Entrevista con el General de Brigada César Acosta Bonilla, jefe del Estado Mayor Conjunto, Fuerzas Armadas de El Salvador

Interview with Major General César Adonay Acosta Bonilla

Por Dialogo
mayo 29, 2012


En el mes de abril, líderes militares y civiles de 13 países del hemisferio occidental se reunieron en San Salvador durante la Conferencia Centroamericana de Seguridad. El evento, auspiciado por el Comando Sur de los Estados Unidos y la Fuerza Armada de El Salvador, se sumó a los esfuerzos por fortalecer la cooperación y contrarrestar el crimen organizado en la región.



El anfitrión del país sede, el General de Brigada César Adonay Acosta Bonilla, jefe del Estado Mayor Conjunto de la Fuerza Armada de El Salvador, hizo una pausa para conversar con Diálogo sobre los retos que enfrentan los militares salvadoreños, la violencia que generan las narcopandillas y el aporte de su país a la paz internacional.



Diálogo: ¿Cuál es su principal reto como jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerza Armada de El Salvador?



General de Brigada César Adonay Acosta Bonilla, jefe del Estado Mayor Conjunto, Fuerza Armada de El Salvador: Tenemos dos retos principales: continuar con el desarrollo institucional y la profesionalización de la Fuerza Armada, para ser más eficaces en el cumplimiento de nuestras misiones, y darle cumplimiento de manera efectiva o más efectiva a los planes que relacionados con el apoyo que se da a la seguridad pública en el combate a la criminalidad. Hoy día el reto también es buscar cómo podemos integrar estos esfuerzos a nivel regional, entre las Fuerzas Armadas, que de hecho este foro se trata de esto. Eso es un reto y un desafío en el entendido de que cada país tiene sus estrategias unilaterales, pero el reto de nosotros es cómo integrar todas estas estrategias en un objetivo común: combatir el crimen organizado transnacional.



Diálogo: ¿Cómo considera que se puede lograr esta coordinación que usted menciona entre las Fuerzas Armadas de los países de Centroamérica, Sudamérica y el Caribe?



General de Brigada Acosta: Un foro como este, como la Conferencia Centroamericana de Seguridad, busca precisamente eso, intercambiar ideas, enfoques, estrategias. Entonces, la clave está en cómo concatenar esos esfuerzos en función de este gran objetivo. Por lo tanto, pienso que teniendo armonía entre nuestros marcos legales y una disposición de integrarnos en unir nuestros esfuerzos, creo que es una estrategia muy importante de la que podemos sacar los diferentes planes para combatir este flagelo.



Diálogo: ¿Existen ya ejemplos de esa cooperación que usted menciona?



General de Brigada Acosta: ¡Por supuesto! De hecho hemos reconocido los esfuerzos del General [Douglas] Fraser, a quien le reconocemos este liderazgo, por tener la iniciativa de integrar estos esfuerzos. Y la Operación Martillo es un claro ejemplo de buscar esta integración de las estrategias en función de que nuestros países gocen de mayor grado de estabilidad que sirva a la paz, la democracia y a tener un clima más favorable para el desarrollo nacional.



Diálogo: ¿Podría ahondar en el tema de la participación de la Fuerza Armada de El Salvador en la Operación Martillo?



General de Brigada Acosta: La Operación Martillo se inició en enero, en el Atlántico, mientras que nuestras costas están en el Pacífico. Hay una disposición, una voluntad, en primer lugar del gobierno de El Salvador, de integrarse a estos esfuerzos. Ahora corresponde el esfuerzo principal en el Pacífico. Nosotros como país y como Fuerza Armada de El Salvador, hemos ya estructurado nuestro plan que va a servir para apoyar esta iniciativa y para integrar estos esfuerzos de que estamos hablando. Hemos coordinado con el General Fraser, la manera cómo podemos participar en esta Operación Martillo para que tenga los frutos y los resultados que todos esperamos.



Diálogo: Los militares salvadoreños tienen un papel muy activo y diverso en la vida de su país y, además, participan en misiones de paz en naciones muy alejadas de nuestro continente. ¿Podría hablarnos sobre el grupo que saldrá pronto hacia Afganistán?



General de Brigada Acosta: Entre las principales experiencias del trabajo conjunto que realizamos hombro a hombro con los Estados Unidos, sobresale la Operación Libertad para Iraq, donde destinamos a 11 contingentes (desde el 2003 al 2007). Esa fue una experiencia muy valiosa en varios sentidos. Primero por que integramos esfuerzos a favor de la paz mundial y hemos trabajado muy a gusto con el Ejército de los Estados Unidos y, en segundo lugar, porque nos permitió profesionalizar a nuestras fuerzas a través de la experiencia que ganamos en las operaciones. Cumplimos felizmente la misión que teníamos en Irak y ahora estamos preparando nuestro segundo contingente que va a hacia Afganistán y lo hacemos con el mayor gusto, como país y como Fuerza Armada. Allí vamos a continuar hasta que sea necesario.



