Los pescadores ayudan al Servicio Nacional Aeronaval de Panamá a combatir el crimen

Fishermen Help Panama’s National Aeronaval Service Fight Crime

Por Dialogo
outubro 05, 2015

YO creo q la colaboracion es muy util.siempre q no entre politicoS o abogados.porque se pierden el Patriotismo ,debemos el pueblo ayudar como voluntario sin goce de sueldo a la lucha .asi no se pierde la Patria




Las autoridades de seguridad panameñas están trabajando con la población civil para desarrollar una cultura de prevención en la que la población trabaje con los funcionarios para garantizar la seguridad pública, e incluso se han extendido estas iniciativas a la coordinación con los pescadores del país.

A través de Pescadores Vigilantes, un programa creado para estrechar la comunicación entre los pescadores y las autoridades, se alienta a los participantes a denunciar a las autoridades policiales situaciones sospechosas que puedan involucrar robos o tráfico de drogas. La iniciativa, que comenzó el 20 de noviembre de 2014, está diseñada para operar de manera similar al programa Vecinos Vigilantes, una iniciativa comunitaria de educación y prevención de la delincuencia puesta en marcha por la Policía Nacional en 1995.

Mediante capacitaciones y formación constante para los pescadores y sus familias, se ha logrado establecer un ambiente en el cual la comunidad participa de manera activa en los esfuerzos de prevención de la delincuencia, según el Teniente del Servicio Nacional Aeronaval de Panamá (SENAN) Omar De León, coordinador de Pescadores Vigilantes.

“Los pescadores han recibido diferentes tipos de capacitaciones, desde las medidas básicas de seguridad a la hora de navegar hasta terapias familiares para fortalecer sus vínculos dentro del hogar. En menos de un año de la aplicación del programa, hemos logrado que más del 50% de los pescadores se legalice obteniendo su licencia con la Autoridad Marítima de Panamá o renovando sus permisos de pesca ante la Autoridad de los Recursos Acuáticos de Panamá, que son las dos instituciones que nos acompañan en esta iniciativa”.

Los pescadores aportan información a las fuerzas de seguridad


Los pescadores ayudan principalmente en los esfuerzos por mantener el estado de alerta y compartir información.

“La idea es que ellos mismos se conviertan en vigilantes de sus playas y denuncien cualquier irregularidad a través de la línea de emergencia 108. Con el programa hemos logrado reducir los hurtos de motores y embarcaciones. Hemos ofrecido charlas dirigidas a evitar el consumo de alcohol y sustancias ilícitas en los puertos y embarcaciones. Han disminuido los casos de búsqueda de embarcaciones a la deriva por desperfectos mecánicos y muy importante, se ha logrado reducir la entrada y salida de sustancias ilícitas por los puertos y playas del país”.

En el Golfo de Panamá, por ejemplo, que abarca el archipiélago de Las Perlas y la Isla de Saboga, el programa tiene alcance en 40 comunidades pesqueras y hasta el momento 4.050 pescadores y sus familias han recibido capacitación. El mar panameño suele ser blanco del narcotráfico internacional en su ruta por Centroamérica para transportar distintas clases de drogas hacia México, Estados Unidos y otros destinos.

Las autoridades del SENAN trabajan continuamente para combatir este flagelo. Desde el 1 de enero, el SENAN ha desplegado 32 operaciones de incautación en distintas zona costeras del país, cuyo resultado se traduce en 12 toneladas de drogas decomisadas, de las cuales 11.800 kg fueron de cocaína y siete de heroína. Pescadores afiliados al programa han colaborado aportando datos que han sido de gran ayuda en la consecución de estos operativos, según el Teniente De León.

Actualmente, el programa Pescadores Vigilantes está presente en seis de las 10 provincias que integran la división político-territorial del país: Panamá Oeste, Colón, Panamá, Los Santos, Herrera y Coclé. Las autoridades esperan que en los próximos meses las cuatro provincias restantes se integren al programa.

El programa mejora la vida de los pescadores


Daniel Bravo, coordinador ciudadano de Pescadores Vigilantes en su comunidad en la Isla de Saboga, asegura que la iniciativa les ha cambiado la vida a todos para mejor.

“La vida del pescador es difícil”, añadió Bravo, que se ha dedicado a la pesca durante aproximadamente 50 años. “En el mar hay que luchar contra muchas cosas: el mal tiempo, las fallas mecánicas de las lanchas, entre otras. Pero con este nuevo programa todo ha cambiado. Ahora nos sentimos más seguros, no sólo porque hablamos de manera frecuente con los funcionarios del SENAN sino porque además nos han enseñado sobre las medidas de prevención y seguridad en alta mar. Tenemos más confianza y ya sabemos cómo denunciar cualquier irregularidad”.

Además, los intereses comunes compartidos por efectivos de seguridad y pescadores han trabajado en beneficio de estos últimos. Parte del programa contempla ayudar a los pescadores a mantener sus lanchas en buen estado, tomando en consideración que son sus herramientas de trabajo para ganarse el sustento diario. Así, los pescadores pueden mantener su vigilancia, y esa ayuda es fundamental para los esfuerzos del SENAN en la lucha contra el narcotráfico.

“Nuestro propósito es construir todos los días un mejor país y para ello necesitamos a la población de nuestro lado”, afirmó el Teniente De León. “Ese lazo de comunicación entre las personas y sus autoridades debe ser cada vez más fuerte y eso es lo que estamos alcanzando con cada familia pesquera que incorporamos a Pescadores Vigilantes”.
Share