Contingente Salvadoreño VIII fortalece reconstrucción de Haití

Los militares de MINUSHTA a diario entregan víveres, ropa y frazadas a damnificados, y comparten conocimientos básicos de medicina preventiva.
Lorena Baires/Diálogo | 16 febrero 2017

Relaciones Internacionales

Cuarenta y cuatro efectivos de la Fuerza Armada de El Salvador conforman el 8.º contingente de apoyo en las tareas de paz y fortalecimiento internacional, en MINUSTAH. (Foto: Gloria Cañas).

Aunque el camino presenta dificultades, los haitianos continúan la reconstrucción de su país. Buscan además, sanar todas las heridas que los fenómenos naturales les dejaron.

Pero sus pasos aún son acompañados por la Misión de Estabilización de las Naciones Unidas en Haití (MINUSTAH), enfocada en desarrollar tareas de recuperación, reconstrucción y mantenimiento de la paz. Entre sus integrantes está el contingente salvadoreño (SALCON), que dedica sus esfuerzos a ejecutar proyectos de ayuda humanitaria y educación para la salud.

Países amigos

El SALCON está adherido a la Compañía de Infantería Mecanizada del Batallón N.º 25 de las Fuerzas Armadas de Chile, con quien también realiza patrullajes de corto y largo alcance, escoltas de convoyes con ayuda humanitaria y actividades cívicas.

Desde la base instalada en Cabo Haitiano, el Mayor de Infantería DEM Efraín Recinos, comandante del contingente SALCON VIII en la MINUSTAH, organiza a diario a su personal para apoyar en las tareas de distribución de alimentos y ropa desde Cabo Haitiano hasta Gonaïves, una ciudad que ha recibido el impacto de tres huracanes en las últimas dos décadas.

“En el país aún hay comunidades de damnificados que necesitan ropa, víveres y frazadas; y nuestras tropas organizan a diario la distribución de esa ayuda. Esto es fortalecido con jornadas educativas de salud general para evitar la propagación de enfermedades”, explicó a Diálogo el May. Recinos.

Por las tardes, los militares salvadoreños penetran en las comunidades de la isla para encontrarse cara a cara con la realidad de Haití. En medio de las carencias, conectan esas necesidades con los ciudadanos y les ayudan a resolver problemas básicos de insalubridad.

“La misión me permite fomentar el hábito de practicar medidas preventivas entre la población con el fin de disminuir el riesgo de contraer enfermedades”, dijo a Diálogo la doctora Jessica Esmeralda Ramírez, integrante del equipo de médicos del contingente SALCON VIII en MINUSTAH. “La medicina comunitaria en contacto con la población civil me llena de satisfacción, porque sé que estamos ayudándoles a tener una vida mejor.”

Ayudando a ayudar

El Mayor de Infantería Diplomado de Estado Mayor Efraín Recinos Díaz lidera la misión de ayuda SALCON VIII en Haití. (Foto: Gloria Cañas).

El trabajo que estos militares desarrollan “es una expresión de la firme voluntad nacional de continuar el apoyo y la colaboración con todas las iniciativas internacionales que buscan mejorar las condiciones de estabilidad de los estados, así como la calidad de vida de sus ciudadanos”, expresó el General de Brigada David Munguía Payés, ministro de la Defensa de El Salvador, cuando despidió al SALCON VIII al momento de partir hacia Haití de la base militar de la II Brigada Aérea.

Si bien toda la ayuda humanitaria que los damnificados reciben junto a las dosis de educación en salud preventiva resuelve parte de sus problemas, la asistencia psicológica complementa el apoyo brindado por la misión.

La doctora Karol Denisse Martínez es psicóloga, y forma parte del equipo de médicos del contingente SALCON VIII. En sus jornadas debe afrontar con empatía las secuelas de los desastres, como la inseguridad ante la falta de una vivienda digna y el temor al desamparo.

“Todos los días compartimos conocimientos de psicología comunitaria en acciones simples con los ciudadanos, como escuchar el relato de sus experiencias. Con calor humano establecemos relaciones de apoyo con quienes requieren de intervención. Es una tarea muy gratificante, porque les ayudamos a enfrentar emocionalmente su situación”, dijo Martínez.

Auxilio sin fronteras

Desde febrero de 2013 a la fecha, los militares del SALCON han realizado 550 actividades de seguridad, patrullaje y asistencia para mantener un entorno estable y seguro.

La Fuerza Amada de El Salvador tiene unos 200 militares distribuidos en la Fuerza Interina de las Naciones Unidas en el Líbano (FINUL), en la MINUSTAH y en la Misión Multidimensional Integrada a la Estabilización de las Naciones Unidas en Mali (MINUSMA).

En la FINUL, los contingentes realizaron desde junio de 2008 a la fecha más de 5.000 actividades entre las que destacan patrullajes motorizados, controles vehiculares, puestos de observación, seguridad en pistas de aterrizajes y atención médica a la población civil libanesa desde la base “Miguel de Cervantes”.

MINUSMA está conformada por 90 militares, lo cual la convierte en el contingente más numeroso de El Salvador en participar por primera vez de forma independiente en una misión de paz. Desde abril de 2015, el grupo realizó más de 3.500 tareas de patrullaje, transporte, escolta de convoy, vigilancia y reconocimientos aéreos, transporte médico, misiones de búsqueda, rescate y extracción de personas.

Compartir
Comentarios:
Le Gusta la Historia? Si 74
Cargando las Conversaciones