• Home »
  • Uncategory »
  • Guatemalan Air Force and U.S. Southern Command Cooperate to Promote Safe Aviation

La Fuerza Aérea guatemalteca y el Comando Sur de EE. UU. cooperan para promover la seguridad en la aviación

Guatemalan Air Force and U.S. Southern Command Cooperate to Promote Safe Aviation

Por Dialogo
febrero 11, 2015





La Fuerza Aérea de Guatemala y un equipo médico del Comando Sur de Estados Unidos (SOUTHCOM) han realizado juntos recientemente la Conferencia de Medicina Aeroespacial, con el fin de fomentar la seguridad de la aviación durante emergencias médicas en Guatemala.

El evento fue una iniciativa de las Fuerzas Aéreas Sur (AFSOUTH), que son un componente de SOUTHCOM, en colaboración con la Guardia Nacional de Arkansas, dentro del marco de trabajo del Programa de Asociación Estatal entre Guatemala y Arkansas para mejorar los esfuerzos de Guatemala por desarrollar un programa de medicina espacial de primera clase, según el Coronel de la Fuerza Aérea de EE.UU. Jimmie D. Bailey, II, Cirujano General del Comando, 12.ª Fuerza Aérea, AFSOUTH.

Durante el curso de cuatro días, del 12 al 15 de enero, especialistas en medicina de aviación y tripulaciones capacitadas en medicina aeroespacial hablaron sobre los mejores métodos de garantizar la seguridad en la aviación, según el sitio web de la Fuerza Aérea de Guatemala (FAG). La medicina aeroespacial estudia las enfermedades y trastornos en los seres humanos que están asociados con volar y los Estados Unidos están al frente de la medicina aeroespacial.

La conferencia tuvo lugar en el Comando Aéreo La Aurora de la FAG. Unos 60 pilotos y 40 médicos, paramédicos y personal de rescate participaron en el seminario, según el Coronel Luis Alfredo Salazar Martínez, Director del Hospital de la FAG.

El entrenamiento fue realizado por tres médicos de la FAG y siete médicos militares de SOUTHCOM, quienes hablaron sobre formas de reducir al mínimo el papel del error humano en incidentes de aviación. “El objetivo de la conferencia era acercar a los médicos al vuelo y acercar a los pilotos a la medicina”, dijo el Cnel. Salazar Martínez. “La prioridad es realizar operaciones de modo seguro y reducir al mínimo la participación de factores humanos en accidentes de aviación.”

Educación médica continua


La reciente conferencia es un ejemplo de la cooperación continua entre FAG y SOUTHCOM. Fue la tercera de estas reuniones y la primera a la cual asistieron varias instituciones gubernamentales civiles y trabajadores de emergencia, incluida la Dirección General de Aviación Civil de la nación, la Agencia de Coordinación de Reducción de Desastres, así como pilotos y bomberos civiles.

Las dos primeras conferencias de medicina aeroespacial se celebraron en 2013 y 2014, respectivamente. Las conferencias están reguladas por la Ley de Aviación Civil de Guatemala y el objetivo primordial de los seminarios es preparar a pilotos, médicos y tripulaciones a tomar decisiones sobre asistencia médica, según la FAG.

En la conferencia, el personal médico cubrió una amplia gama de temas, desde el efecto que el estrés tiene en los pilotos hasta el impacto de la falta de oxígeno (hipoxia) en los aviadores durante el vuelo.

El Comando Militar Guatemalteco de la Unidad de Rescate Humanitario realizó una demostración sobre cómo se preparan las fuerzas armadas para realizar transportes aéreos de emergencia.

Esto ayudará a la FAG a “salir y realizar misiones de rescate, antidrogas, antitráfico ilegal o de seguridad”, declaró Salazar Martínez.

“La conferencia de medicina aeroespacial superó las expectativas”, señaló. “La gente estaba muy ilusionada. Los objetivos fijados por la FAG y el Comando Sur se superaron con creces.”

La FAG certificará eventualmente a pilotos militares


Los clínicos de la FAG realizan chequeos dentales, de optometría, audiometría y exámenes generales de vuelo para los pilotos militares guatemaltecos. Actualmente, médicos civiles certifican si los pilotos militares son aptos para volar. Eventualmente, la FAG certificará a sus propios pilotos.

“Durante los dos últimos años hemos tenido el apoyo del Comando Sur para entrenar tanto a médicos como a pilotos”, agregó Salazar Martinez. “Para continuar el proceso de certificación para nuestros pilotos, el Comando Sur donará equipo para realizar electrocardiogramas, audiogramas y análisis de optometría.”

La capacidad de autocertificación es “esencial”, según Armando Rodríguez Luna, analista de seguridad de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Eventualmente, Guatemala podría ayudar a entrenar a las fuerzas aéreas de otras naciones.

“Guatemala será un centro regional de capacitación para medicina aeroespacial en Centroamérica”, precisó Salazar Martínez.

La FAG cuenta con 1.300 efectivos que sirven en tres comandos aéreos o regiones, según el blog Orden de Batalla
.

En cooperación con SOUTHCOM, Guatemala está fortaleciendo sus programas de entrenamiento, que ayudarán a los militares a combatir el crimen organizado, incluidos los narcotraficantes internacionales.

