Encuentro entre Fuerzas Armadas de Brasil alinea conocimientos de guerra electrónica

Brazilian Armed Forces Summit Aligns Electronic Warfare Knowledge

Por Andréa Barretto/Diálogo
noviembre 21, 2017

Cerca de 100 militares y civiles participaron en el VIII Encuentro de Guerra Electrónica de Defensa (EGED), que se realizó en el auditorio del Departamento de Ciencia y Tecnología del Ejército de Brasil (EB) en Brasília, el 13 y el 14 de septiembre. Las tres fuerzas se turnan la organización de cada edición del evento anual.

En 2017 el EB condujo las actividades por medio de su Centro de Instrucción de Guerra Electrónica (CIGE). La unidad integra la estructura del Comando de Comunicaciones y Guerra Electrónica del Ejército y se encarga de la capacitación de militares en ese campo. “El EGED siempre cuenta con la participación de militares de las tres fuerzas que se reúnen para conversar y presentar los principales proyectos sobre guerra electrónica que se realizan en el campo de la defensa”, explicó el Coronel del EB Luis Carlos Sousa, comandante del CIGE.

“La guerra electrónica es dinámica, moderna y constante. Todos los días surge alguna novedad en el área. En el EGED tenemos la oportunidad de actualizarnos en cuanto a lo que hace la industria y el personal académico, que muchas veces nos traen soluciones que se pueden aprovechar en el medio militar”, afirmó el Capitán de Navío de la Marina de Brasil Marcelo Alcides Albuquerque da Costa, director del Centro de Guerra Electrónica de la Marina (CGEM), que coordinará el EGED en 2018.

Guerra electrónica contra guerra cibernética

La guerra electrónica trabaja con el espectro electromagnético y tiene dos vertientes, una de comunicación y la otra de no-comunicación. “La vertiente de la comunicación se ocupa de las señales electromagnéticas que cargan una información, como por ejemplo las radios”, explicó el Cnel. Luis Carlos. “Por otro lado, la vertiente de la no-comunicación es la que trata las señales que no transportan un contenido, ya que la propia señal constituye en sí misma un mensaje, como es el caso de los radares”.

A su vez, la guerra cibernética se enfoca en otros aspectos, como los que se relacionan con las redes computacionales integradas. “Pero hay una intersección entre las dos, porque cuando la guerra cibernética pasa a las redes inalámbricas, esta entra en el espectro electromagnético. Son áreas muy cercanas. La integración entre las actividades de guerra electrónica y guerra cibernética fue, incluso, uno de los puntos que se discutieron en el encuentro”, aclaró el Cap. de Nav. Albuquerque. Dentro del cuadro institucional de las Fuerzas Armadas de Brasil existen organizaciones distintas para cada uno de esos campos de defensa, pero la tendencia es que empiecen a desarrollarse de una manera cada vez más enlazada, según el Cap. de Nav. Albuquerque.

Intercambio de experiencias

Durante los dos días del EGED representantes del Ejército, la Marina y la Aeronáutica de Brasil presentaron los principales proyectos y actividades desarrollados en el campo de la guerra electrónica, además de los retos relativos a esa área de actuación. Entre los temas que se abordaron, uno de los que destacaron fue el Sistema Integrado de Monitoreo de Frontera (SISFRON). Uno de los programas más robustos del EB, el SISFRON se apoya en el uso de tecnología de radares de vigilancia terrestre, equipos de comunicación y transmisión satelital, entre otras, para ampliar la vigilancia en la línea de la frontera continental brasileña. El objetivo es usar estos equipos para reunir la máxima información posible para poder ayudar de forma estratégica a la toma de decisiones por parte de las autoridades de defensa del país.

“El desarrollo del SISFRON depende de un conocimiento sobre el ambiente electromagnético. Y el modelo que usa el EB para armar el programa fue uno de los puntos difundidos y discutidos en el encuentro”, dijo el Cnel. Luis Carlos. “La idea del EGED es compartir conocimientos sobre los proyectos que están funcionando bien en una fuerza, de modo que ese producto pueda servir a las demás fuerzas, con el fin de minimizar la redundancia en el área y optimizar resultados”, afirmó.

La interoperabilidad de las actividades de guerra electrónica desarrolladas por las Fuerzas Armadas es el primer objetivo citado por la Política de Guerra Electrónica de Defensa brasileña, establecida por medio de la Ordenanza Normativa N.º 333, publicada en 2004. Para que el trabajo conjunto sea posible, la alineación sobre la doctrina militar es un paso fundamental. Las Fuerzas Armadas han aprendido sobre eso también en operaciones prácticas, además de participar en eventos como el EGED.

El Cap. de Nav. Albuquerque subrayó la importancia del trabajo conjunto entre las fuerzas y citó un ejemplo: “La Marina estaba desarrollando un trabajo en el área de comunicaciones y detectó una señal determinada en la Amazonia. En esa ocasión entramos en contacto con el Ejército de Brasil, que nos apoyó de inmediato y suministró los datos que necesitábamos”, dijo el Cap. de Nav. Albuquerque. “Así logramos detectar que se trataba de la transmisión de un diálogo en un dialecto indígena y pudimos entender lo que estaba sucediendo.”

La relación con la Fuerza Aérea de Brasil (FAB) también es frecuente. Con sus aeronaves la FAB colabora con la vigilancia del territorio marítimo brasileño. Mientras sobrevuelan la zona, los equipos transportados en aviones recogen datos que se transmiten a la Marina y se suman a los que han reunido los equipos de sus embarcaciones. Este conjunto de datos fundamenta la orientación de las patrullas navales que se llevan a cabo en esa zona.
Share