Los salvadoreños reciben atención médica a través de la misión Promesa Continua 2015

Salvadorans Benefit from Medical Care through Continuing Promise 2015

Por Dialogo
setembro 07, 2015




El Comandante Raúl Barrientos de la Marina de Estados Unidos, oriundo de El Salvador, quien pasó los últimos 15 años trabajando en Estados Unidos, fue uno entre decenas de efectivos que recientemente brindaron atención médica y dental a miles de salvadoreños a través de la misión humanitaria Promesa Continua 2015 (CP-15), patrocinada por el Comando Sur de Estados Unidos (SOUTHCOM).

Cuando el buque-hospital USNS Comfort atracó en las cálidas aguas del Puerto de Acajutla en el departamento de Sonsonate, el Comandante Barrientos fue uno de los dentistas y médicos que realizaron más de 100 cirugías y más de 12.000 chequeos médicos durante la misión de dos semanas de duración que se realizó en junio pasado.

“Aquí en San Julián, Sonsonate, nacieron mis padres y abuelos”, comentó el Comandante Barrientos mientras atendía una paciente. “Volver ahora para dar una mano me produce mucha alegría. Ver la sonrisa de las personas, con mucha gratitud hacia el pueblo estadounidense, es una gran satisfacción”.

La visita del USNS Comfort a El Salvador fue la cuarta desde su primera llegada en 2007. Desde entonces, la misión humanitaria del Ejército ha transformado la vida de miles de salvadoreños al ofrecer atención médica y dental, incluyendo cirugías especializadas en áreas como pediatría, oftalmología, gastroenterología, y ortopedia, entre otras. A esto se suman proyectos de ingeniería, incluyendo tareas de reparación y construcción en la Escuela de Educación Especial y en el Instituto Nacional de Acajutla, así como también la supervisión de tres campañas de asistencia veterinaria y la realización de talleres de manejo de desastres naturales y asistencia humanitaria con el personal del Hospital Nacional de Sonsonate y el Hospital Militar Central de la Fuerza Armada del El Salvador (FAES).

Para cuando Promesa Continua 2015 complete su misión, el trabajo de estos médicos altruistas habrá beneficiado a unas 100.000 personas en Belice, Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua, Colombia, Dominica, República Dominicana, Haití, Jamaica y Panamá.

Ayuda a pacientes necesitados


Los pacientes salvadoreños están agradecidos por la asistencia que les brindó el buque Comfort y se muestran felices de que uno de los suyos haya regresado a El Salvador como parte de la misión humanitaria.

“No tengo palabras para agradecer lo que este buen hombre está haciendo por nosotros”, expresó entre sollozos Julia del Carmen Rivas, ama de casa de 55 años. “Los servicios odontológicos son caros y yo necesitaba ayuda urgente, casi no podía comer por mis dientes lastimados. Ahora mi vida ha cambiado gracias a este hombre y todos sus compañeros estadounidenses”.

La alcaldesa de San Julián, Bella Francia, también se mostró agradecida.

“Nos sentimos muy agradecidos con el Ejército de Estados Unidos por habernos incluido en su viaje de ayuda”, comentó. “Igual sentimos mucho orgullo al ver a un salvadoreño, un julianense, que se ha tomado el tiempo de unirse a esta noble misión”.

Ayuda a pacientes en el extranjero


Para el Comandante Barrientos, ayudar a la población civil en El Salvador y en otras naciones es una responsabilidad personal. Por ello, cada vez que se requiere, se ha unido con esmero a las misiones de asistencia de la Marina.

Por ejemplo, en junio de 2014, participó en campañas de atención médica en Filipinas, Brunei, Malasia, Indonesia, Singapur y Tailandia, en el marco del ejercicio militar “Cooperation Afloat Readiness and Training” (CARAT) que se realiza anualmente en el sudeste de Asia. El operativo ayuda a la Marina de Estados Unidos a estrechar lazos de cooperación con la población de la región y brinda a los profesionales médicos como el Comandante Barrientos la oportunidad de perfeccionar sus aptitudes profesionales.

“La pobreza es muy extrema en estos países y los servicios médicos también lo son”, señaló el Comandante Barrientos al referirse al ejercicio que incluyó la asistencia de médicos de la Marina a víctimas de desastres naturales. “No cuentan con una gran infraestructura y los especialistas son pocos. Fue muy satisfactorio para todos cumplir este reto y apoyar, no solo a los pacientes, sino a comunidades enteras con nuestros conocimientos”.
Share