Combate de amenazas trasnacionales, foco de ejercicio naval multinacional

Multinational Naval Exercise Focuses on Fight against Transnational Threats

Por Andréa Barretto/Diálogo
julio 06, 2017

En todo el mundo se considera que los casos de piratería, tráfico de drogas, armas y personas, inmigración ilegal y terrorismo son algunas de las nuevas amenazas para la seguridad marítima. Con el objetivo de intercambiar experiencias en cuanto a las maneras de enfrentar este problema internacional contemporáneo que afecta a las naciones a diferentes escalas y en diferentes formas, los representantes de las 12 marinas extranjeras, además de la brasileña, compartieron cinco días en Río de Janeiro durante los cuales concibieron y aplicaron soluciones para casos muy concretos, aunque en escenarios simulados. El ejercicio, bautizado Bell Buoy, es un evento anual bajo la dirección del Grupo de Trabajo en Tráfico Marítimo de los Océanos Pacífico e Índico (PACIOS WG, por su sigla en inglés). La Marina de Brasil (MB) forma parte del grupo desde 2012 y por primera vez lleva a cabo el ejercicio que contó con la participación de 30 militares brasileños y 23 de marinas extranjeras, entre los que se encontraron militares de Argentina, Chile, Colombia, Ecuador, Estados Unidos y Perú. Todas las actividades se desarrollaron del 8 al 12 de mayo en el Centro de Juegos de Guerra, una unidad de la Escuela de Guerra Naval equipada con 16 salas de juegos donde se efectuaron los simulacros de las situaciones de crisis. Puesto que se trató de un ejercicio fundamentalmente de simulación, no se movilizaron medios navales. “Generamos situaciones de accidentes durante la navegación, sabotaje de infraestructura portuaria, secuestro de navíos, invasión de una plataforma petrolera, contaminación ambiental, piratería, crisis migratoria, combate de epidemias de enfermedades infectocontagiosas y terrorismo”, detalló el Capitán de Navío de la MB Paulo Renato Rohwer Santos, comandante del Control Naval del Tráfico Marítimo (COMCONTRAM), organización de la MB que planificó el Bell Buoy 2017. Doctrina internacional Mediante las situaciones planteadas, la propuesta era aplicar la doctrina de Cooperación Naval y Orientación al Tráfico Marítimo (NCAGS, por sus siglas en inglés), conjunto de medidas previstas por la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) para combatir las llamadas nuevas amenazas. “El Bell Buoy es el sucesor de los ejercicios de la doctrina de Control Naval de Tráfico (NCS, por sus siglas en inglés) realizados desde 1951, y surge de un acuerdo firmado entre la Marina de los EE. UU. y la Armada Real de Australia”, explicó el Contraalmirante de la MB Flávio Augusto Viana Rocha, director del Centro de Comunicación Social de la Marina. La transición de la doctrina NCS hacia la NCAGS sucedió cuando se detectó un cambio de escenario de los Estados aliados que actuaban contra una amenaza común y poderosa hacia un escenario regional que involucrara amenazas asimétricas y no estatales, es decir “amenazas presentadas por agentes de organizaciones clandestinas (no necesariamente asociadas a un Estado), con técnicas muchas veces sencillas y con un importante componente ideológico”, aclaró nuevamente el Contralmte. Rocha. Además de la simulación de problemas, también se ofreció a los participantes la oportunidad de conocer y emplear los protocolos definidos por las agencias gubernamentales brasileñas, dado que el Bell Buoy se llevaba a cabo en ese país. La aplicación de las soluciones concebidas por los grupos participantes se realizó de forma virtual en el sistema de simulación de guerra naval. A través de su interfaz gráfica, los simuladores representan distintos aspectos de los escenarios creados, la capacidad logística empleada, los resultados de las interacciones entre las unidades, los medios disponibles, la información geográfica y las condiciones climáticas. De esta forma, los participantes pueden recopilar la información necesaria para sustentar sus decisiones. Terrorismo en el mar De acuerdo con el Cap. de Nav. Rohwer, en la actualidad el terrorismo no constituye una amenaza presente en las aguas brasileñas. Sin embargo, afirma que, al manejar esa hipótesis, la MB prevé una respuesta mediante una operación para garantizar la ley y el orden, autorizadas por la presidencia nacional, conforme lo estipula la Constitución Federal. Sin embargo, en muchos países las acciones terroristas marítimas son una realidad. En este sentido, el Cap. de Nav. Rohwer destacó que “la Marina de Brasil sigue muy de cerca la evolución de la NCAGS y sus resultados reales y bastante eficaces, especialmente en el cuerno de África (la costa de Somalia y zonas circundantes) y el golfo de Adén, en relación con la piratería y el terrorismo”. La observación de lo que sucede en el mundo, unida a las características particulares nacionales, contribuyeron a diseñar las situaciones de terrorismo que enfrentaron los militares participantes del Bell Buoy 2017. Entre esos casos se destacan la infiltración de terroristas armados en un barco de pasajeros; el intento de abordaje de un buque mercante por parte de extremistas a bordo de una lancha rápida; y el intento de terroristas de abordar y dañar una plataforma petrolera. Todo eso sucedió hipotéticamente dentro de las aguas jurisdiccionales brasileñas. En función de la doctrina NCAGS y de sus propias experiencias, los participantes presentaron alternativas de solución a cada uno de los problemas planteados. “Para nosotros resulta extremadamente valiosa toda la experiencia aportada por quienes aplican la NCAGS en situaciones reales frente al terrorismo”, señaló el Cap. de Nav. Rohwer. Para él, dicho intercambio es uno de los aspectos que hace que el ejercicio Bell Buoy sea tan fructífero. “La importancia de participar como miembro efectivo del PACIOS WG, así como en los ejercicios del Bell Buoy, radica fundamentalmente en la oportunidad única de seguir de cerca la evolución doctrinaria y tener inclusive la oportunidad de adaptar las prácticas más adecuadas de ésta a nuestra propia doctrina, cuando esto se considere pertinente a nuestra realidad.”
Share