Vuelos con cocaína que parten de Sudamérica aterrizan mayormente en Honduras

Aproximadamente el 79% de los vuelos con cocaína que despegan desde América del Sur aterrizan en Honduras, según la Oficina de Asuntos Internacionales de Narcóticos y Aplicación de la Ley de Estados Unidos.
Adam Williams | 1 mayo 2012

Aproximadamente el 79% de los vuelos con cocaína que despegan de América del Sur aterrizan en Honduras, según la Oficina de Asuntos Internacionales de Narcóticos y Aplicación de la Ley de Estados Unidos.

El Informe sobre la Estrategia Internacional de Control de Narcóticos de 2012 (INCSR), emitido en marzo, señala que los cargamentos aéreos de cocaína están utilizando la zona este de la región selvática de Honduras, conocida como La Mosquitia, como centro de transporte para redistribuir las drogas. Esa zona continua siendo vulnerable “debido a su lejanía, limitada infraestructura, la falta de presencia estatal y la debilidad de las instituciones que hacen cumplir la ley.”

“La Mosquitia fue una zona principal de aterrizaje de vuelos con cargamento de droga, y el trasbordo se veía facilitado por vuelos subsiguientes, buques marítimos, tráfico fluvial y transporte por tierra por la ruta Panamericana y rutas secundarias,” establece el INCSR.

A días de la emisión del informe, las Fuerzas Armadas hondureñas descubrieron más de 70 pistas de aterrizaje encubiertas en las regiones escasamente pobladas del este y noreste del país. Las Fuerzas Armadas descubrieron marcas de aterrizaje cubiertas en las regiones de Olancho, Colón, El Paraíso y Gracias a Dios, donde se han despejado sectores de la selva para crear pistas angostas para aviones pequeños.

“Estas pistas de aterrizaje se encontraron intactas para aterrizajes, lo que nos indica que se utilizan frecuentemente, entre una y dos veces por semana por los narcotraficantes,” señaló el Gral. René Osorio Canales.

Fuerzas Armadas dinamitan pistas de aterrizaje clandestinas

Miembros del Ejército, la Marina y la Fuerza Aérea localizaron conjuntamente pistas de aterrizaje a lo largo de La Mosquitia, donde abunda la densa selva y ríos sinuosos que conectan principalmente a comunidades indígenas, señaló Osorio. Cuando se encontraron, especialistas militares dinamitaron las pistas de aterrizaje, las cuales tenían entre 1.200 y 1.800 metros de longitud, para evitar futuros aterrizajes.

Las Fuerzas Armadas destruyeron 13 pistas de aterrizaje clandestinas en las primeras dos semanas de marzo, y planean destruir otras 60 para fines de abril. El informe, que describe excesivo tráfico de droga en La Mosquitia, no sorprende a las autoridades militares hondureñas.

Desde 2007, las Fuerzas Armadas hondureñas, junto a la Comisión Antidroga del gobierno, han incautado o recuperado varios aviones pequeños en la selva de La Mosquitia. En marzo de 2010, un pequeño avión bimotor que transportaba 550 kilos de cocaína fue descubierto allí, junto a tres barcos y cientos de armas que se presume serían parte de un operativo colombiano.

En agosto de 2010, una unidad antidrogas hondureña respondió al aterrizaje de una aeronave sospechosa. Soldados retuvieron el avión e incautaron 470 kilos de cocaína y una granada propulsada por cohete desde un camión.

En febrero, la Armada hondureña recuperó un Cessna 206 abandonado en una zona pantanosa ubicada entre dos lagunas en La Mosquitia. Considerada con daños irreparable, la Comisión Antidrogas y la Armada destruyeron la aeronave, la cual se cree había sido utilizada para el narcotráfico. El Ministerio de Defensa señala que el año pasado aterrizaron 99 aviones con droga en Honduras, mientras que en el año 2010 fueron 94.

