Jóvenes de comunidades indígenas se incorporan al Ejército peruano

Youth from Indigenous Communities Join the Peruvian Army

Por Dialogo
junio 17, 2015







Un total de 130 jóvenes peruanos de entre 18 y 30 años pertenecientes a comunidades indígenas ubicadas en la región del Valle de los Ríos Apurímac, Ene y Mantaro (VRAEM) se han enrolado para 24 meses de servicio militar no acuartelado.

Durante ese tiempo, recibirán entrenamiento militar básico, una especialización en temas de combate, seguro de salud, así como educación a través de programas certificados vocacionales técnicos y de producción que permitirán a los soldados ingresar rápidamente a la fuerza de trabajo; recibirán también una asignación de US300 por mes. El entrenamiento proporciona a los reclutas las destrezas necesarias para velar por la conservación y la preservación del ecosistema en sus respectivas jurisdicciones, dijo el Coronel Iván Rojas Rodríguez, Jefe del Comando de Reservas y Movilización del Ejército Peruano (COREMOVE). También estarán preparados para combatir el terrorismo, la tala ilegal, la trata de personas y el narcotráfico en el VRAEM, la principal zona cocalera del país.

Meses de entrenamiento


La mayoría de estos reclutas militares pertenecen a las comunidades indígenas de Santo Domingo de Sonomoro, Alto Kiatari, San Ramón de Pangoa, Alto Anapati, Mazaronquiari, Mayni, Cubantia, Santa Clara Chavini, San Jerónimo, Matereni, Nomatsiguenga y Asháninka, las cuales están localizadas en la ciudad de Pangoa, provincia de Satipo, en la región de Junín, a unas 12 horas de camino desde Lima, la capital de Perú.

Al iniciar el servicio, los jóvenes indígenas se alojan en cuarteles militares, al igual que los miembros acuartelados, y reciben un entrenamiento de tres meses. Después de esto, son convocados cada dos meses para recibir entrenamiento adicional y aprender nuevas destrezas. El servicio militar no acuartelado se prestará con la vestimenta típica de las comunidades indígenas.

“Cada dos meses, los jóvenes regresan a los cuarteles durante 10 días, en donde reciben nuevos conocimientos y aprenden nuevas tácticas militares para posteriormente regresar a sus comunidades y aplicar lo que han aprendido", dijo el Cnel. Rojas. "Pero cuando las circunstancias lo requieran, el personal puede ser convocado de manera imprevista y por un tiempo ilimitado."

A cada recluta enlistado en el servicio militar no acuartelado se le proporciona un documento nacional de identidad otorgado por el Registro Nacional de Identificación y Estado Civil, así como una tarjeta de débito expedida por el Banco de la Nación donde se les abonará la asignación económica.

Las tropas indígenas combaten una variedad de actividades ilegales


“Estos nuevos soldados serán los representantes de nuestra institución y trabajarán para la erradicación de la tala ilegal, la trata de personas y las actividades de narcotráfico que puedan ocurrir en sus comunidades”, dijo el General César Astudillo, Jefe del Comando Especial VRAEM y Comandante General de la 4ª División del Ejército

“Creemos que es importante que los padres confíen sus hijos al Ejército, porque podemos abrirles la puerta a oportunidades para el crecimiento personal y profesional”, dijo el Gral. Astudillo, quien resaltó las múltiples opciones de seguir estudios en carreras técnicas y productivas como carpintería, mecánica, soldadura, electricidad, plomería, zapatería y sastrería.

Pedro Castañeda Vela, alcalde del distrito de Pangoa, expresó que el servicio militar no acuartelado es una oportunidad valiosa para que los jóvenes prevengan el delito e impidan que los delincuentes se establezcan en las comunidades indígenas.

“El gobierno peruano está proporcionando esta magnífica oportunidad de vestir el uniforme del Ejército y de combatir distintas formas del crimen y el delito”, dijo Castañeda.

Los beneficios del servicio militar


Al igual que en el caso de los integrantes acuartelados. los soldados no acuartelados reciben una serie de beneficios, como el acceso a salud a perpetuidad a través de un seguro integral que solo se termina si la persona adquiere una póliza de seguro diferente.

Los soldados que están acuartelados pueden servir por 12, 18 o 24 meses, dependiendo principalmente del deseo del recluta de permanecer en la institución, dijo el Cnel. Rojas.

“La edad de los jóvenes en el servicio acuartelado es de entre 18 y 25 años”, dijo el Cnel. Rojas, quien precisó que el soldado permanece en la base de lunes a viernes, teniendo el sábado en la tarde y parte del domingo para visitar a sus familiares.

En 2015, un total de 19.000 personas fueron reclutadas para prestar servicio militar en Perú.






Un total de 130 jóvenes peruanos de entre 18 y 30 años pertenecientes a comunidades indígenas ubicadas en la región del Valle de los Ríos Apurímac, Ene y Mantaro (VRAEM) se han enrolado para 24 meses de servicio militar no acuartelado.

