Estados Unidos entrena a primeros buzos policías de Costa Rica

US Trains First Costa Rican Police Divers

Por Julieta Pelcastre/Diálogo
octubre 02, 2018

Buzos de la unidad de Búsqueda, Trauma y Recate de la Patrulla Fronteriza de los EE. UU. (BORSTAR en inglés), apoyan a la Academia Nacional de Policía (ANP) de Costa Rica para desarrollar las capacidades de un primer grupo de 16 miembros de diferentes cuerpos de seguridad, con el objetivo de que se conviertan en buzos de búsqueda y recuperación. La capacitación, que inició en la segunda semana de agosto y concluirá a finales de noviembre de 2018, es impartida en el Centro de Formación Policial Murciélago, en la provincia de Guanacaste, Costa Rica.

“El proceso inició en mayo [2018] en Florida, EE. UU., con la certificación de nuestros oficiales como buzos avanzados en la especialidad de rescate”, dijo a Diálogo Maino Alfaro, subintendente de la ANP, desplegado en el centro de formación. “Es un requisito técnico de BORSTAR para acceder al curso de especialidad de búsqueda y recuperación enfocado a labores policiales”.

El entrenamiento fortalecerá las capacidades de la Policía de Fronteras, la Policía de Control de Drogas, el Servicio Nacional de Guardacostas y de la ANP costarricense en el combate contra el crimen organizado. Los agentes realizan actividades programadas para adquirir un currículum, experiencia y el mínimo de 50 inmersiones registradas y certificadas para lograr la formación especializada de búsqueda y recuperación.

“Nuestro objetivo es generar competencias a las fuerzas de seguridad y quitar espacios a la criminalidad”, comentó a Diálogo el comisario Eric Lacayo Rojas, director de la ANP. "El narcotráfico y el crimen organizado [nos] obliga a evolucionar y a tratar de anticiparnos a situaciones que ya ocurren en muchas vías, la acuática es una de ellas”.

Nuevas técnicas

Los expertos en buceo de BORSTAR ofrecen entrenamiento especializado y avanzado a las agencias gubernamentales estadounidenses y extranjeras desde su creación en 1998. Los diferentes cuerpos policiales costarricenses desarrollarán técnicas de rescate básico, alcanzarán profundidades de 30 metros y perfeccionarán técnicas de búsqueda, recuperación de objetos en agua profunda, turbia y algunas veces tóxica y letal. Además, realizarán tareas debajo de los buques para localizar explosivos o narcóticos ilegales a veces sujetos debajo de los cascos de las embarcaciones.

“[El entrenamiento] nos permite potenciar nuestras capacidades policiales en los muelles y puertos marítimos para realizar revisiones de buques con más criterio técnico del que tenemos en la actualidad”, manifestó Alfaro. “El narcotráfico crea compartimentos externos donde encapsula droga; si no tenemos un buzo técnico entrenado en esas habilidades, nos es difícil detectar la droga ilegal”.

El trabajo de los expertos en buceo también ayudará en los procesos de investigaciones judiciales, a través de la búsqueda y recuperación de evidencia que esté en un lecho submarino de difícil acceso. Los buzos policías de Costa Rica serán capaces de recuperar cadáveres, armas, vehículos, aviones, contenedores, casquillos de bala e incluso elementos más pequeños sumergidos en el mar o en cualquier cuerpo de agua.

Condiciones extremas

Como parte del acuerdo de cooperación, la BORSTAR donó a la ANP 20 equipos completos de buceo compuestos por trajes, tanques, linternas, brújulas y computadoras sofisticadas para el registro de sus inmersiones. Además entregó boyas especiales para tareas de recuperación de objetos y evidencia sumergida, que permitirá a los oficiales sacar del agua elementos grandes como una aeronave.

“El valor de cada equipo de buceo donado por la Patrulla Fronteriza de los EE. UU. es de USD 5000”, destacó Alfaro. “Es un recurso importante para el trabajo que nuestros oficiales van a desarrollar en condiciones extremas”.

El comisario Lacayo y Alfaro coincidieron en que el buceo de búsqueda y recuperación demanda mucha concentración, disciplina y voluntad. “Los oficiales entienden que estarán expuestos a una serie de riesgos y situaciones límite”, dijo Alfaro. “Aplicar todas las normas de seguridad y respetar los protocolos de esta modalidad de buceo conlleva al resguardo de la vida del personal que participa en esta actividad”, agregó el comisario Lacayo.

El proceso de capacitación para formar buzos de búsqueda y recuperación es parte del proyecto de actualización de la ANP de Costa Rica. “Los buzos se convertirán en multiplicadores del conocimiento que recibieron”, aseguró el comisario Lacayo. “El éxito de un recurso tan oneroso, especializado y necesario en el esquema de seguridad de los países, requiere de mantenimiento y cuidado, eso implica no dejar de lado el mantener las competencias activas”, finalizó.
Share