Chile y Argentina custodian el territorio Antártico

Chile and Argentina safeguard Antarctic territory

Por Dialogo
diciembre 10, 2014






El buque ATF 66 Galvarino
y el rompehielo AP Viel
, pertenecientes a la Armada de Chile, y el remolcador Aviso ARA Suboficial Castillo
, de la Armada Argentina, son los guardianes del territorio antártico durante la 17ª Patrulla Antártica Naval Combinada (PANC).

“[La PANC] es un esfuerzo sistemático conjunto en el área de responsabilidad común en la Antártica, establecido en el Convenio Internacional sobre Búsqueda y Salvamento marino en 1979”, dijo el Contraalmirante Felipe García Huidobro, Comandante en Jefe de la III Zona Naval de la Armada de Chile.

El 15 de noviembre, desde la III Zona Naval de Punta Arenas, el extremo austral del Chile, zarparon las naves chilenas hacia el territorio antártico, mientras que el buque argentino Suboficial Castillo
lo hizo desde el Área Naval Austral de la Armada Argentina en Ushuaia.

La misión de este operativo binacional es salvaguardar la seguridad en el continente blanco realizando labores de rescate, salvamento marino, además de control y combate de la contaminación de las aguas en caso de accidente, como el caso del pesquero chino Kai-Xin
en abril de 2013.

“Mientras pasaba por el estrecho de Bransfield de la península Antártica, sufrió un incendio a bordo y tres días después su hundimiento”, contó García Huidobro.

En la ocasión, la acción temprana del remolcador Lautaro
impidió la contaminación de las aguas.

“[El Lautaro
rastreó el área en la búsqueda de restos y la dispersión mecánica de trazas de hidrocarburo”, precisó.

la PANC se originó en 1998, cuando Chile y Argentina asignaron un acuerdo para realizarlo todos los años durante el periodo estival, debido al aumento del tráfico marítimo desde y hacia el continente blanco, tanto de operadores nacionales como extranjeros. Delegaciones científicas, cruceros turísticos y el tránsito de buques pesqueros o buques de tareas logística han se incrementado en la Antártica, por lo tanto no están exentos de emergencias.

Periodos de vigilancia combinada


La PANC se desarrolla durante120 días, involucra una dotación de 250 marinos embarcados y más de 15 mil millas náuticas de recorrido por 34 bases y refugios de la Antártica.

La patrulla se divide en cuatro periodos que se desarrollarán en forma combinada y alternada: “Alfa”, “Bravo”, “Charlie” y “Delta”, con 30 días de duración cada uno, hasta el 15 de marzo de 2015.

Durante cada periodo, las naves de Chile y Argentina se van alternando las labores de vigilancia y rescate. Así, a quien le corresponde dirigir las tareas se le denomina “Buque de Servicio Antártico”, mientras que el otro país actúa como “Buque de Apoyo Antártico, asistiendo en caso de ser necesario, o apenas esperando su periodo de vigilancia.

El primer periodo de patrullaje – “Alfa” – partió con el remolcador chileno Galvarino
en las labores de vigilancia. Su tarea es dar apoyo logístico a las bases chilenas en la Antártica, trasladar el material y personal, además de realizar mantenimiento a una cantidad importante de la señalización marítima del área.

Adicionalmente, en la fase “Alfa” y en calidad de “Observador Antártico”, está participando en la dotación chilena el Teniente Navío Guillermo Zerdán, Segundo Comandante del Aviso Alférez Sobral
de Argentina. El objetivo es adquirir conocimientos en materia de navegación y estrechar lazos de camaradería.

El 15 de diciembre se produce el primer periodo de relevo, cuando asumirá las tareas de vigilancia el remolcador Aviso ARA Suboficial Castillo
, de la Armada Argentina.

En cada relevo se llevan a cabo ejercicios de entrenamiento simulado en conjunto en ambas unidades, tales como procedimientos de enlace, búsqueda y rescate, asistencia médica a distancia, evacuación de heridos, combate a la contaminación y remolque.

“Nos permite incrementar la capacidad de operar en forma combinada así como también establecer protocolos de acción conjunta”, dijo Felipe García Huidobro.





