Mujeres abren camino en Ejército de Guatemala

Con paso firme, las mujeres avanzan y conquistan posiciones en las Fuerzas Armadas del país centroamericano.
Karen Cardona/Diálogo | 17 marzo 2017

Capacitación y Desarrollo

La Coronel Fabiola Enríquez, jefe del Servicio de Sanidad Militar, está encargada de resguardar la salud de los miembros del Ejército. (Foto: Ejército de Guatemala)

La Ley Constitutiva del Ejército de Guatemala establece que las mujeres pueden aspirar al rango de tres estrellas en sus carreras profesionales en el Ejército. La institución castrense abrió sus puertas a la población femenina en 1994, cuando la Escuela Politécnica, el centro nacional de formación militar de nivel universitario , sufrió una transformación..

De un total de 23.255 militares, 1.526 son mujeres. Entre ellas 112 son oficiales, 23 oficiales superiores, 95 subalternas, 22 asimiladas superiores, 87 asimiladas superiores con especialidad técnica universitaria, 881 son especialistas y 306 están en la tropa.

“Las mujeres dentro del Ejército de Guatemala estamos capacitadas para cumplir cada una con los puestos y las misiones que nos sean encomendadas por el alto mando del Ejército”, dijo la Teniente Coronel Karen Pérez, vocera del Ejército. “En la actualidad tenemos oficiales de sanidad militar, intendencia, material de guerra, infantería, transmisiones, policías militares e ingenieras”.

“Las oportunidades son iguales para todos y nunca hemos sido relegadas a espacios para los que no hemos sido preparadas,” dijo la Coronel Fabiola Enríquez, jefe de Sanidad Militar. En las filas del Ejército, las mujeres también participan en los patrullajes ciudadanos. Al menos 300 de ellas realizan esa función.

“No es el jardín del edén”

“Jamás vi una instrucción o una orden que dijera que las convocatorias eran únicamente para hombres. Aunque fui pionera en la institución armada, nunca sufrí discriminación de ningún tipo,” dijo la Coronel Edith Vargas, quien tiene 30 años de experiencia en las Fuerzas Armadas. Según la Cnel. Vargas, el Ejército de Guatemala está caracterizado por valorar el tiempo de trabajo y las capacidades de su personal, no por la condición de género. “No es el jardín del edén, pero si uno tiene capacidad de adaptación, aprendizaje y conocimiento de las leyes, principios y valores, las mujeres pueden desarrollar su carrera sin problema”. La Cnel. Vargas explicó que desde que el Ejército aceptó a las mujeres, éstas ocuparon puestos de enfermeras, secretarias y cocineras, pero poco a poco se fueron incorporando a otras actividades profesionales.

La Teniente Coronel Karen Pérez, vocera del Ejército de Guatemala, está encargada de trasmitir la posición oficial de la institución ante los medios de comunicación. (Foto: Ejército de Guatemala)

Campos profesionales

El papel de las mujeres en el Ejército de Guatemala es mayor día a día. En 2015 la institución castrense abrió la oficina de género, desde donde las autoridades velan porque los derechos de las mujeres sean respetados dentro de las Fuerzas Armadas y para fomentar espacios de superación y diálogo en pro del personal femenino.

El marco jurídico del Ejército de Guatemala no permite que las mujeres lleguen a ser generales, pero ya comienzan a abrir espacios de discusión sobre el tema. “La visión con la que se hizo la ley data de 30 años atrás. Ahora los esfuerzos están enfocado a cambiar las cosas y permitir aún más el desarrollo de las mujeres”, dijo la Cnel. Enríquez, quien además de su función en la unidad de sanidad es la representante del ministerio de la Defensa de Guatemala ante la Oficina Nacional de la Mujer a través del cual mantiene vínculos con la entidad de las Naciones Unidas para la Igualdad de Género y el Empoderamiento de la Mujer, conocida como ONU Mujeres. Ella dice que un día Guatemala puede tener a una mujer general.

“Si se llegara a lograr un cambio en la ley constitutiva no sería solo en beneficio de las mujeres, sino también de los hombres, porque en este momento la situación es igual para ambos en el campo de los servicios”, dijo.

“Veo a las mujeres con un amplio futuro dentro de la institución porque tienen todas las capacidades para desarrollarse como generales,” dijo por su parte el analista Mario Mérida, experto en asuntos militares. “En este momento no es posible porque sería una violación a la ley constitutiva, pero se han abierto camino con su esfuerzo”.

Mérida explicó que las mujeres han logrado más espacios dentro de las Fuerzas Armadas a partir de la firma de los Acuerdos de Paz firmados en 1996, después de 36 años de guerra interna. El Ejército es la institución que ha cumplido a cabalidad la firma de los acuerdos de paz, lo que ha contribuido a la democratización de la entidad castrense. “El Ejército ha tenido grandes avances cualitativos en cuanto al rol de la mujer dentro de la institución armada”, aseguró Mérida al recordar que las mujeres con vocación de servicio en la institución armada debieron partir a México para graduarse como oficiales.

Los sueños profesionales de las mujeres que anhelan servir en las filas del Ejército también han impactado el núcleo familiar. “Me gusta mi trabajo, me gusta lo que hago, me gusta la institución armada, es una institución muy noble que está al servicio de Guatemala. He llegado al grado de Teniente Coronel con esfuerzo”, dijo la Tte. Cnel. Pérez. “Soy mamá, tengo una hija de 12 años, sacrifico tiempo con mi hija por cumplir la función que me ha sido asignada, pero es algo que al final se refleja en el servicio que uno le presta a la población guatemalteca”.

Compartir
Comentarios:
Le Gusta la Historia? Si 29
Cargando las Conversaciones