Joint Task Force-Leeward Islands Successfully Completes Humanitarian Assistance Mission

Fuerza de Tarea Conjunta-Islas de Sotavento concluye exitosamente la misión de asistencia humanitaria

Por Diálogo
octubre 12, 2017



Por recomendación del Equipo de Respuesta para Ayuda de
Desastres (DART, por sus siglas en inglés) de la Agencia de los Estados Unidos
para el Desarrollo Internacional (USAID, por sus siglas en inglés), la Fuerza
de Tarea Conjunta-Islas de Sotavento (FTC-LI) concluyó exitosamente su misión
en el Caribe oriental el 5 de octubre. FTC-LI concluyó la respuesta humanitaria
a cargo de USAID ante los huracanes Irma y María en San Martín el 28 de
septiembre; y en Dominica, el 5 de octubre. El Departamento de Defensa de los EE. UU. y el Comando Sur de los EE. UU. (SOUTHCOM) activaron la FTC-LI el 9 de septiembre después de que USAID solicitó las capacidades únicas de las fuerzas militares de los EE. UU. a fin de ofrecer apoyo logístico, apoyo de campo de aviación y servicios de desalinización de agua. Durante su misión exitosa, la FTC-LI llevó a cabo 55 misiones aéreas en el Caribe para brindar ayuda y llevar a personal de respuesta, entregó más de 155 toneladas métricas de carga humanitaria, transportó casi 61 toneladas métricas de equipo, incluidas unidades de desalinización de agua y montacargas, y produjo 83.020 galones de agua potable. “El apoyo brindado por la Fuerza de Tarea Conjunta-Islas de Sotavento fue fundamental para que pudiéramos llegar a las personas necesitadas”, afirmó Tim Callaghan, líder de USAID DART. A medida que se abren más caminos y la ayuda llega a las comunidades que se hicieron inaccesibles inmediatamente después de los huracanes, las operaciones apoyadas por la fuerza de tarea se han transferido a los gobiernos anfitriones, así como a las Naciones Unidas y las organizaciones no gubernamentales. En Dominica, DART colaboró con funcionarios gubernamentales y FTC-LI para entregar artículos de socorro ofrecidos por USAID a las personas necesitadas. Esto incluyó el envío de ayuda y personal de reacción al pueblo sureño de Grand Bay, que había quedado incomunicado debido a deslaves relacionados con los huracanes y daños a puentes. “En los 17 años que tengo haciendo esto, nunca había experimentado nada como esto”, afirmó Callaghan. “Lo que he visto es una devastación sin precedente.” El huracán María se llevó los techos de la mayoría de los hogares de la isla. Entre el 25 de septiembre y el 2 de octubre, algunos miembros de DART, FTC-LI y habitantes de la localidad cortaron rollos de revestimiento de plástico de alto rendimiento para hacer pliegos más pequeños a fin de distribuirlos a más de 2.500 familias afectadas y en situación de necesidad. “Colaboré con SOUTHCOM en distintas acciones de respuesta ante desastres”, afirmó Callaghan. “Esta relación sólida, construida durante más de una década, permitió al equipo de desastres de USAID superar desafíos logísticos y mejorar la situación con estas acciones de respuesta.” DART también colaboró con habitantes locales para impartir cursos sobre el uso adecuado de los materiales para proteger sus hogares. Además, USAID DART y FTC-LI transportaron 3.000 pies de repuestos para tuberías de agua al pueblo de Grand Bay a fin de apoyar a la agencia local de agua y drenaje a restablecer los servicios correspondientes. USAID DART seguirá encabezando las iniciativas de respuesta humanitaria de los EE. UU. en el Caribe y se coordinará con donantes internacionales, países amigos y gobiernos anfitriones. Estados Unidos, a través de la Oficina de Asistencia para Desastres en el Extranjero (OFDA, por sus siglas en inglés) de USAID y el Departamento de Defensa de los EE. UU., ha aportado más de $14.2 millones de dólares en asistencia humanitaria para las acciones de respuesta ante los huracanes Irma y María. Flexible y activo DART activó su respuesta regional el 7 de septiembre, con 54 personas en su punto más álgido. Sus miembros se enfrentaron a tres huracanes consecutivos en el Caribe (Irma, José y María) y respondieron ante la devastación provocada por dos tormentas de categoría 5. El equipo se ha mantenido flexible y activo, con miembros aún en el terreno para responder ante las cambiantes necesidades humanitarias. Expertos en desastres OFDA permanecerán en el terreno en el Caribe para supervisar los esfuerzos continuos de socorro de USAID y evaluar posibles brechas, y mantendrán una coordinación estrecha con los gobiernos afectados y socios de USAID.
Share