El buque ATF 66 Galvarino
y el rompehielo AP Viel
, pertenecientes a la Armada de Chile, y el remolcador Aviso ARA Suboficial Castillo
, de la Armada Argentina, son los guardianes del territorio antártico durante la 17ª Patrulla Antártica Naval Combinada (PANC).

“[La PANC] es un esfuerzo sistemático conjunto en el área de responsabilidad común en la Antártica, establecido en el Convenio Internacional sobre Búsqueda y Salvamento marino en 1979”, dijo el Contraalmirante Felipe García Huidobro, Comandante en Jefe de la III Zona Naval de la Armada de Chile.

El 15 de noviembre, desde la III Zona Naval de Punta Arenas, el extremo austral del Chile, zarparon las naves chilenas hacia el territorio antártico, mientras que el buque argentino Suboficial Castillo
lo hizo desde el Área Naval Austral de la Armada Argentina en Ushuaia.

La misión de este operativo binacional es salvaguardar la seguridad en el continente blanco realizando labores de rescate, salvamento marino, además de control y combate de la contaminación de las aguas en caso de accidente, como el caso del pesquero chino Kai-Xin
en abril de 2013.

“Mientras pasaba por el estrecho de Bransfield de la península Antártica, sufrió un incendio a bordo y tres días después su hundimiento”, contó García Huidobro.

En la ocasión, la acción temprana del remolcador Lautaro
impidió la contaminación de las aguas.

“[El Lautaro
rastreó el área en la búsqueda de restos y la dispersión mecánica de trazas de hidrocarburo”, precisó.

la PANC se originó en 1998, cuando Chile y Argentina asignaron un acuerdo para realizarlo todos los años durante el periodo estival, debido al aumento del tráfico marítimo desde y hacia el continente blanco, tanto de operadores nacionales como extranjeros. Delegaciones científicas, cruceros turísticos y el tránsito de buques pesqueros o buques de tareas logística han se incrementado en la Antártica, por lo tanto no están exentos de emergencias.

Periodos de vigilancia combinada


La PANC se desarrolla durante120 días, involucra una dotación de 250 marinos embarcados y más de 15 mil millas náuticas de recorrido por 34 bases y refugios de la Antártica.

La patrulla se divide en cuatro periodos que se desarrollarán en forma combinada y alternada: “Alfa”, “Bravo”, “Charlie” y “Delta”, con 30 días de duración cada uno, hasta el 15 de marzo de 2015.

Durante cada periodo, las naves de Chile y Argentina se van alternando las labores de vigilancia y rescate. Así, a quien le corresponde dirigir las tareas se le denomina “Buque de Servicio Antártico”, mientras que el otro país actúa como “Buque de Apoyo Antártico, asistiendo en caso de ser necesario, o apenas esperando su periodo de vigilancia.

El primer periodo de patrullaje – “Alfa” – partió con el remolcador chileno Galvarino
en las labores de vigilancia. Su tarea es dar apoyo logístico a las bases chilenas en la Antártica, trasladar el material y personal, además de realizar mantenimiento a una cantidad importante de la señalización marítima del área.

Adicionalmente, en la fase “Alfa” y en calidad de “Observador Antártico”, está participando en la dotación chilena el Teniente Navío Guillermo Zerdán, Segundo Comandante del Aviso Alférez Sobral
de Argentina. El objetivo es adquirir conocimientos en materia de navegación y estrechar lazos de camaradería.

El 15 de diciembre se produce el primer periodo de relevo, cuando asumirá las tareas de vigilancia el remolcador Aviso ARA Suboficial Castillo
, de la Armada Argentina.

En cada relevo se llevan a cabo ejercicios de entrenamiento simulado en conjunto en ambas unidades, tales como procedimientos de enlace, búsqueda y rescate, asistencia médica a distancia, evacuación de heridos, combate a la contaminación y remolque.

“Nos permite incrementar la capacidad de operar en forma combinada así como también establecer protocolos de acción conjunta”, dijo Felipe García Huidobro.
ASI DEBEN ESTAR CHILE Y ARGENTINA UNIDOS , Y DEFENDER SUS INTERESES , Y PRESTARSE APOYO , EN CASO DE CUALQUIER AGRECION , Y PROBLEMAS HUMANITARIOS , SIGAN ASI , QUE SON UN EJEMPLO PARA EL MUNDO.
Share