Fuerzas de seguridad de Panamá intensifican la lucha contra las drogas

Por Dialogo
noviembre 11, 2011



Mientras las autoridades colombianas continúan celebrando la muerte de Alfonso Cano, máximo líder de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), los oficiales de la Policía Nacional de Panamá continúan cosechando pequeñas victorias en la lucha contra las drogas.
La muerte de Cano, a manos de efectivos del ejército colombiano, ocurrió tan solo unos días después de que un campamento de las FARC ubicado en la selva fuera destruido por el Servicio Nacional Fronterizo (Senafront) de Panamá, en la remota localidad de Madugandí, provincia de Darién. Las fuerzas de seguridad panameñas arrestaron a dos presuntos miembros de las FARC en el marco de un operativo para frenar el flujo de drogas proveniente de la frontera con el país vecino de Colombia.








A principios de octubre, la policía hizo detener un camión de entrega cargado con frutas y narcóticos. El vehículo, detenido en el pueblo de Yaviza, contenía 50 paquetes de cocaína ocultos entre cajas de plátanos y yuca. Dos adultos y un joven también fueron arrestados en el vehículo, que se dirigía al mercado público de la ciudad de Panamá.
Pero el camión de frutas no fue el único gran decomiso en vehículos. Una patrulla de la Policía Nacional persiguió a cuatro sospechosos que iban a bordo de una camioneta Nissan Patrol de color oscuro a lo largo del corredor sur de Don Bosco, haciendo que el vehículo realizara varios movimientos imprudentes a través del tráfico, antes de quedar atrapado en una zanja de drenaje. Los sospechosos huyeron a pie y siguen prófugos, pero se encontraron varias bolsas grandes de marihuana, junto con un fusil de asalto AK-47 y varios cartuchos.
Los caballos también son parte del nuevo arsenal de los contrabandistas. En lugar de cargar los animales con oro para transportarlo a través del istmo, como lo hicieron los conquistadores españoles hace más de cinco siglos, los traficantes de drogas están usando ahora caballos de carga para el contrabando de estupefacientes a través de las zonas rurales de Panamá. Sin embargo, el Servicio Estatal de Fronteras se ha dado cuenta de esto, debido a que recientemente atrapó a un jinete colombiano y cuatro caballos que portaban 14 sacos que contenían más de 340 kilos de cocaína, en Molilla, Kuna Yala.
Dentro de las alforjas también había 28 cartuchos para pistola de 9 mm, dos radios, dos teléfonos celulares y cuatro tarjetas SIM para los teléfonos.
"En un año, Panamá decomisa más de 75 toneladas", dijo recientemente a periodistas el presidente panameño, Ricardo Martinelli. "Y cada gramo de cocaína que confiscamos significa menos drogas y menos delincuencia en las calles de Estados Unidos”.

Algo sospechoso en la carga

El mercado de pescado del Casco Viejo, en la ciudad de Panamá, tampoco es inmune al narcotráfico. La Policía Nacional recibió un aviso anónimo de que estaban entrando narcóticos de contrabando a través del mercado y estaban siendo pasados de un vehículo a otro. Se ordenó una redada en la zona y se descubrieron 26 kilogramos de cocaína envueltos en un pequeño recipiente de plástico azul.
"Recibimos una llamada a la 1 de la mañana, en la que se informaba de alguna actividad sospechosa en el estacionamiento", dijo el Mayor Franklin Serrano, de la estación de policía de Chorillo. "Nos dijeron que la mercancía estaba siendo trasladada de un vehículo a otro. La policía municipal se hizo presente, un recipiente azul cayó de uno de los vehículos que estaban siendo perseguidos. Fue allí donde se encontró la droga”.
En Panamá, la cocaína tiene un valor de venta en la calle de unos $ 3,000 dólares por kilogramo. Serrano dijo a los periodistas: "También estamos tratando de averiguar si la droga estaba destinada al mercado interrno panameño. Sospechamos que había mucha más droga en ese vehículo. Los policías que lo persiguieron dijeron que parecía muy cargado”.
Pero incluso los narcotraficantes temen que les roben. La Policía Nacional recuperó más de $ 23.000 dólares de una pandilla panameña que supuestamente se los había robado a traficantes a principios de octubre. El dinero fue recuperado en dos casas como parte de un esfuerzo coordinado en el distrito Los Santos, de San Agustín.
Pero ése no fue el único retiro hecho de cuentas bancarias de narcotraficantes por parte de las fuerzas panameñas.
La Policía Nacional detuvo cerca de Colón a un presunto contrabandista que presuntamente había cruzado la frontera de manera ilegal desde su país natal, Colombia. El corredor fue detenido con más de $ 450.000 dólares.
“También es importante porque constituye un punto de unión con nuestros hermanos en la República de Colombia", dijo el ministro de Seguridad, José Raúl Mulino.
Share