Las mujeres ayudan a las Fuerzas Armadas a alcanzar los objetivos de paz, seguridad y desarrollo

Women Help the Armed Forces Achieve Peace, Security and Development Goals

Por Dialogo
mayo 27, 2015




Autoridades militares de Chile, Colombia, México, España, Reino Unido y Noruega intercambiaron experiencias sobre el creciente papel de la mujer en las Fuerzas Armadas de sus respectivos países, en un reciente seminario celebrado en Chile, denominado “Mujer y Fuerzas Armadas: Cuánto hemos avanzado en la última década”.

El seminario, organizado por el Ministerio de Defensa de Chile, se desarrolló en el marco de las políticas de inclusión y no discriminación impulsadas por la presidenta Michelle Bachelet. El evento, que se realizó los días 6 y 7 de mayo en el Centro Conjunto para Operaciones de Paz de Chile, estuvo presidido por el subsecretario de las Fuerzas Armadas de Chile, Gabriel Gaspar.

En la actividad también participó el Mayor General del Ejército de Colombia, Javier Fernández. En representación de México asistieron el General Brigadier Jorge Pedro Nieto Sánchez de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) y el Contraalmirante César Carlos Preciado Velázquez, de la Secretaría de Marina (SEMAR). Además asistió el agregado de Defensa de la Embajada de España, Coronel de Infantería de Marina Eliseo González Ferrera y la embajadora de Noruega en Chile, Hege Araldsen. Por parte de Reino Unido estuvo presente el Capitán de Navío de la Armada Real, Angie Hancock. Ella es la primer oficial naval mujer en llegar al rango de Capitán de Navío de la Real Armada Británica y una de los 10 Capitanes de Navío en la actualidad de la Armada inglesa.

“El evento buscó reflexionar sobre el proceso de inclusión de la mujer en las Fuerzas Armadas de Chile”, los desafíos pendientes y “conocer experiencias internacionales”, informó un comunicado de prensa del Ministerio de Defensa chileno publicado el 8 de mayo.

Uno de los cambios de mayor trascendencia en las Fuerzas Armadas de América Latina ha sido la incorporación de las mujeres en las filas de las instituciones castrenses después de muchos años, comentó Raúl Benítez Manaut, analista de seguridad e investigador del Instituto de Investigación Social de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

En la actualidad, las mujeres chilenas solo representan el 14 % del personal de las Fuerzas Armadas. Este país cuenta con un total de 59.031 efectivos militares.

Según el “Atlas comparativo de la Defensa en América Latina y Caribe” 2014, emitido por la Red de Seguridad y Defensa de América Latina (RESDAL), el número de integrantes de ambos sexos en las Fuerzas Armadas en Latinoamérica es de más de 1.500.000. De esa cifra, hoy las mujeres conforman un “pequeño Ejército de casi 50.000 elementos en las Fuerzas Armadas de América Latina”, reportó El Heraldo
el 4 de noviembre de 2014.

El estudio de RESDAL precisa que 106.415 mujeres prestan sus servicios a las Fuerzas Armadas de Argentina, México, Bolivia, Brasil, Chile, El Salvador, Perú, República Dominicana, Uruguay, Guatemala y Venezuela. Por su parte, el estudio El Atlas no tiene cifras disponibles sobre la población militar femenina en Colombia, Honduras, Nicaragua y Paraguay.

Las mujeres de las Fuerzas Armadas de países latinoamericanos han desempeñado tareas como enfermeras de combate, médicos, pilotos, comandantes de maquinaria, operadoras de radio, ingenieros técnicos y líderes de unidades técnicas, entre otras. Colombia ha garantizado en gran medida que las mujeres tengan un rol igualitario en sus Fuerzas Armadas, añadió Benítez.

“La aportación de las mujeres en temas de seguridad y defensa es la misma que la de los hombres, un trabajo de excelencia en el que tienen que participar en cuestiones de igualdad”.

