Ejes estratégicos: una nueva concepción de seguridad y defensa

Por Dialogo
julio 26, 2013


Desde la Copa Confederaciones, los brasileños están experimentando una nueva y más amplia concepción de la seguridad y la defensa, en la que las Fuerzas Armadas, en especial el Ejército, ejercen un papel preponderante, tanto en la seguridad física como en la defensa de los que fueran denominados los ejes estratégicos. Estos están compuestos por 12 acciones que abarcan la protección de un amplio espectro de estructuras y la realización de actividades complementarias de carácter preventivo.



En el área de defensa, el objetivo principal es proteger las estructuras estratégicas del país como las telecomunicaciones, la energía, el transporte, abastecimiento de agua y el espacio aéreo. Para lograr este objetivo se implementaron acciones que incluyen la prevención de ataques cibernéticos y medidas de protección aeroespacial, además de contramedidas en caso del uso de armas químicas, biológicas, radiológicas y nucleares.



Respecto a las acciones complementarias destinadas a la seguridad, se destacan la fiscalización de explosivos, el patrullaje de áreas marítimas, fluviales y de fronteras secas, además de la prevención de actos terroristas. Vehículos aéreos no tripulados (VANTS) de fabricación nacional apoyan la supervisión y vigilancia terrestre, y prueban ser un instrumento eficaz para la identificación de probables amenazas a la seguridad de los eventos.



También se está utilizando un número significativo de agentes de órganos de inteligencia como apoyo a las acciones policiales de seguridad, con el fin de identificar y neutralizar inminentes situaciones de riesgo.



En el caso de eventos internacionales, esta concepción está íntimamente relacionada con las nuevas amenazas que surgen con características más complejas, de forma híbrida, y a raíz del poder tecnológico de muchas naciones desarrolladas, generando grandes vulnerabilidades.



Es el caso, por ejemplo, de los ciberataques, el ciberterrorismo y el ciberespionaje, hipótesis que no se pueden descartar y que son, potencialmente, las que generan grandes daños estructurales, especialmente dada la creciente dependencia que tenemos de sistemas interconectados, y cuyas consecuencias afectan a la población de forma directa.



Este sistema está siendo puesto a prueba una vez más durante la Jornada Mundial de la Juventud, con la visita del papa Francisco, en la que cerca de 15.000 militares participan conjuntamente con los órganos de seguridad estatales en las ciudades de Río de Janeiro y en Aparecida do Norte, en el estado de Sao Paulo.



En este evento en particular las vulnerabilidades son mayores porque se lleva a cabo al aire libre, y de cara a las protestas previstas en las que participan anarquistas con objetivos poco claros. De allí surge una nueva doctrina multidimensional que podrá extenderse a otras áreas, como las misiones de estabilización o en el dominio de territorios post-operaciones de guerra.










Share