Viekaren XVI, tradición de cooperación entre Argentina y Chile

Las armadas de los dos países incrementan sus capacidades de rescate y salvamento marítimo en la zona del Canal Beagle.
Carolina Contreras/Diálogo | 3 octubre 2016

Con una dotación de 300 efectivos, ocho barcos y dos aeronaves las armadas de Chile y Argentina desarrollaron el ejercicio naval combinado Viekaren XVI en la zona del Canal Beagle. (Foto: Armada de Chile)

Con una tripulación de 300 efectivos, ocho barcos y dos aeronaves, las armadas de Chile y Argentina desarrollaron el ejercicio naval combinado Viekaren XVI en la zona del Canal Beagle, situado en Puerto Williams, extremo austral de Chile, entre el 22 y el 26 de agosto pasado.

El ejercicio tuvo como finalidad entrenar las capacidades de ambas armadas en Rescate y Salvamento Marítimo (SAR por sus siglas en inglés) a través de la interoperabilidad de sus aeronaves y del establecimiento de procedimientos comunes que les permitan responder ante eventuales emergencias marítimas en esa región.

El aumento del tráfico marítimo en la zona del Antártico y sus alrededores debido al turismo, el apoyo logístico y los buques de investigación han obligado a las armadas de Argentina y Chile a estar listas para enfrentar posibles emergencias en esa área. “De ahí que este ejercicio tiene una relevancia fundamental que nos permite estar preparados para cualquier contingencia que se produzca”, dijo el Capitán de Navío Patricio Espinoza, comandante del Distrito Naval Beagle y gobernador marítimo de Puerto Williams.

Siendo el único ejercicio naval bilateral que se realiza en el extremo austral del continente americano, el desafío de Viekaren es mejorar la capacidad de respuesta y coordinación de ambas armadas mediante la recreación de escenarios ficticios en situaciones de emergencia que involucran, por ejemplo, apoyo humanitario, control naval de tráfico marítimo, búsqueda, rescate y salvamento marítimo. Los participantes también se entrenan en buceo combinado diurno y nocturno y en ejercicios demostrativos de combate a la contaminación marina en caso de producirse.

Si bien, hasta ahora “no se ha producido ningún tipo de contaminación ni varamientos de buques grandes en el Canal Beagle, debemos estar preparados para la ocasión en que tengamos que actuar como fuerza combinada”, dijo el Cap. de Nav. Espinoza.

Viekaren, que significa “confianza” en la lengua Yagán del pueblo originario Selknam de esa región, se realiza todos los años desde 1999. Se enmarca dentro del Tratado de Paz y Amistad firmado por Chile y Argentina en 1984, que entre otras cosas establece soberanía y responsabilidad compartidas en el Canal Beagle. Al mismo tiempo promueve también las buenas relaciones bilaterales.

Despliegue 2016

Por primera vez se incluyó en el ejercicio un operativo de evacuación aérea combinada

Esta 16a versión del ejercicio Viekaren estuvo a cargo de la Armada de Chile, bajo la dirección del Cap. de Nav. Espinoza. El ejercicio consistió en la simulación del siniestro de un barco de pasajeros que navegaba desde el Antártico con destino a Ushuaia, Argentina, y que era necesario auxiliar. “Cada año tenemos que idear nuevos casos de posibles emergencias lo más reales posibles e ir aumentando el grado de dificultad”, destacó el Cap. de Nav. Espinoza.

Durante los cinco días de entrenamiento se desplegaron diversos escenarios de emergencia ficticios en una extensión de un poco más de 1.000 millas cuadradas en el Canal Beagle, donde la tripulación de 300 marineros de ambos países practicó conducción de operaciones de rescate y toma de decisiones, desde el nivel de planificación hasta el nivel táctico.

Este año, por primera vez se incluyó un operativo de evacuación aérea combinada entre el helicóptero naval chileno UH-05, un remolcador argentino y un avión argentino B-200, logrando evacuar a un supuesto herido desde Puerto Williams, Chile a Ushuaia. “Esto demandó bastante coordinación y procedimientos en común, con lo que pudimos aumentar aún más la capacidad para interoperar entre ambas tripulaciones”, dijo el Capitán de Navío Gabriel Galeazzi, jefe de Estado Mayor del Área Naval Austral de Argentina.

Por parte de la Armada argentina, el ejercicio Viekaren también incluyó por primera vez la aeronave de exploración marítima Beechcraft B-200. Chile, por su parte, desplegó el patrullero de servicio general PSG-73 Isaza, y las lanchas de servicio general Alacalufe LSG-1603 y Hallef LSG-1604, entre otros.

Los participantes también entrenaron sus capacidades SAR durante los ejercicios de despliegue y de barreras contra la contaminación, incendio e inundación de una embarcación, además del buceo combinado nocturno por parte de la Partida de Salvataje del Distrito Naval Beagle y del Área Naval Austral.

“Demostramos que somos capaces de operar sin ningún problema, que nos conocemos y que con todos estos años de experiencia hemos logrado mejorar nuestros procedimientos y estandarizar nuestra operatividad”, afirmó el Cap. de Nav. Espinoza.

“Cumplimos con todo lo que teníamos planificado y terminamos con cero heridos y cero daño de las unidades”, agregó el Cap. de Nav. Galeazzi.

Argentina estará a cargo de la organización del ejercicio Viekaren el próximo año y según adelanta el Cap. de Nav. Galeazzi, para incrementar la complejidad, evalúan simular el accidente de un crucero, que involucre mayor cantidad de gente y una nave de gran envergadura. “Tenemos que estar preparados frente a cualquier escenario de emergencia”, finalizó.

Compartir
Comentarios:
Le Gusta la Historia? Si 37
Cargando las Conversaciones