En otros países, como México, la inclusión de la mujer en las Fuerzas Armadas ha sido un proceso de evolución gradual, agregó. “La incorporación de las mujeres a las Fuerzas Armadas es muy lenta porque apenas se les abre el espacio en las escuelas de formación como en el caso mexicano. Para que esas mujeres ocupen grados de General en las ramas de combate va [a] tardar 20 o 30 años”.

Pero estos esfuerzos están dando frutos, especialmente en países como Chile. En el año 2000, el Consejo de Seguridad de la ONU aprobó la Resolución 1325, que promueve la igualdad de género y busca expandir el rol de las mujeres para alcanzar objetivos de paz y desarrollo. Chile lanzó su Primer Plan de Acción en para implementar la resolución en 2009, y el Segundo Plan Nacional en marzo pasado. Es uno de los 38 países que han desarrollado este tipo de planes.

El proceso de inclusión de la mujer en las Fuerzas Armadas en Chile tuvo su mayor expresión cuando la presidenta Bachelet era ministra de Defensa. “A 10 años de iniciado este proceso, hoy estamos estudiando cómo profundizarlo, observando las experiencias de otros países, como es el caso de este seminario”, declaró Gaspar.

“Se trata de un conjunto de mecanismos y herramientas que inciden en los planes y programas, en las leyes, acciones públicas, y en los bienes y servicios tendientes a desmontar y eliminar las inequidades y toda forma de discriminación y violencia contra las mujeres”, señaló la ministra del Servicio Nacional de la Mujer (Sernam), Gloria Maira Vargas, durante su participación en el seminario.

“[Las Fuerzas Armadas] son un reflejo de nuestra sociedad”, señaló el Coronel (retirado) del Ejército de Chile Carlos Ojeda. “No podemos pedirle a las Fuerzas Armadas que vayan más adelante que la propia sociedad está preparada para llevar adelante. En la medida que la sociedad vaya incluyendo a las mujeres, las Fuerzas Armadas también las van [a] ir incluyendo”.

Las mujeres deben tener mayores posibilidades de semejarse a cargos, remuneraciones y actividades que hoy día por situaciones de cultura aún siguen siendo ostentadas por hombres, concluyó.



Autoridades militares de Chile, Colombia, México, España, Reino Unido y Noruega intercambiaron experiencias sobre el creciente papel de la mujer en las Fuerzas Armadas de sus respectivos países, en un reciente seminario celebrado en Chile, denominado “Mujer y Fuerzas Armadas: Cuánto hemos avanzado en la última década”.

El seminario, organizado por el Ministerio de Defensa de Chile, se desarrolló en el marco de las políticas de inclusión y no discriminación impulsadas por la presidenta Michelle Bachelet. El evento, que se realizó los días 6 y 7 de mayo en el Centro Conjunto para Operaciones de Paz de Chile, estuvo presidido por el subsecretario de las Fuerzas Armadas de Chile, Gabriel Gaspar.

En la actividad también participó el Mayor General del Ejército de Colombia, Javier Fernández. En representación de México asistieron el General Brigadier Jorge Pedro Nieto Sánchez de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) y el Contraalmirante César Carlos Preciado Velázquez, de la Secretaría de Marina (SEMAR). Además asistió el agregado de Defensa de la Embajada de España, Coronel de Infantería de Marina Eliseo González Ferrera y la embajadora de Noruega en Chile, Hege Araldsen. Por parte de Reino Unido estuvo presente el Capitán de Navío de la Armada Real, Angie Hancock. Ella es la primer oficial naval mujer en llegar al rango de Capitán de Navío de la Real Armada Británica y una de los 10 Capitanes de Navío en la actualidad de la Armada inglesa.

“El evento buscó reflexionar sobre el proceso de inclusión de la mujer en las Fuerzas Armadas de Chile”, los desafíos pendientes y “conocer experiencias internacionales”, informó un comunicado de prensa del Ministerio de Defensa chileno publicado el 8 de mayo.

