WIMCON 2018: Fuerzas armadas necesitan más mujeres en todas las armas

Coordinada por SOUTHCOM y Colombia, la tercera Conferencia de Mujeres en el Ejército y la Seguridad enfocó la transición de la equidad de género a la gestión del talento humano.
Yolima Dussán/Diálogo | 21 diciembre 2018

Relaciones Internacionales

El Almirante de la Marina de los EE. UU. Kurt W. Tidd (izq.), en su última participación como comandante del Comando Sur de los EE.UU. en WIMCOM 18, hizo reflexiones sobre la evolución que durante su comandancia tuvo la integración de las mujeres en las fuerzas armadas. (Foto: Embajada de los Estados Unidos en Colombia)

Tres temas quedaron claros en la tercera Conferencia de Mujeres en el Ejército y la Seguridad (WIMCON en inglés), realizada del 6 al 8 de noviembre de 2018 en Bogotá, Colombia. Primero, el aumento de la participación femenina en las fuerzas militares obedece a sus capacidades, no a su condición de mujeres. Segundo, es el momento de la gestión del talento humano para aprovechar a fondo las capacidades de mujeres y hombres, y tercero, se necesitan más mujeres en todas las armas. 

Representantes de 28 países asistentes a WIMCON 18 tuvieron un diálogo abierto sobre la conformación de equipos mixtos en todas las operaciones militares. (Foto: Yolima Dussán/Diálogo)

“No abrimos las puertas a las mujeres por atender una agenda social, sino porque nos preocupa el éxito de nuestros equipos, que serán más efectivos si rompemos las barreras para el ingreso de quienes tienen destrezas que necesitamos; las mujeres las tienen”, dijo el Almirante de la Marina de los Estados Unidos Kurt W. Tidd, en una de sus últimas participaciones como  comandante del Comando Sur de los EE. UU. (SOUTHCOM). El Almte. Tidd fue enfático al afirmar que las fuerzas militares no pueden excluir en forma arbitraria el ingreso de personas que tienen alta posibilidad de liderazgo.

“Para sobresalir en operaciones militares excepcionales tenemos que cerciorarnos que todos tienen la oportunidad para aplicar su carácter, su competencia y su talento en las misiones. Eso exige visibilidad, compromiso, disponibilidad y voluntad para conformar mejores equipos. La historia nos ha demostrado que las fuerzas armadas pueden cambiar para obtener éxito. Las naciones de nuestra región son líderes en la integración efectiva de las mujeres en todos los uniformes”, manifestó el Almte. Tidd. 

Unión de habilidades diferentes

Tras las anteriores conferencias en Trinidad y Tobago (2016) y Guatemala (2017), la conferencia realizada en Colombia marcó un avance significativo. La versión 2018 convocó a líderes de mayor rango y a suboficiales sénior de distintas ramas de las fuerzas armadas y de seguridad de toda la región.

“Yo estuve en la primera WIMCON y podía sentir el aprecio de las participantes por tener una conferencia propia. Al mismo tiempo, identifiqué su incertidumbre sobre las posibilidades reales de hacer esta inclusión cada vez mayor”, dijo a Diálogo la Contraalmirante de la Marina de los EE. UU. Martha Herb, directora del Colegio Interamericano de Defensa, con sede en WashingtonD.C.

“Soy buzo de aguas profundas, siempre fui una mujer operativa y ya en la reserva he desempeñado cargos de gran importancia. Las actitudes de los hombres hacia el género femenino han cambiado, a pesar del sesgo inconsciente para tratar y juzgar a la mujer de forma diferente. Vivimos en una época de cambios y los equipos mixtos aumentan”, agregó la Contralmte. Herb.​​​​​​​ 

Cambio a gestión del talento humano

Representantes de las fuerzas armadas de Colombia, Guatemala y Belice conversaron con Diálogo sobre el avance de la mujer militar gracias a sus capacidades y destrezas, y no por su condición de mujeres. (Foto: Yolima Dussán/Diálogo)

Además de definir los indicadores, evaluar el progreso y determinar herramientas para conseguir los objetivos, el objetivo de la conferencia fue evolucionar en el discurso. “Pasamos de equidad de género a algo novedoso: la gestión del talento humano. La complejidad de los desafíos a los que nos enfrentamos nos dice que debemos explotar al 100 por ciento todo el talento de la población para obtener mejores fuerzas, equipos más efectivos, ejércitos más capacitados”, dijo el Almte. Tidd.

