• Home »
  • Uncategory »
  • Why the United States Should Use Special Operations Forces to Fight the Islamic State (ISIS)

Por qué Estados Unidos debería utilizar Fuerzas de Operaciones Especiales para combatir al Estado Islámico (ISIS)

Why the United States Should Use Special Operations Forces to Fight the Islamic State (ISIS)

Por Dialogo
febrero 29, 2016




Las Fuerzas de Operaciones Especiales (SOF, por sus siglas en inglés) del Ejército de Estados Unidos han estado llegando a Irak para realizar operaciones contra el Estado Islámico (ISIS) como parte un esfuerzo más concertado y efectivo para desbaratar a la organización terrorista. Esto se complementa con la presencia de las Fuerzas de Operaciones Especiales en Siria, donde obtienen información, realizan tareas de asistencia militar con fuerzas kurdas y realizan redadas en objetivos de gran importancia.

Una de las estrategias iniciales diseñadas por el Presidente de Estados Unidos, Barack Obama, para tratar la amenaza que impone el ISIS fue una serie de ataques aéreos en objetivos específicos con el fin de destruir enclaves yihadistas. Sin embargo, a la luz de los acontecimientos, autoridades militares enviaron a las Fuerzas de Operaciones Especiales para alcanzar determinados objetivos que, dada su naturaleza, solo pueden ser alcanzados mediante el uso de estas unidades.

Además, Estados Unidos ha exhortado a otros países a enviar fuerzas de operaciones especiales para que se unan en la lucha contra el ISIS, incluyendo a los paises amigos tradicionales de Estados Unidos, el como Reino Unido y Australia, confirmó el Secretario de Defensa estaounidense, Ashton Carter. “Se solicitó a algunos países de la región tener un papel más activo en la campaña militar contra el terrorismo islámico.”


Los países de la región que disponen de fuerzas de operaciones especiales que han entrenado con sus homólogas estadounidenses incluyen a Jordania, Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudita. En este contexto, la validez total del conocido aforismo "botas sobre el terreno" (boots on the ground) es evidente, dado que la presencia y el despliegue de fuerzas terrestres son necesarios para lograr la conquista y la ocupación de un territorio consolidado como resultado de una operación militar.

Frente a tales acontecimientos, es claro que Estados Unidos debería utilizar fuerzas de operaciones especiales para luchar contra el Estado Islámico. Un elemento clave en la actual política de defensa de Estados Unidos es el uso de las SOF, que han adquirido gran importancia en la guerra moderna, principalmente debibo a las capacidades que poseen para desplegarse, su riguroso entrenamiento, su flexibilidad organizacional y los tipos de misiones que realizan, el impacto de sus acciones y las características de la nueva amenaza donde prevalece la incertidumbre y la asimetría.

Dada la capacidad de las SOF para realizar acciones rápidas y normalmente encubiertas con un volumen reducido de unidades, son particularmente aptas para realizar operaciones militares en respuesta a varias amenazas. La multiplicidad de tareas que dichas fuerzas pueden ejecutar, tanto durante enfrentamientos bélicos como en otras operaciones militares, las convierten en un instrumento adecuado para respuestas militares rápidas y flexibles, a diferencia de las fuerzas convencionales que pueden provocar o empeorar la escalada de una crisis.


También será muy importante para Estados Unidos planificar adecuadamente el compromiso de las Fuerzas de Operaciones Especiales para las misiones de combate. Esto implica una evaluación adecuada y profunda y considerar los riesgos para la fuerza misma debido a la posibilidad de bajas y mayores dificultades de recuperación basadas en el tiempo y los costos que implica la sustitución. Pero también se deben considerar las consecuencias políticas, estratégicas y operacionales que pueden surgir de una misión no exitosa. Por lo tanto, antes de comprometerse a una misión potencial, los comandantes y asesores deben realizar una planificación exhaustiva y considerar cualquier efecto futuro.

Es precisamente en este contexto que surge uno de los principales desafíos de las fuerzas de operaciones especiales: desarrollar una fuerza flexible y versátil capaz de luchar y superar amenazas convencionales en un escenario típico de conflicto interestatal y lidiar con organizaciones no estatales, tales como grupos terroristas, organizaciones paramilitares, etc., basadas en la realidad y la normativa legal de cada país.

Como podemos ver, los escenarios de combate variados y contradictorios con los que se puede encontrar una fuerza de esta naturaleza exigen un conocimiento detallado de la diversidad de las capacidades que poseen, confirmando la importancia de las fuerzas de operaciones especiales como un instrumento de respuesta militar adecuada en tiempos de paz, de crisis y de guerra.

El Teniente Coronel Rocco Vergara Lancellotti es el Subdirector de la Academia de Guerra del Ejército de Chile

Share