XIX Reunión del Acuerdo de Viña del Mar

Por Dialogo
octubre 12, 2012

En la semana del 15 al 19 de octubre, se realizará en el Windsor Atlántica Hotel de Río de Janeiro la XIX Reunión del Comité del Acuerdo Latinoamericano sobre el Control de Navíos por parte del Estado Rector del Puerto, también llamado Acuerdo de Viña del Mar, nombre por el que se lo conoce en todo el mundo.



El evento cuenta con la participación de 12 países: Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Cuba, Ecuador, Guatemala, Panamá, Perú, República Dominicana y Uruguay. También estarán presentes los representantes del Memorando de Entendimiento del Mar Negro (BLACK SEA MOU) y del Memorando de Entendimiento Equasis (EQUASIS MOU).



La ceremonia de apertura será presidida por el Almirante de Flota Gilberto Max Roffé Hirschfeld, Director General de Navegación, representando a la Autoridad Marítima Brasileña. Las reuniones de trabajo estarán presididas por el Vicealmirante Ilques Barbosa Junior, Director de Puertos y Costas.



Este acuerdo se celebró en la ciudad de Viña del Mar, Chile, en el año 1992 y sus firmantes fueron Argentina, Brasil, Colombia, Chile, Ecuador, México, Panamá, Perú, Uruguay y Venezuela. Posteriormente, se unieron Bolivia, Cuba, Guatemala, Honduras y la República Dominicana, con lo cual quedó conformado por un total de quince países. La Secretaría del Acuerdo de Viña del Mar está situada en Buenos Aires, Argentina, en la sede de la Prefectura Naval, donde se encuentra el Centro de Información del Acuerdo Latinoamericano.



La principal finalidad del Acuerdo de Viña del Mar es la de sentar las bases para una estrecha colaboración entre las autoridades marítimas de los países miembros, con el fin de coordinar medidas de supervisión de los navíos extranjeros que visitan sus puertos.



Estos navíos son inspeccionados, y así se estandarizan los procedimientos de las inspecciones que verifican el cumplimiento de los requisitos establecidos en las Convenciones, Códigos, Pautas, Resoluciones y otros documentos pertinentes provenientes de la Organización Marítima Internacional, en busca de la seguridad en la navegación, la preservación de la vida humana y la prevención de la contaminación ambiental, los ambientes marítimos y los ambientes fluviales.



Durante su vigencia, el Acuerdo viene demostrando su eficacia ya que se mantiene un eficiente sistema de inspección de las embarcaciones y se garantiza, sin discriminación de banderas, que los navíos extranjeros que visitan los puertos de los países miembros cumplan las reglas de seguridad establecidas por la legislación nacional e internacional. De esta manera, se mantienen alejados de las aguas latinoamericanas, aquellos navíos considerados deficientes (internacionalmente conocidos como “substandards”) reduciendo así los riesgos de incidentes y accidentes en aguas jurisdiccionales de los países miembros.






Share