Una mujer que vale por cinco: la trayectoria de la Sargento Yane Marques

Ganadora de la medalla de plata en los Juegos Mundiales Militares de Corea 2015, bronce en los Juegos Olímpicos de Pequín 2012 y bicampeona en los Juegos Panamericanos, Yane Marques será la abanderada del Equipo de Brasil en las Olimpíadas de Río 2016. Desde 2009 es sargento del Ejército de Brasil e integrante del programa de atletas de alto rendimiento del ministerio de Defensa.
César Modesto/Diálogo | 4 agosto 2016

Relaciones Internacionales

Bandera de Brasil portador Yane Marques conduce la delegación durante la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos de Río 2016 en el estadio Maracaná de Río de Janeiro el 5 de agosto de 2016. (Foto: LEON NEAL/AFP)

“Las cualidades que poseo y que me favorecen son inherentes a todo atleta, pero pueden trasladarse a otros ámbitos: dedicación, respeto, compromiso, responsabilidad y objetivo. A fin de cuentas, ¿para qué entrenar tanto si no se tiene un objetivo? Considero que esas son las cualidades que me distinguen como una atleta que demuestra resultados y mi meta es siempre estar a la altura de todo lo bueno que me ha pasado en la vida hasta el sol de hoy”. Así se expresó Yane Marques, de 32 años, la abanderada del Equipo de Brasil en los Juegos Olímpicos de Río 2016, pentatlonista y sargento del Ejército de Brasil.

Oriunda de Afogados da Ingazeira, en el estado de Pernambuco, Marques resultó electa por el 49 por ciento de los 961.562 votos populares, dejando rezagados a los campeones olímpicos Serginho (40 por cento), de voleibol y al velerista Robert Scheidt (11 por cento), para convertirse en la segunda mujer brasileña en llevar la bandera en la inauguración oficial de las Olimpíadas. En la ceremonia inaugural de Sidney 2000, la que fuera cuatro años antes campeona olímpica de voleibol de playa, Sandra Pire, condujo la bandera.

“Han sido sorpresas; primero la propuesta y ahora el resultado. Portar la bandera es un honor. Quiero ser una abanderada muy vivaz y portavoz del sentimiento de que a través del deporte los brasileños se unirán”, comentó Marques en una entrevista en el programa de televisión Fantástico de la Rede Globo.

Su vocación deportiva surgió en octubre de 2003 cuando tenía 19 años. Sin embargo, anteriormente había practicado voleibol e incluso fue campeona brasileña de natación a los 15 años.

Tras dejar su ciudad natal y mudarse a la capital pernambucana a los 11 años, Marques frecuentaba la misma piscina que la nadadora brasileña y veterana olímpica Joanna Maranhao. Un día la invitaron a participar en un biatlón, un deporte que comprende las disciplinas de natación y carrera campo a través.

En aquel entonces, el Mayor del Ejército Alexandre França había sido transferido recientemente y buscaba nuevos talentos para competir en pentatlón moderno, deporte que comprende cinco disciplinas: esgrima, natación, equitación, tiro deportivo y carrera campo a través. Fue el fundador de la Federación de Pentatlón de Recife y aprovechó la competencia del biatlón para seleccionar candidatos. Actualmente es teniente coronel y sigue siendo uno de los entrenadores de Marques.

La joven atleta resultó la vencedora en la competencia y conoció el deporte que cambiaría su vida. “No tenía ni la más mínima idea de lo que era [el pentatlón moderno]. Cuando conocí esta modalidad me pareció interesante y desafiante. Acepté de inmediato”, afirmó Marques.

Después de haber practicado el deporte por tan solo un año, en 2004 se convirtió en campeona brasileña de pentatlón moderno y al año siguiente recibió el premio del Comité Olímpico Brasileño (COB) a la mejor atleta en esta modalidad que este año lidera con 140 puntos.

Una carrera victoriosa

Yane Marques será la abanderada del Equipo de Brasil en las Olimpíadas de Río 2016. Desde 2009 es sargento del Ejército de Brasileño e integrante del programa de Aatletas de alto rendimiento del ministerio de Defensa. (Foto: AFP)

Alentada por las conquistas nacionales y el reconocimiento de la COB, Marques se entregó totalmente al deporte y se convirtió en una de las mejores atletas del mundo.

Conquistó el oro en los Juegos Panamericanos de Río de Janeiro 2007 cuya clasificación le garantizó el cupo en los Juegos Olímpicos de Pekín 2008 donde quedó en 18.o lugar.

