Militares brasileños indígenas: componentes imprescindibles para trabajo de Fuerzas Armadas

Brazilian Indigenous Service Members: Essential Assets of the Armed Forces

Por Nelza Oliveira/Diálogo
dezembro 19, 2017

No Brasil, todos são brasileiros. Não temos brancos, pretos ou indígenas. Todos somos miscegenados culturalmente. Somos todos brasileiros. Selva! Los militares brasileños de etnias indígenas todavía son oficialmente muy pocos dentro de las Fuerzas Armadas del país, pero su aporte es imprescindible para el trabajo militar que se desarrolla, principalmente en las regiones de extensas fronteras y grandes dificultades logísticas, como la Amazonia. “Sin duda, el militar indígena aporta al ejercicio militar contribuciones inherentes a su origen, principalmente a la doctrina de combate de pequeñas fracciones y de tropas especiales en ambiente de selva”, afirmó el Coronel del Ejército de Brasil (EB) Irtonio Rippel, gerente de la División de Personal Militar del Ministerio de Defensa.



“Los conocimientos específicos de la cultura indígena sobre cómo obtener agua y alimentos naturales, cómo desplazarse en la selva de forma rápida y discreta, cómo emboscar, orientar y combatir de modo furtivo son muy importantes, peculiares y, muchas veces, característicos de determinada región de la Amazonia”, continuó el Cnel. Rippel. “Lo mismo sucede con respecto a los pueblos indígenas del Pantanal.” La región es la mayor planicie de áreas inundadas del mundo, con cerca de 250.000 kilómetros cuadrados, de los cuales 62 por ciento se extiende por los estados brasileños de Mato Grosso y Mato Grosso do Sul, y el resto entre Bolivia y Paraguay.



Experiencia indígena



El Cnel. Rippel dijo que los militares indígenas están no solo en los pelotones de frontera, sino también en los batallones de infantería de selva y en otras unidades y subunidades de las ciudades de la Amazonia, como Barcelos, Cruzeiro do Sul y Teté. Según Rippel, esto es esencial, dado el conocimiento importante y tradicional que aportan. “En los pelotones de frontera, la incorporación de jóvenes indígenas redunda en la inmediata identificación y el compromiso de apoyo mutuo entre la comunidad y una pequeña unidad militar”, explicó el Cnel. Rippel.



São Gabriel da Cachoeira se encuentra en la región noroeste del estado de Amazonas, a 860 kilómetros de la capital, Manaos, y limita con Colombia y Venezuela. Más del 92 por ciento de su territorio está clasificado como tierra indígena y el 76,6 por ciento de su población es indígena. El municipio se divide en 23 etnias, tres idiomas oficiales (tukano, baniwa y nheengatu), además del portugués, y siete diferentes territorios indígenas.



Además de sus conocimientos innatos, gracias a la facilidad con los diferentes dialectos de las tribus, los indígenas militares cobran aún más valor para las Fuerzas Armadas, ya que facilitan la comunicación como intérpretes y negociadores entre militares y la comunidad. Los conocimientos de los militares indígenas sobre supervivencia y combate en la selva se incorporaron a los cursos promovidos por el Centro de Instrucción de Guerra en la Selva (CIGS), unidad con sede en Manaos que forma militares de elite del EB. El CIGS es una referencia internacional en técnicas de combate en ambiente de selva.



Números superiores a los oficiales



Los números de militares de etnias indígenas en las Fuerzas Armadas pueden ser muy superiores a los registrados oficialmente, ya que en Brasil la etnia es autodeclarada. En la Fuerza Aérea Brasileña, por ejemplo, solo 165 de los 65.500 militares se autodeclaran indígenas. En el EB, el número es de 369 entre un contingente total de 220.000.



“Son muchos más de los que se autodeclaran. Actualmente, la cuestión de ser indígena para mucha gente es una cuestión de dignidad, de orgullo. Creo que el 80 por ciento se siente orgulloso de declararse indígena en esta área”, afirmó el Sargento Primero del EB José Maria Nascimento, de la etnia Baré, nacido en la comunidad indígena de Alto Rio Negro, uno de los territorios indígenas de São Gabriel da Cachoeira, donde presta servicio. “En las pequeñas ciudades, comunidades y aldeas de la Amazonia Occidental, la población es predominantemente indígena”, dijo el Cnel. Rippel.



La posibilidad de que un indígena sea incorporado como militar le abre un horizonte de oportunidades, como el acceso a educación formal, cultura, civismo, asistencia médica, odontológica y social, además de formación técnica profesional, según el Cnel. Rippel. Dijo además que, en muchos lugares, el sueldo de recluta transforma al joven en una de las personas mejor pagas de su familia o comunidad.



“Veo que es un gran espacio que tenemos, principalmente como un medio de supervivencia. También veo que hoy mi hija tiene la oportunidad de estudiar en el Colegio Militar. Quiere seguir la carrera militar”, afirmó el Sgto. 1.º Nascimento.



Somos todos iguales



Dado que en su comunidad solo ofrecían educación hasta el 8.º grado, el Sgto. 1.º Nascimento dejó Alto Rio Negro y se mudó a São Gabriel da Cachoeira para continuar los estudios. Después ingresó al Ejército, y en 2005, comenzó a estudiar en la facultad de Matemática en la Universidad del Amazonas. El Sgto. 1.º Nascimento volvió a la reserva del EB.



El General de División del EB Franklimberg Ribeiro de Freitas, de la etnia Maués, es el primer militar indígena en alcanzar este escalafón. Fue nombrado en mayo para presidir la Fundación Nacional del Indio. La Teniente del EB Sílvia Nobre, de la etnia Waiãpi, en el estado de Amapá, es la primera mujer indígena oficial. Ella es jefa del Servicio de Medicina Física y Rehabilitación/Fisioterapia del Hospital Central del Ejército, el mayor hospital militar de Latinoamérica. Estos ejemplos muestran que los indígenas están logrando alcanzar círculos jerárquicos más altos en las Fuerzas Armadas.



“La carrera militar es una carrera abierta para cualquier etnia, dijo el Sgto. 1.º Nascimento. “Ya tenemos muchos militares de origen indígena con escalafón alto aquí: médicos, psicólogos, tenientes, capitanes, mayores. La inclusión del indígena en el Ejército ya dio muchos frutos”, concluyó.
Share