Honduras, nación líder en la región en el avance de la mujer militar, comparte el cambio de concepto. “En Centroamérica fuimos pioneros en el ingreso de las cadetes a la Academia Militar de Aviación. Ahora estamos en todas las armas. Nuestro avance ha sido cimentado en la legalidad no en la equidad”, aseguró a Diálogo la Coronel del Ejército de Honduras Irma Baquedano Canales, directora de Sanidad de las Fuerzas Militares. “La equidad se refiere a una lucha constante de la mujer por ocupar cargos, pero en las fuerzas armadas hemos logrado los cargos de acuerdo a las oportunidades iguales para hombres y mujeres mediante el cumplimiento de requisitos, no por ser mujeres”.

Con 19 000 efectivos en todas las fuerzas militares, la participación femenina en Honduras es del 4 por ciento, cifra que aumentará con la actualización de los reglamentos de la estructura militar. “Ya son muchas las militares en el corredor de ascenso”, expresó la Cnel. Baquedano. “El interés de SOUTHCOM es la base de los programas de incorporación femenina en la región. Su apoyo es con visión al futuro. La responsabilidad y la trayectoria que tiene el Ejército de los Estados Unidos son de mucho respeto en el mundo. Su apertura es porque han visto la capacidad, el aporte, el profesionalismo y la entrega de las mujeres; cualidades a explotar no como un favor a la mujer, sino por la necesaria incorporación de ambos géneros en toda la institucionalidad militar y policial”.​​​​​​​ 

Destrezas para aprovechar

El testimonio de las representantes de los 28 países participantes en WIMCON 18 tiene en común el avance del proceso de inclusión en sus fuerzas. La Capitán de Fragata de la Marina de Guerra del Perú Ingrid Fernández Gauri, jefe de Prensa e Imagen del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, reconoce que el proceso en su país ha sido lento pero decidido. “Al principio la convivencia fue difícil; pero después de 20 años el resultado es satisfactorio, más aún cuando ha sido necesario modificar un universo estructurado para los hombres”, manifestó a Diálogo. “Le doy un ejemplo: el uniforme que llevo fue necesario modificarlo varias veces porque los sastres manejaban patrones para a los uniformes de los hombres; diseñar para mujeres se les hacía difícil. Es un cambio estructural enorme”.​​​​​​​

El 10 por ciento de los 18 000 efectivos que integran las armas de tierra, mar y aire en Guatemala son mujeres. La Capitán Primero de Ingenieros del Ejército de Guatemala Andrea Araujo dijo a Diálogo que la apertura en su país es total. “Estamos capacitadas para cumplir cualquier misión y falta poco para alcanzar todos los rangos y posiciones. Es claro que nuestros comandantes identificaron las ventajas de nuestras habilidades: disciplina, concentración, exactitud, organización y sensibilidad. Incluirnos es una necesidad para alcanzar mejores resultados”.

La Teniente de Navío de la Guardia Costera de Belice Alma Marcela Pinelo aportó una visión joven. “Las mujeres pensamos distinto y eso se ha reflejado en las operaciones militares. Nuestro enfoque diferente al de los hombres da buenos resultados y ahora es valorado”, dijo a Diálogo.

La Subteniente de la Fuerza Aérea Colombiana Edna Avendaño Castiblanco, del Departamento Estratégico de Asuntos Jurídicos y Derechos Humanos, considera que el cambio de concepto es un avance. “Es un tema de liderazgo; hablamos de reconocimiento de capacidades y no de equidad. El término ‘género’ ahora empleado para referirse tanto a hombres como a mujeres acelerará los procesos”, comentó a Diálogo.

Las conclusiones de WIMCON 18 fueron resumidas en las reflexiones del Almte. Tidd en su despedida. “Es la primera vez en décadas que el sector defensa habla del asunto para aprender cómo superar las barreras. Es un proceso que no da marcha atrás. SOUTHCOM es consciente de la efectividad de los equipos donde hay hombres y mujeres. No podemos desaprovechar ese gran talento. Carácter, competencia, trabajo en equipo; es lo que debemos hacer para cumplir con los desafíos de seguridad del siglo XXI”, concluyó.

Compartir
Comentarios:
Le Gusta la Historia? Si 12
Cargando las Conversaciones