Las USF-I asesoran y colaboran con intensificación de esfuerzos

Por Dialogo
dezembro 16, 2010


Las tropas estadounidenses están reforzando sus esfuerzos para asesorar, asistir y equipar a las Fuerzas de Seguridad Iraquíes debido al plazo fijado en diciembre de 2011 para que todas las tropas estadounidenses abandonen el país, según declaró el Brigadier General del Ejército Jeffrey S. Buchanan.

Buchanan, director de efectos estratégicos en Bagdad, expresó que la misión de asesoramiento y asistencia en Irak se ha desarrollado bien desde el término de la misión estadounidense de combate en agosto.

No obstante, aclaró que aún queda mucho por hacer.

“Tenemos mucho que lograr y tenemos mucha entereza para hacer todo lo posible antes de que partan las fuerzas estadounidenses”, expresó Buchanan.

Agregó que los oficiales de las fuerzas estadounidenses e iraquíes están evaluando muchas distintas opciones para el próximo año.

“Nuestra idea es hacer todo lo que podamos”, puntualizó Buchanan. “No queremos comenzar a retirar nuestras fuerzas y cerrar bases ahora, ya que va a limitar lo que llevemos a cabo”.

Es probable que las fuerzas americanas mantengan su fuerza durante el comienzo del verano, declaró Buchanan. Las tropas trabajan en la transición de las capacidades de entrenamiento policial, por ejemplo, con el Departamento de Estado antes de la retirada.

Buchanan comentó que los 50.000 miembros de las fuerzas estadounidenses que permanecen en Irak también tienen otras dos misiones que cumplir: conducir operaciones conjuntas antiterroristas y trabajar en la transición de la misión en el país para que el Departamento de Estado asuma el liderazgo.

El terrorismo sigue siendo un problema en Irak, ya que al-Qaeda intenta orquestar su regreso, manifestó.

“No tienen el apoyo del pueblo”, dijo el general. “Sus ataques continúan. Al-Qaeda es determinante y nunca han cambiado. Sin embargo, sufrieron degradación debido a esfuerzos combinados de las fuerzas de seguridad iraquíes y estadounidenses”.

Buchanan agregó que al-Qaeda no puede atraer dinero ni ciudadanos iraquíes o de otras nacionalidades para que se sumen a su causa. Las fuerzas de seguridad iraquíes lideran la seguridad del país y los ataques diarios se encuentran en su nivel más bajo desde el comienzo de la Operación Libertad Iraquí en marzo de 2003. “Las ISF siguen realizando un excelente trabajo y seguirán mejorando”, declaró Buchanan.

Existen dos acuerdos que rigen las relaciones entre los Estados Unidos e Irak, según expresó el general. El primero es un acuerdo en materia de seguridad que se firmó en 2008, bajo el cual todas las tropas estadounidenses dejarían Irak a fines del año que viene.

“La misión de las fuerzas estadounidenses en Irak se completará y la presencia de nuestras tropas será nula”, dijo Buchanan. “No obstante, en realidad esto no es un final, sino un punto de transición que se basa en otro acuerdo que firmamos: el Acuerdo de Marco Estratégico”.

Dicho acuerdo contempla la relación a largo plazo entre Estados Unidos e Irak en materia de agricultura, desarrollo económico, gobernanza, educación, ciencia y tecnología y seguridad. El general denominó a los esfuerzos una oportunidad de construir una “alianza duradera” que permanecerá luego de que las fuerzas estadounidenses hayan dejado el país.

La moral de las fuerzas estadounidenses en Irak es “bastante alta”, sentenció el general. “Están marcando una diferencia y pueden verse los efectos de esta diferencia día a día”. Los miembros del servicio que trabajaron en Irak previamente, especialmente en 2006 y 2007, ven un cambio formidable en el país, agregó.

“Me siento muy optimista sobre la dirección que están tomando los iraquíes porque conozco lo que han pasado”, dijo Buchanan. “A lo largo de los años pude ver su crecimiento en materia de calidad y cantidad. Están mejorando día a día. Aún nos queda mucho por hacer. No hemos terminado”.



Share