Durante ese tiempo, recibirán entrenamiento militar básico, una especialización en temas de combate, seguro de salud, así como educación a través de programas certificados vocacionales técnicos y de producción que permitirán a los soldados ingresar rápidamente a la fuerza de trabajo; recibirán también una asignación de US300 por mes. El entrenamiento proporciona a los reclutas las destrezas necesarias para velar por la conservación y la preservación del ecosistema en sus respectivas jurisdicciones, dijo el Coronel Iván Rojas Rodríguez, Jefe del Comando de Reservas y Movilización del Ejército Peruano (COREMOVE). También estarán preparados para combatir el terrorismo, la tala ilegal, la trata de personas y el narcotráfico en el VRAEM, la principal zona cocalera del país.

Meses de entrenamiento


La mayoría de estos reclutas militares pertenecen a las comunidades indígenas de Santo Domingo de Sonomoro, Alto Kiatari, San Ramón de Pangoa, Alto Anapati, Mazaronquiari, Mayni, Cubantia, Santa Clara Chavini, San Jerónimo, Matereni, Nomatsiguenga y Asháninka, las cuales están localizadas en la ciudad de Pangoa, provincia de Satipo, en la región de Junín, a unas 12 horas de camino desde Lima, la capital de Perú.

Al iniciar el servicio, los jóvenes indígenas se alojan en cuarteles militares, al igual que los miembros acuartelados, y reciben un entrenamiento de tres meses. Después de esto, son convocados cada dos meses para recibir entrenamiento adicional y aprender nuevas destrezas. El servicio militar no acuartelado se prestará con la vestimenta típica de las comunidades indígenas.

“Cada dos meses, los jóvenes regresan a los cuarteles durante 10 días, en donde reciben nuevos conocimientos y aprenden nuevas tácticas militares para posteriormente regresar a sus comunidades y aplicar lo que han aprendido", dijo el Cnel. Rojas. "Pero cuando las circunstancias lo requieran, el personal puede ser convocado de manera imprevista y por un tiempo ilimitado."

A cada recluta enlistado en el servicio militar no acuartelado se le proporciona un documento nacional de identidad otorgado por el Registro Nacional de Identificación y Estado Civil, así como una tarjeta de débito expedida por el Banco de la Nación donde se les abonará la asignación económica.

Las tropas indígenas combaten una variedad de actividades ilegales


“Estos nuevos soldados serán los representantes de nuestra institución y trabajarán para la erradicación de la tala ilegal, la trata de personas y las actividades de narcotráfico que puedan ocurrir en sus comunidades”, dijo el General César Astudillo, Jefe del Comando Especial VRAEM y Comandante General de la 4ª División del Ejército

“Creemos que es importante que los padres confíen sus hijos al Ejército, porque podemos abrirles la puerta a oportunidades para el crecimiento personal y profesional”, dijo el Gral. Astudillo, quien resaltó las múltiples opciones de seguir estudios en carreras técnicas y productivas como carpintería, mecánica, soldadura, electricidad, plomería, zapatería y sastrería.

Pedro Castañeda Vela, alcalde del distrito de Pangoa, expresó que el servicio militar no acuartelado es una oportunidad valiosa para que los jóvenes prevengan el delito e impidan que los delincuentes se establezcan en las comunidades indígenas.

“El gobierno peruano está proporcionando esta magnífica oportunidad de vestir el uniforme del Ejército y de combatir distintas formas del crimen y el delito”, dijo Castañeda.

Los beneficios del servicio militar


Al igual que en el caso de los integrantes acuartelados. los soldados no acuartelados reciben una serie de beneficios, como el acceso a salud a perpetuidad a través de un seguro integral que solo se termina si la persona adquiere una póliza de seguro diferente.

Los soldados que están acuartelados pueden servir por 12, 18 o 24 meses, dependiendo principalmente del deseo del recluta de permanecer en la institución, dijo el Cnel. Rojas.

“La edad de los jóvenes en el servicio acuartelado es de entre 18 y 25 años”, dijo el Cnel. Rojas, quien precisó que el soldado permanece en la base de lunes a viernes, teniendo el sábado en la tarde y parte del domingo para visitar a sus familiares.

En 2015, un total de 19.000 personas fueron reclutadas para prestar servicio militar en Perú.
Felicitaciones a todos los hombres valiente que se inciroiran a diferente grupos militares, adelante y sigan las huellas de los heroes que les legaron su valentía en el grupo, lugar, trabajo que tuvieron. Arriba los valientes y que Dios los bendiga invoquen a nuestro Dios donde se encuentren que el ser creyente no les disminuye su categoría varonil importante que los pueblos indigenas se incorporen en la actividad socio econokica y politica, como clase desposeida, para aportarcon su accion al desarrollo del peru. Algo bueno para el mejorar el pais de tanto violencia los jovenes son el futuro del pais
Que sigan adelante por el bien Masomenos no esta tan bien que bueno por los nativos se entrenaran muy bien para convatir a los delicuentes y/o todos los que estan dentro de la corrupcion al margen de la LEY ?????????? Que bueno que dentro del programa del reclutamiento se les prepare para la fuerza laboral. También el Ejercito debería aprender de sus costumbres y así lograr una mejor convivencia. Como hay deberes con el país, para ellos la Patria representa honrar y respetar sus antepasados, no en vano son culturas que conservan conocimientos milenarios y necesita preservarse. Que bueno que el Ejercito se integre a la historia de nuestros compatriotas peruanos.
Share