General informa sobre una situación relativamente calma en Haití

Navy aircraft carrier playing major role in relief efforts

Por Dialogo
janeiro 20, 2010

WASHINGTON – Por segundo día consecutivo, oficiales militares describieron la situación de la seguridad en Haití como “relativamente calma“, en medio de la lucha de dicho país por recuperarse luego del devastador sismo. En espera de que el aporte militar estadounidense crezca a más de 10.000 efectivos hacia el final del día, la evaluación positiva llega luego de que fuentes oficiales de los Estados Unidos y residentes haitianos informaron que el número de incidentes violentos ha bajado a los niveles anteriores del sismo. “Aquí en Haití la situación en materia de seguridad permanece relativamente en calma”, expresó el Mayor General del Ejército Daniel Allyn, subcomandante de las operaciones estadounidenses en Haití, según informó hoy el equipo de prensa del Pentágono. “Los puestos de distribución permanecen en orden a lo largo de los esfuerzos de ayuda humanitaria. Además, la respuesta por parte del pueblo haitiano ha sido positiva". Cabe resaltar que en la actualidad unos 7.000 efectivos de las tropas estadounidenses están operando en Haití, incluyendo 2.000 en tierra y más de 5.000 cerca de las costas haitianas. El 2° Equipo de la Brigada de Combate, perteneciente a la División Aerotransportada N° 82, continúa llegando al país, teniendo en cuenta se espera la llegada de la última parte de la brigada dentro de cuarenta y ocho horas. Además, cerca de ochocientos Infantes de Marina, pertenecientes a la Unidad Expedicionaria de la Infantería de Marina N°22, llegaron anoche a las costas. Sin embargo, a pesar del creciente aporte militar para reforzar la situación de seguridad, que ya lleva dos días demostrando datos relativamente optimistas, el comandante estadounidense a cargo en Haití expresó ayer que los incidentes de seguridad en el devastado país siguen obstaculizando los esfuerzos para entregar asistencia humanitaria. Además, Allyn recalcó en el día de hoy que podrían desatarse episodios violentos. “Obviamente, estamos atentos a los signos de inestabilidad”, manifestó Allyn. “En este momento, focos desestabilizadores en algunas regiones de Haití y las fuerzas de seguridad de las Naciones Unidas están trabajando con la Policía Nacional de Haití para contener esos focos a medida que surgen. Han sido capaces de ocuparse de ellos con eficiencia y confiamos en que seguirán haciéndolo”. Allyn agregó que a veces dicha inestabilidad es causada por personas que necesitan alimentos, agua u otros suministros indispensables para la vida, y otras veces es producto de la actividad criminal. Recalcó que las prisiones haitianas colapsaron durante el sismo, lo que permitió la fuga de los reclusos. El general citó el progreso logrado entre los diezmados rangos de la policía haitiana, que se redujo a quinientos efectivos de fuerza luego del sismo, pero que se ha cuadruplicado, resultando en unos dos mil efectivos policiales que anoche se reportaron en servicio. “Indefectiblemente, es necesario para las fuerzas de seguridad del gobierno de Haití, la Policía Nacional haitiana, incrementar sus capacidades”, agregó Allyn. El general elogió a las Naciones Unidas, que dirige los operativos de seguridad en Haití para contribuir a la restauración de la estabilidad y seguridad del pueblo haitiano y su gobierno. Bajo esta rúbrica, los esfuerzos militares estadounidenses colaboran para apoyar a la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), que orquesta las contribuciones del gobierno estadounidense para las misiones de ayuda. Por su parte, el Departamento de Defensa ha acordado la suma de veinte millones de dólares en fondos de emergencia para ayuda humanitaria, destinados a Haití, y dispuso tropas en acción luego del sismo, en espera del incremento en las capacidades militares estadounidenses al adicional más tropas y el arribo del USNS Comfort, un buque-hospital militar.
Share