombianos pueden producir un kilo de cocaína de alta calidad a partir de base peruana por menos de US$2.000. Ese mismo kilo en Buenos Aires o en São Paulo vale hasta US$8.000. Diversos grupos narcotraficantes colombianos – así como grupos de Brasil – operan en zonas remotas de la región amazónica, donde producen y transportan cantidades significativas de drogas, armas y también participan en la trata de personas.

Cooperación y tecnología


Mientras organizaciones delictivas trabajan en las fronteras bolivianas, Bolivia las está combatiendo empleando la cooperación con otros países de la región.

Por ejemplo, en operaciones conjuntas, la FELCN y las fuerzas de seguridad peruanas incautaron 16 aviones de enero a mediados de noviembre. Mientras tanto, fuerzas de seguridad colombianas y brasileñas han realizado operaciones de seguridad exitosas para proteger sus fronteras, a veces empleando tecnologías avanzadas tales como la vigilancia aérea.

Dichas tecnologías, si bien “caras en primera instancia, le pueden ahorrar grandes recursos al estado en el mediano plazo”, dijo Carlos Mendoza Mora, consultor de seguridad con Strategic Project Consulting, una firma privada de la Ciudad de México. Agregó que centrar los esfuerzos de la FELCN en las regiones fronterizas es una estrategia eficaz, que proporciona “viabilidad y seguridad” a la población de esas zonas.
Share