Militares y policías de Colombia, certificados por ONU

La Organización de las Naciones Unidas certificó a 54 hombres y mujeres colombianos como instructores de mantenimiento de paz.
Marian Romero/Diálogo | 9 agosto 2017

Relaciones Internacionales

El Teniente Coronel de la Fuerza Aérea de Colombia Henry Camacho Cristancho (der.) recibe el diploma de certificación como Instructor de Paz de la ONU de manos del Mayor General Ramsés Rueda (izq.), inspector de la Fuerza Aérea Colombiana. (Foto: Fuerzas Militares de Colombia)

Con el objetivo de promover la paz del mundo, y como agradecimiento al apoyo prestado por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) durante los años de conflicto, el Gobierno colombiano se comprometió en 2015 a designar a un grupo de hombres y mujeres de las diferentes fuerzas armadas y policiales del país a prestar servicio en las misiones de paz. Para dar continuidad a esta iniciativa, se creó el Centro Conjunto de Entrenamiento para Misiones de Paz (CENCOPAZ).

“La experiencia adquirida durante el conflicto interno dotó a Colombia con una gran capacidad para enfrentar de manera efectiva problemáticas como el terrorismo, el crimen organizado y otras situaciones conflictivas”, dijo a Diálogo el Coronel del Ejército de Colombia Juan Carlos Ortiz, jefe de Planeación del CENCOPAZ. “Siendo un ejército probado en terreno, tenemos mucho que aportar al mantenimiento de la paz del mundo”.

El curso de formación de instructores de paz de la ONU, realizado en Bogotá en la cuarta semana de junio, contó con la participación de 54 oficiales y suboficiales de todo el país. Los futuros instructores multiplicarán la normatividad, protocolos y valores de la ONU para restablecer el orden, con miras a enviar los primeros componentes de apoyo a las misiones de paz a mediados de 2018. La ONU tiene 15 operaciones de mantenimiento de paz en el mundo, la mayoría de ellas en África y Medio Oriente.

“Es la primera vez que el país participa con componentes militares grandes en otro país. Esto implica un reto operacional y logístico, porque las condiciones geográficas y culturales son muy diferentes, así como la manera de afrontar las situaciones de conflicto”, explicó el Cnel. Ortiz. “Es un desafío que asumimos con mucho gusto, fortaleciendo las iniciativas de paz”.

Actualmente se llevan a cabo estudios para determinar en cuáles misiones puede asistir el país. Las capacidades de las Fuerzas Militares de Colombia giran alrededor de atención especial a desastres, desminado humanitario, fuerzas especiales, fuerza policial, ingeniería y unidades de infantería fluviales y aéreas.

El desarrollo del curso

Instructores de Argentina, Bangladesh, Brasil, Pakistán y Uruguay estuvieron a cargo del proceso de formación. En una primera instancia se reunió a todos los estudiantes para darles a conocer la normatividad general de la ONU. Posteriormente realizaron cursos por especialidades: estado mayor, fuerzas especiales, aviación, naval y policial.

En la ceremonia de clausura del primer Curso de formación de instructores de paz de las Naciones Unidas en Colombia, fueron certificados 54 militares y policías como instructores en operaciones de misiones de paz. (Foto: Fuerzas Militares de Colombia)

“Ha sido una experiencia excelente porque vamos a apoyar misiones de paz. En Colombia todavía estamos en un proceso de transición para dejar atrás el conflicto interno, y resulta emocionante tener la oportunidad de aportar estrategias que ya hemos probado y sabemos que pueden generar soluciones”, expresó el Capitán del Ejército de Colombia Oliver Rodríguez, jefe de personal del CENCOPAZ y nuevo instructor de misiones de mantenimiento de paz de la ONU.

“La ONU está encantada con nosotros porque saben que nuestro conflicto se dio en una geografía intricada, climas extremos y complejidades sociales de todo tipo”, dijo el Cap. Rodríguez. “Además, quieren ver cómo es posible aprovechar nuestra experiencia en situaciones de conflicto ajenas a la colombiana.”

Los retos en operaciones de paz

El Ejército de Colombia es reconocido a nivel regional por su gran capacidad operativa y logística. Sus tácticas y procedimientos fueron probadas en el terreno durante décadas, y sus hombres están acostumbrados a asumir situaciones precarias. No obstante, toda esa experiencia fue adquirida únicamente dentro de los límites del país.

“El Ejército colombiano tiene mucho que aprender y afianzar en términos de asumir un conflicto de manera más serena, como lo plantea la ONU”, dijo el Cap. Rodríguez. “El Derecho Internacional Humanitario se implementó hace varios años, pero ser partícipes de un conflicto interno por tanto tiempo genera una perspectiva y una actitud diferentes. Por eso este tipo de formación es tan importante.”

“Temas como el respeto por la idiosincrasia de los pueblos en conflicto, el conocimiento acerca de su cultura y su situación sociopolítica, el origen de los conflictos, el énfasis en un trato más humano hacia los demás sin importar su bando, utilizar la fuerza como último recurso, entre muchos otros, debemos fortalecer en nuestras tropas”, agregó el Cnel. Ortiz. Otro reto pendiente es el entrenamiento de mujeres para participar en las misiones de paz, pues la ONU exige una participación del 10 al 15 por ciento de mujeres en estas misiones. En este curso participaron dos mujeres, una del Ejército y otra de la Fuerza Aérea, que a su vez pasarán sus conocimientos a otras mujeres militares en sus lugares de origen.

Las misiones de mantenimiento de paz de la ONU pueden durar varios años, incluso décadas. Cada soldado pertenece a una misión durante seis a 12 meses. El reto del entrenamiento comienza desde la formación psicológica e incluye el entendimiento de nuevas tácticas para abordar una problemática de manera humanitaria, el conocimiento sociocultural del nuevo lugar de trabajo, y el manejo del inglés y el francés.

Compartir
Comentarios:
Le Gusta la Historia? Si 3
Cargando las Conversaciones