“Es una pena que La Mosquitia esté siendo utilizada para el narcotráfico,” dijo el Ministro de Defensa Marlon Pascua a periodistas en febrero. “Es importante que las Fuerzas Armadas mantengan una fuerte presencia en la región, para que los narcotraficantes no piensen que La Mosquitia es un territorio donde pueden operar libremente.”

Captura de submarino semi-sumergible marcó un hito

Además de la presencia de aviones con droga, en julio de 2011, la Armada interceptó un buque semi-sumergible autopropulsado a 17 millas de la costa de La Mosquitia. La captura de un submarino de drogas fue el primero en la historia de Honduras, y tuvo como resultado la confiscación de 5,9 toneladas de cocaína, la mayor incautación realizada en el país.

En setiembre de 2011, un segundo buque semi-sumergible fue interceptado a 130 millas de la misma costa, transportando una cantidad similar de cocaína.

“Consideramos un éxito que la Armada de Honduras haya interceptado estos buques de transporte de narcóticos por primera vez en aguas nacionales,” afirmó Pascua. “Es evidente que las destrezas tecnológicas de los narcotraficantes están evolucionando, y debemos continuar mejorando nuestra tecnología para evitar que futuros cargamentos atraviesen Honduras.”

La Armada de Honduras incautó más de 22 toneladas de cocaína en 2011, casi cuatro veces más de la cantidad confiscada en 2010.

Al norte de La Mosquitía, en la ciudad montañosa de Cerro Negro, el año pasado, las autoridades descubrieron el primer laboratorio de procesamiento de cocaína del país. El laboratorio fue descubierto luego que residentes locales informaran sobre actividades extrañas en una remota plantación de café, donde también ocurrían frecuentes arribos y despegues de helicópteros.

Laboratorio clandestino de cocaína en las montañas

Oficiales de policía subieron montañas y atravesaron ríos en bote para llegar al laboratorio, donde encontraron tecnología de avanzada utilizada para procesar cocaína. Tras una profunda investigación se descubrió que el laboratorio era una planta de procesamiento de pasta de coca contrabandeada desde Colombia y transportada a Guatemala y México. El Ministerio de Defensa dictaminó que el laboratorio era operado por el Cártel de Sinaloa de México.

“La lucha contra el narcotráfico debe ser un esfuerzo de colaboración de todos los países de América Latina,” afirmó el ex Ministro de Defensa Oscar Álvarez. “El laboratorio se encontró allí, pero vincula a Colombia, Guatemala y México. Debemos trabajar juntos para encontrar todos los puntos de transporte, desde su origen a su destino.”

El informe de tráfico de cocaína a lo largo de Honduras surge al tiempo que la violencia relacionada con la droga ha dejado al país en estado de crisis. En 2010, la Investigación de Homicidio Mundial realizada por Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito concluyó que Honduras tenía la tasa de homicidios más alta del mundo, 82 cada 100.000.

En febrero, el Presidente de Honduras Porfirio Lobo dijo que la violencia relacionada a la droga mata a 22 personas por día aproximadamente, y que se han perdido "número infinito de vidas" por culpa del narcotráfico. Cerca de 7.000 residentes fueron asesinados en Honduras en el año 2011. Una investigación de Naciones Unidas realizada el año pasado halló que para el 66% de la población, el consumo de drogas es el principal problema de seguridad en los barrios.

Las incautaciones del año 2011 indican que las fuerzas de seguridad hondureñas están mejorando, pero el INCSR señaló que la lucha contra los traficantes de droga será muy larga. "Las organizaciones criminales que operan en Honduras son despiadadas, están bien armadas, bien financiadas y son expertas en logística," señala el informe."Aunque el gobierno hondureño evidencia mejoras, carece de experiencia, recursos, y un adecuado marco legal para efectivamente contrarrestar la amenaza."

Compartir
Comentarios:
Le Gusta la Historia? Si 52
Cargando las Conversaciones