Mejorar sus protocolos de instrucción es parte del esfuerzo de Guatemala por “desarrollar sus capacidades militares, junto con una serie de inversiones a medio y largo plazo en infraestructura, y por supuesto, en creación de equipos, lo cual debe ir acompañado, obviamente, por entrenamiento e instrucción”, según Rodríguez Luna.




La Fuerza Aérea de Guatemala y un equipo médico del Comando Sur de Estados Unidos (SOUTHCOM) han realizado juntos recientemente la Conferencia de Medicina Aeroespacial, con el fin de fomentar la seguridad de la aviación durante emergencias médicas en Guatemala.

El evento fue una iniciativa de las Fuerzas Aéreas Sur (AFSOUTH), que son un componente de SOUTHCOM, en colaboración con la Guardia Nacional de Arkansas, dentro del marco de trabajo del Programa de Asociación Estatal entre Guatemala y Arkansas para mejorar los esfuerzos de Guatemala por desarrollar un programa de medicina espacial de primera clase, según el Coronel de la Fuerza Aérea de EE.UU. Jimmie D. Bailey, II, Cirujano General del Comando, 12.ª Fuerza Aérea, AFSOUTH.

Durante el curso de cuatro días, del 12 al 15 de enero, especialistas en medicina de aviación y tripulaciones capacitadas en medicina aeroespacial hablaron sobre los mejores métodos de garantizar la seguridad en la aviación, según el sitio web de la Fuerza Aérea de Guatemala (FAG). La medicina aeroespacial estudia las enfermedades y trastornos en los seres humanos que están asociados con volar y los Estados Unidos están al frente de la medicina aeroespacial.

La conferencia tuvo lugar en el Comando Aéreo La Aurora de la FAG. Unos 60 pilotos y 40 médicos, paramédicos y personal de rescate participaron en el seminario, según el Coronel Luis Alfredo Salazar Martínez, Director del Hospital de la FAG.

El entrenamiento fue realizado por tres médicos de la FAG y siete médicos militares de SOUTHCOM, quienes hablaron sobre formas de reducir al mínimo el papel del error humano en incidentes de aviación. “El objetivo de la conferencia era acercar a los médicos al vuelo y acercar a los pilotos a la medicina”, dijo el Cnel. Salazar Martínez. “La prioridad es realizar operaciones de modo seguro y reducir al mínimo la participación de factores humanos en accidentes de aviación.”

Educación médica continua


La reciente conferencia es un ejemplo de la cooperación continua entre FAG y SOUTHCOM. Fue la tercera de estas reuniones y la primera a la cual asistieron varias instituciones gubernamentales civiles y trabajadores de emergencia, incluida la Dirección General de Aviación Civil de la nación, la Agencia de Coordinación de Reducción de Desastres, así como pilotos y bomberos civiles.

Las dos primeras conferencias de medicina aeroespacial se celebraron en 2013 y 2014, respectivamente. Las conferencias están reguladas por la Ley de Aviación Civil de Guatemala y el objetivo primordial de los seminarios es preparar a pilotos, médicos y tripulaciones a tomar decisiones sobre asistencia médica, según la FAG.

En la conferencia, el personal médico cubrió una amplia gama de temas, desde el efecto que el estrés tiene en los pilotos hasta el impacto de la falta de oxígeno (hipoxia) en los aviadores durante el vuelo.

El Comando Militar Guatemalteco de la Unidad de Rescate Humanitario realizó una demostración sobre cómo se preparan las fuerzas armadas para realizar transportes aéreos de emergencia.

Esto ayudará a la FAG a “salir y realizar misiones de rescate, antidrogas, antitráfico ilegal o de seguridad”, declaró Salazar Martínez.

“La conferencia de medicina aeroespacial superó las expectativas”, señaló. “La gente estaba muy ilusionada. Los objetivos fijados por la FAG y el Comando Sur se superaron con creces.”

La FAG certificará eventualmente a pilotos militares


Los clínicos de la FAG realizan chequeos dentales, de optometría, audiometría y exámenes generales de vuelo para los pilotos militares guatemaltecos. Actualmente, médicos civiles certifican si los pilotos militares son aptos para volar. Eventualmente, la FAG certificará a sus propios pilotos.

“Durante los dos últimos años hemos tenido el apoyo del Comando Sur para entrenar tanto a médicos como a pilotos”, agregó Salazar Martinez. “Para continuar el proceso de certificación para nuestros pilotos, el Comando Sur donará equipo para realizar electrocardiogramas, audiogramas y análisis de optometría.”

La capacidad de autocertificación es “esencial”, según Armando Rodríguez Luna, analista de seguridad de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Eventualmente, Guatemala podría ayudar a entrenar a las fuerzas aéreas de otras naciones.

“Guatemala será un centro regional de capacitación para medicina aeroespacial en Centroamérica”, precisó Salazar Martínez.

La FAG cuenta con 1.300 efectivos que sirven en tres comandos aéreos o regiones, según el blog Orden de Batalla
.

En cooperación con SOUTHCOM, Guatemala está fortaleciendo sus programas de entrenamiento, que ayudarán a los militares a combatir el crimen organizado, incluidos los narcotraficantes internacionales.

Mejorar sus protocolos de instrucción es parte del esfuerzo de Guatemala por “desarrollar sus capacidades militares, junto con una serie de inversiones a medio y largo plazo en infraestructura, y por supuesto, en creación de equipos, lo cual debe ir acompañado, obviamente, por entrenamiento e instrucción”, según Rodríguez Luna.
Share