En 2009 ingresó en las filas del Ejército Brasileño siguiendo la recomendación de sus entrenadores para formar parte del equipo que competiría en los Juegos Mundiales Militares de Río de Janeiro 2011 y donde conquistó una medalla de oro (en equipo), una de plata (individual) y una de bronce (relevo mixto) con lo que contribuyó a que Brasil conquistara el primer lugar general en el evento.

Igualmente en 2011, la pernambucana se adjudicó medalla de plata en los Juegos Panamericanos de Guadalajara en México lo que le valió el tercer lugar en la clasificación mundial en su modalidad y le garantizó el cupo en los Juegos Olímpicos de Londres 2012, donde conquistó medalla de bronce y se convirtió en la primera atleta latinoamericana en ascender al podio del pentatlón moderno en la historia de los Juegos Olímpicos.

Entre los años 2013 y 2015, la sargento del Ejército ganó medalla de plata en los Juegos Panamericanos de Toronto 2015, oro en la Copa Kremlin en Rusia, oro en los Juegos Sudamericanos en Chile, oro en el Campeonato Panamericano en la Ciudad de México, plata en los Juegos Mundiales Militares de Corea 2015, plata en el Campeonato Mundial en Taiwán y bronce en el Torneo Campeón de los Campeones en Qatar.

En los Juegos Olímpicos de Río 2016 competirá en las pruebas de esgrima, natación, equitación, tiro deportivo y carrera campo a través entre los días 18 y 20 de agosto.

Actualmente Marques ocupa el 12.o lugar general en la clasificación mundial, quedó en 7.o lugar en el torneo mundial de la modalidad y en el 14.o lugar en la categoría olímpica.

Atleta militar de alto rendimiento

De los 473 atletas que conforman el Equipo de Brasil durante los Juegos Olímpicos de Río 2016, Marques forma parte de los 145 atletas militares que participan en el evento y que también se benefician del programa Atletas de alto rendimiento del ministerio de la Defensa.

La rutina de entrenamiento es intensa y por ser sargento utiliza las instalaciones del Centro de capacitación física del Ejército, en Río de Janeiro, y participa en las competencias militares representando al Ejército Brasileño.

Además de recibir un sueldo acorde con su graduación militar, los atletas forman parte del programa Atletas de alto rendimiento del ministerio de la Defensa y tienen a su disposición nutricionistas, fisioterapeutas, médicos, odontólogos y entrenadores de las Fuerzas Armadas.

Según Marques, su ingreso a las Fuerzas Armadas fue una transición tranquila debido especialmente a las semejanzas entre sus principios y los de la milicia.

“Considero que los valores militares se parecen mucho a los de los atletas, tales como respeto, responsabilidad, compromiso y dedicación. Pareciera que por ser militares, nos sentimos que representamos aún más al país, nos sentimos más patriotas”, destacó la sargento.

Las principales ciudades donde Marques entrena son Recife, en el estado de Pernambuco, Curitiba, en el estado de Paraná y en Porto Alegre, en el estado de Río Grande del Sur, pero también participa en campamentos, es decir, entrenamientos realizados en el exterior, especialmente en Estados Unidos, Francia e Italia, con el fin de perfeccionarse en aquellas disciplinas poco comunes en Brasil, como por ejemplo la esgrima.

Los orígenes del pentatlón

El pentatlón es una modalidad esencialmente militar y fue introducida en los Juegos Olímpicos de la antigüedad, en el 708 a. C.

De acuerdo con los registros históricos, los espartanos de la Grecia Antigua, un pueblo de gran tradición militar, ya empleaban el pentatlón para seleccionar a sus mejores y más versátiles soldados.

Poco después de pasar a formar parte de las olimpíadas, adquirió fama rápidamente debido a su componente guerrero y al vencedor también se le consideraba un gran campeón, el verdadero vencedor de los Juegos Olímpicos.

Luego de una transformación, la modalidad entró en el programa olímpico de los Juegos Olímpicos de la era moderna, celebrados en Estocolmo en 1912, de la mano del barón sueco Pierre de Coubertin quien transformó el pentatlón en el pentatlón moderno.

El nuevo formato incluso simulaba una situación militar en la que el soldado debía entregar un mensaje para lo cual debía cruzar las líneas enemigas montado a caballo y armado con un revólver y una espada. Al resultar herido, el caballo obligaba al soldado a concluir su misión corriendo y atravesando ríos.

En los Juegos Olímpicos de Atlanta 1996, el pentatlón moderno sufrió una nueva modificación en la que la victoria se disputaba en un solo día.

Compartir
Comentarios:
Le Gusta la Historia? Si 32
Cargando las Conversaciones