Colombia y Panamá amplían operaciones conjuntas en su frontera común

Colombia and Panama Ramp Up Joint Operations Along Their Shared Border

Por Roberto López Dubois/Diálogo
octubre 03, 2017

Colombia y Panamá instalarán dos puestos adicionales de vigilancia conjunta en los pasos fronterizos de La Balsa y La Olla, según acordaron las autoridades de seguridad de ambos países en la última Comisión Binacional Fronteriza (COMBIFRON), celebrada del 29 de agosto al 1.º de septiembre en Medellín, Colombia. Con un total de cuatro puestos en la región fronteriza, las partes trabajan para que los puestos puedan estar operativos para enero de 2018. “Estas instalaciones les permiten a los soldados colombianos patrullar el territorio desde su lado y lo mismo a los efectivos panameños”, aseguró el ministro de Seguridad Pública de Panamá Alexis Bethancourt. “Además, ayuda en el control entre ambos países de las veredas en la selva usadas por el crimen organizado, permite el control de los flujos migratorios y frena las acciones del narcotráfico”. Las fuerzas armadas de ambos países trabajan de manera conjunta en el combate al narcotráfico, tráfico humano, migración ilegal, minería ilegal y otros delitos en el área limítrofe entre ambos países. En la actualidad, operan los puestos de revisión de Alto Limón y La Unión. “Los puestos avanzados de vigilancia juegan un papel estratégico para el control en el cordón fronterizo”, agregó el Comisionado Guillermo Valdés, jefe de operaciones del Servicio Nacional de Fronteras (SENAFRONT). “Todos los corredores de movilidad de las amenazas que venían de un punto a otro han sido bloqueados con ese fin”. Sumado a las nuevas instalaciones de seguridad, durante el encuentro se acordó cambiar la frecuencia de las reuniones de seis a cuatro meses, y se estableció que la próxima reunión será en Colombia, a finales de noviembre. Cómo opera COMBIFRON La COMBIFRON es un mecanismo de coordinación creado por los gobiernos de Colombia y Panamá para enfrentar los problemas de seguridad en su frontera común. En cada reunión cada delegación presenta inicialmente las nuevas amenazas que afectan a su territorio y las estrategias para combatirlas. Luego discuten las acciones a tomar entre ambos. “En estas reuniones hemos establecido las líneas de comunicación, desde los aspectos estratégicos hasta los operacionales”, explicó el Comisionado Oriel Ortega Benítez, subdirector de SENAFRONT. “Hacemos una integración de tres puntos focales muy importantes, que son intercambio de información, de entrenamiento y las proyecciones a nivel estratégico. Más allá de la planificación hemos ejecutado operaciones simultáneas en ambos países; por ejemplo, la Operación Escudo y la Operación Patria. Lo que vamos a hacer ahora lo haremos de manera integral”, agregó. Las amenazas La principal amenaza en el área es el narcotráfico, que a medida que se aplican diferentes acciones para combatirlo se modifica para intentar mantenerse. “Ha cambiado su modalidad porque en principio sabíamos que venían en embarcaciones grandes: las chalupas. Luego comenzaron a transportar la droga en el doble fondo de embarcaciones más pequeñas”, explicó el Comisionado Valdés. “Pero hoy en día como se les ha bloqueado esa parte acuática, distribuyen la droga por vía terrestre por medio de caminantes, los llamamos mochileros”. Colombia planteó además el incremento de la minería ilegal y cómo se utilizan equipos que fabrican con implementos de la naturaleza para extraer oro de los ríos. También se planteó la incidencia de la trata de personas, que podría incrementarse en un futuro cercano debido al aumento de visitantes a la zona. Ventajas de COMBIFRON COMBIFRON hace posible establecer mecanismo de coordinación sincronizada entre ambos países, que permite contrarrestar las diferentes amenazas en la frontera común entre Panamá y Colombia. Para lograr el intercambio de información permanente y constante entre las instituciones las partes se han valido de la última tecnología, que les permite desde hacer videoconferencias hasta simples mensajes por Internet. “La COMBIFRON permite un intercambio de información que es un valioso recurso en el tema del narcotráfico y el crimen organizado”, agregó el ministro Bethancourt. “Nosotros necesitamos que los países compartan información de quiénes son [los que cometen las acciones delictivas], qué hacen, a dónde van, y con esa información podemos contribuir a cerrarles el camino”. La primera reunión data de junio de 2003. En esa ocasión, Colombia y Panamá acordaron el establecimiento de un manual de coordinación fronteriza terrestre, aérea y naval, así como de un banco de datos con los antecedentes delictivos de los residentes en poblados, provincias y departamentos cercanos a la frontera. Los asistentes decidieron mantener reuniones de manera periódica, lo que permite que las fuerzas de ambos países alcancen nuevos acuerdos con más frecuencia e incrementen las acciones para garantizar la seguridad fronteriza. Inicialmente, Panamá y Colombia decidieron hacer este tipo de encuentros debido a la situación generada por el accionar de grupos narcoterroristas en su frontera común. Los grupos fuera de la ley realizaban acciones delictivas en Colombia y cruzaban la frontera para refugiarse en la espesa y solitaria selva panameña. “Este tipo de encuentros de coordinación seguirán para tratar temas de seguridad, cooperación y algunos otros temas que tenemos en común”, dijo el ministro Bethancourt. “Hemos tenido resultados muy positivos en varios cursos de acción, como la planificación de patrullajes conjuntos, además de la estructuración de planes conjuntos, de trabajo integrado y de otras operaciones en cada país”, finalizó.
Share