Uno de los cambios de mayor trascendencia en las Fuerzas Armadas de América Latina ha sido la incorporación de las mujeres en las filas de las instituciones castrenses después de muchos años, comentó Raúl Benítez Manaut, analista de seguridad e investigador del Instituto de Investigación Social de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

En la actualidad, las mujeres chilenas solo representan el 14 % del personal de las Fuerzas Armadas. Este país cuenta con un total de 59.031 efectivos militares.

Según el “Atlas comparativo de la Defensa en América Latina y Caribe” 2014, emitido por la Red de Seguridad y Defensa de América Latina (RESDAL), el número de integrantes de ambos sexos en las Fuerzas Armadas en Latinoamérica es de más de 1.500.000. De esa cifra, hoy las mujeres conforman un “pequeño Ejército de casi 50.000 elementos en las Fuerzas Armadas de América Latina”, reportó El Heraldo
el 4 de noviembre de 2014.

El estudio de RESDAL precisa que 106.415 mujeres prestan sus servicios a las Fuerzas Armadas de Argentina, México, Bolivia, Brasil, Chile, El Salvador, Perú, República Dominicana, Uruguay, Guatemala y Venezuela. Por su parte, el estudio El Atlas no tiene cifras disponibles sobre la población militar femenina en Colombia, Honduras, Nicaragua y Paraguay.

Las mujeres de las Fuerzas Armadas de países latinoamericanos han desempeñado tareas como enfermeras de combate, médicos, pilotos, comandantes de maquinaria, operadoras de radio, ingenieros técnicos y líderes de unidades técnicas, entre otras. Colombia ha garantizado en gran medida que las mujeres tengan un rol igualitario en sus Fuerzas Armadas, añadió Benítez.

“La aportación de las mujeres en temas de seguridad y defensa es la misma que la de los hombres, un trabajo de excelencia en el que tienen que participar en cuestiones de igualdad”.

En otros países, como México, la inclusión de la mujer en las Fuerzas Armadas ha sido un proceso de evolución gradual, agregó. “La incorporación de las mujeres a las Fuerzas Armadas es muy lenta porque apenas se les abre el espacio en las escuelas de formación como en el caso mexicano. Para que esas mujeres ocupen grados de General en las ramas de combate va [a] tardar 20 o 30 años”.

Pero estos esfuerzos están dando frutos, especialmente en países como Chile. En el año 2000, el Consejo de Seguridad de la ONU aprobó la Resolución 1325, que promueve la igualdad de género y busca expandir el rol de las mujeres para alcanzar objetivos de paz y desarrollo. Chile lanzó su Primer Plan de Acción en para implementar la resolución en 2009, y el Segundo Plan Nacional en marzo pasado. Es uno de los 38 países que han desarrollado este tipo de planes.

El proceso de inclusión de la mujer en las Fuerzas Armadas en Chile tuvo su mayor expresión cuando la presidenta Bachelet era ministra de Defensa. “A 10 años de iniciado este proceso, hoy estamos estudiando cómo profundizarlo, observando las experiencias de otros países, como es el caso de este seminario”, declaró Gaspar.

“Se trata de un conjunto de mecanismos y herramientas que inciden en los planes y programas, en las leyes, acciones públicas, y en los bienes y servicios tendientes a desmontar y eliminar las inequidades y toda forma de discriminación y violencia contra las mujeres”, señaló la ministra del Servicio Nacional de la Mujer (Sernam), Gloria Maira Vargas, durante su participación en el seminario.

“[Las Fuerzas Armadas] son un reflejo de nuestra sociedad”, señaló el Coronel (retirado) del Ejército de Chile Carlos Ojeda. “No podemos pedirle a las Fuerzas Armadas que vayan más adelante que la propia sociedad está preparada para llevar adelante. En la medida que la sociedad vaya incluyendo a las mujeres, las Fuerzas Armadas también las van [a] ir incluyendo”.

Las mujeres deben tener mayores posibilidades de semejarse a cargos, remuneraciones y actividades que hoy día por situaciones de cultura aún siguen siendo ostentadas por hombres, concluyó.
Share