Diálogo: ¿Cuán estrecho es el vínculo que existe hoy entre las pandillas y el narcotráfico en El Salvador? ¿Qué estrategia tienen las fuerzas militares para combatir este fenómeno?



General de Brigada Acosta: Sí, en efecto, el fenómeno de las pandillas y del narcotráfico en El Salvador toma un matiz especial, porque se mezclan. Nosotros reconocemos que la región es un corredor del narcotráfico, pero esta narcoactividad desde el sur al norte en nuestros países genera niveles de violencia incalculables. Las pandillas se vuelven un fenómeno en el que también hay una lucha por controlar el mercado y los territorios que genera violencia. Por esto es que aquí nosotros confirmamos esta situación en la que las pandillas trafican con armas y se forma lo que nosotros le llamamos el narcomenudeo, que es un generador de violencia.



Consciente de eso, a partir del 6 de noviembre de 2009, nuestro presidente dispuso la participación de la Fuerza Armada en un apoyo decidido y directo a la Policía Nacional Civil en la seguridad pública. En ese sentido se han conformado varios esfuerzos. Por un lado estamos con el Comando Zeus desplegados en las 33 zonas de mayor incidencia delincuencial y a más de dos años de iniciar ese esfuerzo los resultados han sido muy positivos. Por el otro lado, estamos también desarrollando operaciones en apoyo a la seguridad pública en la zona fronteriza, a través del Comando Sumpul. Lo que queremos también ahí en los puntos fronterizos no habilitados, que son 62 los que estamos cubriendo, es precisamente erradicar y evitar el tráfico de drogas, evitar el contrabando, evitar toda clase de ilícitos que vaya a circular por medio de la frontera. Finalmente, tenemos al Comando San Carlos, pues vimos que desde los centros penales salían órdenes de crímenes hacia el exterior. Entonces decidimos tomar el control parcial de los centros penales. Actualmente esta misión la retomaron los centros penales, pero nosotros continuamos, como Comando San Carlos, dando seguridad y protección a los centros penales.



Y desde 1993 estamos apoyando a la Policía Nacional Civil a través de los que llamamos ahora los Grupos Conjuntos de Apoyo a la Comunidad, que son equipos de tarea conformados por policías y soldados que están en las comunidades, proporcionando seguridad para que haya mejores niveles de seguridad en las diferentes comunidades.



Diálogo: En estos momentos, ¿de qué manera colaboran con militares de otros países de la región?



General de Brigada Acosta: Afortunadamente en Centroamérica tenemos una entidad llamada Conferencia de Fuerzas Armadas de Centroamérica, donde hay un diálogo sincero entre las Fuerzas Armadas y también estamos aunando esfuerzos por combatir la criminalidad.



Una de las maneras de hacerlo es la coordinación constante que tenemos entre los comandantes de las unidades fronterizas. Tenemos reuniones mensuales entre los comandantes; por poner un ejemplo, el comandante de una unidad fronteriza de El Salvador se reúne con el comandante de una unidad fronteriza de Honduras y con otro comandante de una unidad fronteriza de Guatemala. Ellos se reúnen coordinan esfuerzos en las unidades fronterizas para poder desarrollar patrullajes encaminados a ubicar y aprehender grupos de delincuentes que tratan de realizar actividades ilícitas. Esto genera un clima de confianza y de cooperación entre los países para enfrentar los diferentes retos que tenemos con las amenazas transnacionales.



Diálogo: Si usted tuviera la posibilidad de hacer algo más para mejorar la situación del narcotráfico y del crimen organizado transnacional, ¿qué haría?



General de Brigada Acosta: Como hemos dicho, el problema es regional o el problema es global y necesita soluciones globales. Primero hay que ver el origen de este fenómeno. Sabemos que hay una base de producción y una base de consumo. Entre la base de producción y la base de consumo hay una ruta para unir estos dos fenómenos. Entonces yo creo que estructurando una estrategia continental orientada a esta situación sería interesante desarrollarla, porque tenemos estrategias para combatir el fenómeno del narcotráfico, el fenómeno del crimen organizado. Hay una estrategia para combatirlo, pero creo que hay que trabajar mucho en una estrategia orientada para erradicar la producción y también orientada al consumo. Si hay producción va a haber consumo y si hay consumo va a haber producción. Cuando se unen los dos generan violencia. Entonces habría que buscar ideas o estrategias para esta parte también.



Diálogo: ¿Hay algo más que quisiera comunicarles a los lectores de Diálogo?



General de Brigada Acosta: Quería agradecer al Comando Sur por su presencia acá [en la Conferencia Centroamericana de Seguridad], y reafirmar, en nombre de la Fuerzas Armada de El Salvador, nuestra disposición de integrarnos a todos los esfuerzos que puedan generarse o realizarse en función de que tengamos un mejor continente, que de verdad América sea un continente de paz, de seguridad y de democracia.






Share