PDVSA se aferra a las líneas de vida rusas para sobrevivir a las sanciones

PDVSA se aferra a las líneas de vida rusas para sobrevivir a las sanciones

Por Voz de América / Editado por el equipo de Diálogo
diciembre 02, 2019

Desde que el gobierno estadounidense comenzó a imponer sanciones contra PDVSA, la petrolera venezolana redujo su producción y exportaciones. Sin embargo, la compañía ha logrado mantener algunos de sus principales clientes gracias a la ayuda de la petrolera Rusa Rosneft, que se convirtió en el principal comercializador del petróleo de PDVSA.

El ex director del Fondo Monetario Internacional, Claudio Loser, asegura que Rosneft “hace de intermediario” y por eso ha sido fundamental en la estrategia de venta del crudo venezolano.

En julio se presentó una caída en las importaciones directas de petróleo de China e India desde Venezuela, 40 y 20 por ciento respectivamente, pero al mismo tiempo, la petrolera rusa Rosneft, aumentó sus compras y se convirtió en el mayor consumidor del petróleo venezolano con una participación del 66 por ciento del mercado petrolero de ese país en agosto, según la agencia Reuters.

Loser agrega que “Rosneft puede comprarle petróleo a Venezuela, y decir nosotros consumimos esto y vender el resto a otros países”.

Para el experto consultado por la Voz de América, la intermediación de Rosneft es lo que le ha permitido a PDVSA mantener a algunos de sus tradicionales clientes en China e India, que temen caer en el radar de las sanciones de Estados Unidos.

Lisa Viscidi, directora del Programa de Energía, cambio climático e industrias extractivas del Diálogo Interamericano, explica que hay dificultades para hacerle trazabilidad a las operaciones que se están haciendo con el petróleo de Venezuela. “Están tratando de esconder las transacciones. Por ejemplo, hay reporte de buques que van sin luces para que los satélites no los pueden agarrar” afirmó Viscidi en una entrevista con Venezuela 360 de la Voz de América.

Aunque PDVSA ha logrado mantener a flote parte de sus exportaciones, Viscidi advierte que la producción de crudo en octubre puede sufrir un mayor desplome, si el gobierno de los Estados Unidos no les renueva los permisos a las compañías estadounidenses que operan pozos en Venezuela en asociación  con PDVSA. La más importante de ellas es Chevron, que participa en la producción de 181 mil barriles diarios.

“Si Chevron tiene que salir del país, esto va a complicar más las cosas para Venezuela porque en general los proyectos que mejor van, los que más producción tienen, son los que están operados por compañías extranjeras”, dijo Viscidi.

Si los socios estadounidenses de PDVSA salen de Venezuela, Claudio Loser advierte que habrá un mayor impacto en el flujo de migrantes venezolanos en la región. “Evidentemente va a afectar la capacidad del gobierno de entregar subsidios. Esto tendría un impacto directo en la tendencia de los venezolanos a emigrar,” explicó Loser.

Viscidi y Loser coinciden en que la producción de petróleo de PDVSA no desaparecerá por completo, pero creen que está entrando en una etapa de supervivencia.

“Es lo que hemos visto en Irán, donde van a seguir exportando a niveles mucho más bajos de lo que lo hacían antes”, asegura Loser.

Hasta 1999 el petróleo venezolano representó el 72 por ciento de las exportaciones de ese país, pero en los últimos años, con la destrucción del aparato industrial del país, la dependencia del petróleo aumentó al 90 por ciento, paradójicamente con los niveles de producción más bajos desde 1940.

Share