Fuerzas Armadas chilenas se preparan para socorrer a civiles durante desastres naturales

Chilean Armed Forces Prepare to Help Civilians During Natural Disasters

Por Dialogo
agosto 03, 2015




Las Fuerzas Armadas chilenas, organismos de seguridad, personal de emergencia y varios delegados ministeriales regionales se reunieron recientemente para el ejercicio Vientos Australes 2015, en el que trabajaron juntos en el extremo sur de América para diseñar los mejores métodos de salvar vidas y reducir al mínimo daños durante una catástrofe.

Alrededor de 100 militares y civiles asistieron al evento realizado del 24 al 26 de junio en Punta Arenas, Región Magallanes 12, incluyendo el comandante del Comando Conjunto Austral, los comandantes en jefe de las diferentes ramas de las Fuerzas Armadas y un buen número de otros funcionarios de alto rango. Entre los participantes de las Fuerzas Armadas en el evento se encontraron también representantes del Ejército Argentino y observadores del Estado Mayor Conjunto de Chile, según informó el Coronel Fernando Osses Camus, Jefe del Estado Mayor del Comando Conjunto Austral
.

“Se instalaron 35 estaciones de trabajo para el desarrollo de este ejercicio”, informó a Diálogo.


Preparación para emergencias


Vientos Australes 2015 se centró en la prueba de la planificación de respuesta regional, la cual recibe el apoyo del Sistema de Simulación de Gestión y Entrenamiento de Situaciones de Emergencia (SIGEN) de la Academia de Guerra del Ejército de Chile, durante un desastre natural. El SIGEN ha sido validado internacionalmente como medio de entrenamiento por la Conferencia de Ejércitos Americanos de la Organización de Estados Americanos (OEA).

“La relevancia del entrenamiento estriba en la preparación de todo el personal que debe tomar decisiones en caso de emergencia o catástrofe en la región, sea esta natural o causada por el hombre, y en cómo coordinar los distintos organismos que den apoyo a la población y los eventuales soportes que puedan brindar las Fuerzas Armadas en Magallanes”, indicó el Cnel. Osses.

Los participantes militares y civiles recibieron entrenamiento sobre las mejores estrategias que deben usarse al responder ante grandes incendios, erupciones volcánicas, tsunamis, marejadas, terremotos, temblores y eventos hidrometeorológicos.

“A nivel regional, es la primera vez que se desarrolla un ejercicio de estas características, aunque ya se han desarrollado ejercicios de esta naturaleza a nivel nacional e internacional en más de 50 oportunidades utilizando dicho software, que fue desarrollado por la Academia de Guerra”, expresó el Cnel Osses.

Papel crucial de las Fuerzas Armadas


Tanto para las Fuerzas Armadas como para las autoridades civiles es crucial el entrenamiento para responder ante los desastres naturales y otras emergencias porque Chile es uno de los laboratorios naturales más importantes del mundo.

Las autoridades civiles y militares han respondido a muchos desastres naturales a lo largo de la historia de Chile. Desde el siglo XVI hasta abril de 2015, este país andino ha experimentado 413 erupciones volcánicas, algunas de las cuales causaron daños en zonas pobladas.

El 53 por ciento de los tsunamis del mundo se originan en las costas de Chile y dos de los cinco terremotos más potentes del planeta tuvieron epicentro en Santiago, la capital. Las Fuerzas Armadas y los funcionarios civiles también se preparan para enfrentarse a otros retos, tales como el derretimiento de los glaciares, las sequías y los incendios forestales.

La preparación para socorrer a los civiles en caso de catástrofes naturales y otras emergencias requiere de un alto grado de cooperación entre las Fuerzas Armadas, organismos gubernamentales civiles y empresas privadas.

Tal cooperación se evidenció en marzo de 2015, cuando un equipo de 80 militares con maquinaria y equipos de combate, más personal de la Escuela de Ingenieros del Ejército Chileno, respondieron a las devastadoras inundaciones en la ciudad de Copiapó y la región circundante de Atacama. Las lluvias torrenciales causaron la muerte de más de 24 personas y dejaron 101 desaparecidos, según reportó La Gran Época
.

Los soldados ayudaron a la población civil removiendo escombros que bloqueaban las carreteras, reabriendo un canal, y levantando un muro de contención para impedir que el agua y el barro causaran más estragos.

Para proporcionar ayuda, el Ejército cooperó con el Departamento de Ayuda Humanitaria, organismos gubernamentales civiles y empresas privadas que también suministraron maquinaria especializada para el Arma de Ingenieros.

Las autoridades militares respondieron rápidamente después de la erupción del volcán Villarrica en Pucón, provincia de Cautín, y también cuando en marzo de 2015 se desató un gran incendio en la ciudad de Valparaíso. También las Fuerzas Armadas socorrieron a los civiles durante el incendio forestal en el Parque Nacional Torres del Paine en diciembre de 2011 y cuando se desbordó el río de las Minas, que atraviesa el centro de la ciudad de Punta Arena, en marzo de 2012.

Mejoramiento de la cooperación


Después del gran terremoto del 27 de febrero de 2010, que registró 8.8 en la escala de Richter y provocó un tsunami, el gobierno ha fortalecido el entrenamiento de los organismos vinculados a la respuesta ante las emergencias, incluyendo la dotación de sistemas tecnológicos con estándar mundial al Servicio Hidrográfico y Oceanográfico de la Armada (SHOA), la Oficina Nacional de Emergencia del Ministerio del Interior y Seguridad Pública (ONEMI) y el Centro de Sismología de la Universidad de Chile.

Mientras tanto, los militares están incorporando la información obtenida durante Vientos Australes 2015, dijo el Cnel. Osses.

"Para hacer esto, solicitamos las consultas respectivas a todos los organismos participantes, con la finalidad de mejorar los procesos de coordinación ante la eventualidad de que sucedan estos hechos, además del propio informe que emita el sistema de simulación, el cual debe estar listo a finales de agosto", agregó.

Patricio Catalán, investigador del Departamento de Obras Civiles de la Universidad Federico Santa María, en Valparaíso, expresó que el país ha dado pasos importantes para salvaguardar a los habitantes durante desastres naturales.

“Chile ha realizado un extenso trabajo que se centra en la prevención (y preparación) para tsunamis y en la evaluación de tales emergencias", agregó.






Share