Ejército Sur de los EE. UU. entrena a Fuerza Armada de El Salvador

Los adiestramientos mejorarán las habilidades de los militares en la lucha contra las pandillas, el tráfico de ilícitos y la protección de las fronteras.
Lorena Baires/Diálogo | 24 mayo 2018

Relaciones Internacionales

El adiestramiento de los comandos especializados de la Fuerza Armada de El Salvador mejora los niveles de seguridad pública con patrullajes y operaciones contra grupos criminales y contrabandistas. (Foto: Gloria Cañas, Diálogo)

El Ejército Sur de los Estados Unidos (ARSOUTH en inglés) adiestra a cinco comandos especializados de la Fuerza Armada de El Salvador (FAES). Los cursos se enfocan en nuevos procedimientos de registros, captura de información de inteligencia de zonas con alto índice delincuencial y combate a las amenazas emergentes que castigan al hemisferio occidental.

“Hemos diseñado un programa de entrenamientos [a partir de febrero] 2018”, explicó el Coronel del Ejército DEM Ángel Lima, jefe del Personal del Estado Mayor de la FAES. “El programa fortalecerá las habilidades de conducción de nuestras tropas en el nivel táctico para incrementar resultados y niveles de seguridad además de resultados positivos en las incautaciones, la protección de las fronteras y el combate a las pandillas, así como el tráfico de estupefacientes”.

Los cinco comandos especializados participantes conforman el plan estratégico Plan de Campaña Nuevo Amanecer, enfocado en la seguridad pública nacional. Juntos realizan misiones conjuntas con la Policía Nacional Civil a nivel nacional. El Comando Zeus, cuenta con 3100 efectivos enfocados en reforzar la seguridad en las calles de los 50 municipios más peligrosos del país. El Comando San Carlos, tiene 1200 militares desplegados en los perímetros más cercanos de los 19 centros penitenciarios. El Comando Sumpul, enlista a 1000 soldados distribuidos en 300 pasos fronterizos no habilitados. El Comando Águila, conformado por 2300 militares, tiene bajo su responsabilidad los contornos de los centros escolares con mayor asedio de las pandillas. El Comando Trueno, con 300 oficiales de grupos élite, combate en forma directa a las pandillas Mara Salvatrucha y Barrio 18.

En los adiestramientos participan oficiales y suboficiales de cada comando. “Es invaluable el apoyo que nos da ARSOUTH”, expresó el ministro de Defensa de El Salvador David Munguía Payés. “Este año hemos renovado el calendario de capacitaciones. Esto nos permite ser más efectivos en [el entrenamiento para] la defensa nacional y afrontar amenazas como el narcotráfico, el tráfico de personas u otros ilícitos”.

“Estos compromisos son importantes para nuestra seguridad nacional y ayudan a fomentar una región más estable”, dijo durante la planificación de los adiestramientos el Mayor del Ejército de los EE. UU. Jimmy Isakson, oficial de enlace de ARSOUTH con El Salvador. “Las redes criminales que existen en Centroamérica generan inestabilidad regional y aumentan las tasas de crimen y tráfico de drogas, hechos que preocupan a todos”.

Intercambio de experiencias

El calendario de adiestramientos está programado para desarrollar diez cursos al año, dos para cada comando, con una duración de cuatro semanas cada uno. En algunos de ellos participan ejércitos de otros países de Centroamérica y del Caribe que también refuerzan la seguridad pública en sus respectivos territorios.

Por ejemplo, entre febrero y marzo de 2018 se realizó el Curso Regional Contra el Crimen Transnacional, impartido por la FAES y la Policía Nacional Civil, en el Centro Regional de Adiestramiento Contra el Crimen Transnacional (CRACCT), en el municipio de Ilopango. Asistieron un total de 15 militares de El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua y República Dominicana para aprender nuevas técnicas de investigación y vigilancia de fronteras, combate de actividades criminales de las pandillas y combate al narcotráfico. La prioridad en ese caso fue realizar ejercicios prácticos combinados que eleven el nivel de dificultad operativa de cada país participante.

Los elementos del Comando Sumpul que refuerzan la seguridad en la periferia de los centros penitenciarios del país están incorporados a los entrenamientos con los instructores del Ejército Sur de los Estados Unidos. (Foto: Gloria Cañas, Diálogo)

“Realizamos un ejercicio combinado en donde interceptábamos un automóvil con sospecha de transportar drogas. Pudimos comprobar que los procedimientos son similares en la región y compartimos las experiencias que cada país vive”, detalló el Teniente de Infantería del Ejército de El Salvador Edgardo Avilés, uno de los participantes del curso. “Pudimos eliminar errores, como por ejemplo lugares en donde algunos no revisan, como los rines de las llantas”.

La participación de múltiples ejércitos regionales en este tipo de ejercicios ayuda a unificar criterios durante operaciones de similar enfoque. “Hemos compartido toda la información disponible para combatir crímenes emergentes que afectan a la región”, aseguró el Coronel de Infantería del Ejército DEM Manfredo Guzmán, comandante del CRACCT. “Son los mismos [crímenes], pero en cada país los criminales operan de diferente forma. Ahora todos los atacamos con una misma estrategia”.

Números duros

Los entrenamientos con ARSOUTH permiten mejorar la labor de los comandos que integran el Plan de Campaña Nuevo Amanecer. En 2016, el Comando Zeus decomisó 281 armas de fuego y 5223 dosis de drogas a las pandillas. En 2017 lograron incautar 400 armas y 18 000 dosis de estupefacientes. Por su parte, el Comando San Carlos decomisó 500 municiones en 2016 y 55 000 en 2017.

“Los resultados de estos comandos provienen en buena parte de estas capacitaciones que nos imparte el ARSOUTH, porque elevan las destrezas que tienen nuestros elementos”, añadió el Cnel. Lima. “Quienes participan se encargan de trasladar sus conocimientos a otros compañeros para fortalecer a las tropas”.

El Comando Sumpul logró decomisar 10 000 artículos de contrabando en los pasos fronterizos no habilitados en 2016, sin embargo en 2017 la cifra incrementó a 60 000. El Comando Águila, por su parte, superó sus registros de vehículos sospechosos de 78 000 en 2016 a 135 000 en 2017.

La FAES transfiere los conocimientos de los talleres a través de su Programa de Adiestramiento Regular, conocido como PAR15, en donde se organizan grupos de 100 a 125 elementos de todos los comandos involucrados. “Todo lo que aprendí y los errores que corregimos con ARSOUTH los he transmitido a mis soldados. Todos estamos agradecidos por este crecimiento profesional, esperamos avanzar en nuevos talleres con ellos”, enfatizó el Tte. Avilés.

ARSOUTH desarrolla adiestramientos con los ejércitos de otros países amigos como Brasil, Chile, Colombia y Perú. La misión es fomentar alianzas bilaterales y analizar cómo continuar los esfuerzos por contrarrestar las amenazas organizadas transnacionales.

Compartir
Comentarios:
Le Gusta la Historia? Si 4
Cargando las Conversaciones