Ejército Nacional de Colombia contribuye al desarrollo en Arauca

Colombian National Army Aids Development in Arauca

Por Dialogo
novembro 05, 2015

Estas acciones cívico militares son las que se deben incrementar en el postconflictp para ganar aceptación de la población civil Ojala que las ratas de las farc lad pongan a construir todas las casas q tumbaron con bombas...




El Ejército Nacional de Colombia está llevando a cabo una serie de iniciativas en el marco de la campaña Espada de Honor para promover el desarrollo en el departamento de Arauca, una región que ha sufrido significativamente el conflicto armado entre el gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), el Ejército de Liberación Nacional (ELN) y bandas criminales.

Desde el 2012, la Fuerza Tarea Quirón, de la Octava División del Ejército, ha apoyado al desarrollo en varios municipios en Arauca, y en Cubará, en el departamento de Boyacá, mediante la construcción, mantenimiento y reparación de componentes cruciales de infraestructura de la misión. En abril, por ejemplo, el Batallón de Ingenieros finalizó la pavimentación de 17,5 km entre Saravena, en Arauca, y Cubará. Esta obra de conexión entre los dos departamentos es crucial para la región, pues amplía la posibilidad de comercio hasta los departamentos de Santander y Norte de Santander.

“Gracias a las obras del Ejército ahora tenemos un área urbana mucho más apacible”, señaló Edgar Ortiz, Secretario de Gobierno de Tame, Arauca. “El Centro para el Adulto Mayor, la pavimentación de la calle que conecta al colegio con la vía principal, el coliseo con su entorno de esparcimiento... Todo hace parte de una infraestructura vital para nosotros”.

Revitalización de regiones impactadas por la actividad ilegal


Los proyectos de infraestructura apoyados por el Ejército promueven el desarrollo en regiones donde la economía ha sido dañada por la violencia de las FARC y el ELN.

A comienzos de la década de 1970, grupos armados ilegales comenzaron a asentarse seriamente en Arauca, una región rural escasamente poblada, con 9,74 habitantes por Km², muy por debajo del promedio nacional por departamento de 37 por Km². Estos grupos apuntaron a la industria petrolera de la región, robando petróleo de los oleoductos para financiar sus empresas ilícitas.

Con el correr de los años, las FARC, el ELN y otras bandas comenzaron a participar en actividades que afectaron la economía de la región, como la extorsión, los secuestros por rescate, el narcotráfico y la destrucción de oleoductos y torres de alta tensión. También asesinaron a alcaldes, jueces, militares, policías y periodistas, en tanto que la violencia de las FARC y el ELN también ocasionó el desplazamiento de miles de habitantes de esa región.

Aún así, las Fuerzas Armadas de Colombia han logrado un avance significativo en la lucha contra las FARC, el ELN y otros grupos ilegales en los últimos años, y diversas iniciativas militares exitosas han mejorado la seguridad en las zonas afectadas por los grupos terroristas y criminales. Por ejemplo, en 2012, un ataque aéreo del Ejército destruyó un campamento de las FARC cerca del poblado de Puerto Jordán, en Arauca, lo que forzó a los terroristas a retirarse y permitió a las fuerzas de seguridad retomar el control del área.

Por consiguiente, las mejoras en la seguridad pública han abierto una puerta para la implementación de proyectos de desarrollo. Los pobladores están agradecidos por las mejoras en materia de seguridad y los proyectos de desarrollo que el Ejército lleva a la región.

“Llevo viviendo 15 años aquí y es la primera vez que veo progreso en el pueblo”, afirmó Carlos Martínez, presidente de la Junta de Acción Comunal Araguaney de Puerto Jordán, un poblado del municipio de Tame. “Desde que llegaron los militares a desarrollar obras se vive otro ánimo y tenemos la posibilidad de expresarnos de una manera diferente”.

Hoy Puerto Jordán es un pueblo que ha vuelto a la vida, como resultado de la inversión oficial de 4.000 millones de pesos (US$1,371 millones) en obras públicas desde el 2012. En el área viven alrededor de 10.000 habitantes y ya hay un colegio con modernas instalaciones para 1.300 estudiantes, según el Brigadier General Luis Danilo Murcia Caro, comandante de la Fuerza de Tarea Quirón. Además, el Ejército construyó un coliseo, un jardín infantil y un asilo de ancianos.

