Los EE. UU. imponen sanciones a presuntos narcotraficantes

Por Dialogo
junio 04, 2013


El 31 de mayo, Estados Unidos impuso sanciones a seis individuos y grupos de delincuentes, incluyendo a un importante traficante de esteroides, y procedió a congelar sus bienes en jurisdicción estadounidense, además de prohibir que entablen relaciones comerciales con ciudadanos norteamericanos.



Los Caballeros Templarios, de México, Los Urabeños, de Colombia, y Los Cachiros, de Honduras, recibieron sanciones bajo la Ley de Designación de Cabecillas Narcotraficantes, según notificó por escrito a legisladores el Presidente Barack Obama.



También se incluyo a tres individuos: Luis Fernando Sánchez, presunto líder del cartel mexicano de Tijuana, el traficante esloveno de esteroides Mihael Karner, y el afgano Haji Kotwal Noorzai, quien posee una red narcotraficante y ha sido propietario de varios laboratorios procesadores de heroína.



La designación conlleva el posible congelamiento de cualquiera de sus bienes en los Estados Unidos, y cualquier ciudadano o empresa estadounidense que intente entablar relaciones comerciales con alguno de estos individuos u organizaciones puede ser objeto de sanciones.



Kotwal, quien está vinculado con los talibanes, reside en Pakistán y ha designado miembros de su red frente a sus negocios, según el Departamento del Tesoro.



En los últimos diez años, Karner se ha dedicado a la venta de esteroides anabólicos en el mundo y ha creado empresas ficticias en paraísos fiscales para ocultar los millones de dólares que obtiene a partir del narcotráfico.



En 2010, Karner, su esposa y su hermano, fueron imputados en un tribunal federal de Massachussets bajo los cargos de conspiración y distribución e importación de esteroides.



Karner y su esposa fueron arrestados y detenidos en Austria en diciembre de 2010, pero fueron liberados bajo fianza en abril de 2012 mientras trataban de evitar la extradición, y luego escaparon a su Eslovenia natal, la cual no tiene tratado de extradición con los Estados Unidos, según manifestó el Tesoro.



El cartel de Tijuana que dirige Sánchez transporta toneladas de cocaína y marihuana desde el norte de México hacia los Estados Unidos. La pandilla está envuelta en una batalla contra el cartel de Sinaloa por el control del mercado.



En la costa del Pacífico mexicano, la pandilla denominada Los Caballeros Templarios controla el narcotráfico y otras actividades delictivas como el secuestro, la extorsión y el robo.



Sus miembros ofrecieron bajar las armas, a cambio de que el nuevo presidente Enrique Peña Nieto cumpliera con las promesas de su campaña, sin especificar cuáles.



Mientras tanto, Los Cachiros tienen bajo su control el 90 por ciento de las pistas aéreas clandestinas de Honduras, adonde se transportan grandes cantidades de droga provenientes de campos de cultivo colombianos para luego ser enviadas a los carteles mexicanos, según especificó el Departamento del Tesoro estadounidense.



La pandilla Los Urabeños se compone principalmente de paramilitares y narcotraficantes que también trafican drogas en 24 de las 32 provincias colombianas.



Si bien sus miembros están alineados con las FARC, han tenido enfrentamientos con pandillas delictivas locales.






Share