Estudio de diagnóstico


Muchas de las iniciativas de desarrollo del Ejército comenzaron en 2011, en el marco del Comité de Renovación Estratégica e Innovación (CREI) del Ministerio de Defensa. El Ejército realizó una serie de entrevistas y encuestas para determinar qué iniciativas y proyectos podrían ayudar a Arauca y sus habitantes.

Con los datos del informe, el Ejército pudo realizar el diagnóstico de problemas que impactaban a poblaciones como La Paz, El Oasis, El Botalón y Santo Domingo, sitios donde el gobierno nunca había hecho presencia debido a las altísimas condiciones de inseguridad que allí se presentaban, según el Brigadier General Murcia.

“En estas pequeñas poblaciones, donde la única presencia estatal había sido por parte de los soldados que recorrían el territorio en misión de control militar, las condiciones de vida de las personas eran muy precarias. Era notorio el deterioro de las construcciones y la incomunicación debido a la falta de vías”.

A partir del diagnóstico, el Ejército diseño una estrategia de apoyo a proyectos tales como la construcción y reparación de vías, puentes, escuelas, centros de salud y viviendas. Tradicionalmente, Arauca ha tenido una importante producción agrícola. La Cámara de Comercio del departamento informa que Arauca es el principal productor de plátano del país, aportando un 61,97%. Por esta razón, el plan del Ejército se concentra en el apoyo a proyectos de producción agrícola.

“Por ejemplo, en el caserío de El Botalón, en Tame, estamos invirtiendo 10.000 millones de pesos para fortalecer el cultivo de plátano”, informó el General Murcia. “También apoyamos la construcción, adecuación y mejoramiento del Instituto de Promoción Agropecuaria en Puerto Jordán, con 909 millones de pesos [aproximadamente US$312.000]. Todas estas obras comenzaron a gestarse en 2012 y, aunque aún no se han finalizado, van por buen camino”.

Asimismo, en 2014, el Ejército comenzó a trabajar en la construcción de una planta de transformación lechera —para productos como queso y yogurt— en el municipio de Arauquita. Resultado de una inversión de 10.000 millones de pesos, la planta empezará su producción a mediados de 2016, lo que beneficiará alrededor de 45 regiones.

“Los araucanos son gente trabajadora, les gusta cultivar la tierra y manejar el ganado. En la encuesta expresaron su deseo por obtener apoyo para impulsar sus actividades agrícolas y dejar de depender del sector petrolero”, explicó el General Murcia. “También pidieron la construcción y mejora de las vías para comercializar sus productos fuera de la localidad, así como la construcción de escuelas y polideportivos para educar a sus niños.”

En 2012, la extracción de petróleo y gas representó un 53,3% del Producto Interno Bruto (PIB) del departamento, mientras que la agricultura, ganadería, caza, silvicultura y pesca representaron en conjunto un 20,2%, según el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE). El Índice de Pobreza Multidimensional (IPM) de Arauca, con base en el último Censo General realizado en Colombia en 2005, es de 61,38%, según el Departamento Nacional de Planeación (DNP).

Hasta que las fuerzas de seguridad mejoraron la seguridad pública en la región, la situación de conflicto en Arauca impidió el desarrollo de la capacidad tecnológica y productiva del sector agropecuario. Más de 84.000 casos de desplazamiento forzado se han reportado entre el 2000 y el 2013, según el Registro Único de Víctimas.

Iniciativa coordinada


Para facilitar el planteamiento de solicitudes de proyecto por parte de la comunidad araucana, el Ejército estableció la Oficina de Atención al Usuario y Asuntos Indígenas en la Gobernación del departamento.

Una vez la solicitud ha sido estructurada, se envía a un banco de datos del Ejército en Bogotá, en donde se gestionan los recursos y apoyos necesarios por parte de la Alcaldía, la Gobernación, el Ministerio de Agricultura, el Ministerio de Transporte, o la entidad correspondiente. De esta manera se articulan los esfuerzos de diferentes instituciones gubernamentales o no gubernamentales para dar solución a las problemáticas expresadas directamente por los ciudadanos.

Algunos proyectos ayudan a la comunidad sin brindar un beneficio económico directo. Por ejemplo, el Ejército finalizó una cubierta deportiva para los 1.000 estudiantes del Colegio Pablo VI en Cubará, con una inversión de 600 millones de pesos (aproximadamente US$206.000).

“Son obras muy importantes porque Cubará tiene muy pocos recursos y eso afecta el progreso del municipio”, expresó Vivián García, estudiante del colegio.
Share