Blindados norteamericanos crean raza única de infantes uruguayos

Tanques de origen norteamericano han formado a varias generaciones de militares en Uruguay, siendo parte importante de la defensa de ese país.
Carlos Maggi/Diálogo | 29 enero 2018

Relaciones Internacionales

Desde hace 60 años el tanque M-24 Chaffee contribuye a la formación de varias generaciones de militares de Uruguay. (Foto: Carlos Maggi, Diálogo)

En octubre de 2017 se cumplieron 60 años de la llegada a Uruguay de los primeros vehículos blindados estadounidenses. Los tanques livianos M-24 Chaffee, junto a los M41 A1 Walker Bulldog y TBP M-113 A1U, han formado a varias generaciones de militares del Ejército y cumplen un rol muy importante en la defensa de la soberanía nacional.

Los 22 tanques M41 A1 Walker Bulldog son las unidades con mayor poder de fuego del Ejército Nacional. Se encuentran operativos en Uruguay como plataforma de entrenamiento de las tripulaciones del arma de caballería. (Foto: Carlos Maggi, Diálogo)

Entre octubre de 1957 y septiembre de 1958 llegaron a Uruguay tanques M-24 Chaffee de origen estadounidense en el marco del Programa de Asistencia Militar (MAP, en inglés), acordado el 27 de junio de 1952 entre los Estados Unidos y Uruguay. En total sumaron 17 unidades asignadas al Batallón de Infantería Blindado N.º 13.

El Chaffee fue considerado un tanque de tecnología moderna en la época. En 1980 se cambiaron los motores originales por dos que funcionan a gasoil y se los equipó con modernos equipos de radiocomunicaciones, lo que permitió alargar la vida útil de los vehículos blindados, que continúan siendo parte de la flota del Batallón N.º 13. A pesar de su edad, el tanque M-24 se considera una plataforma de entrenamiento muy económica para las tripulaciones que allí se forman.

“Nosotros podemos entrenar a todos nuestros conductores, cargadores, tiradores y jefes de carro en una plataforma económica que aún mantiene un valor bélico en lo que sería un conflicto de baja intensidad, donde la capacidad anti tanque de una posible amenaza sea limitada”, explicó a Diálogo el Mayor Alejandro Capeluto, segundo jefe del Batallón de Infantería Blindado N.º 13 del Ejército Nacional de Uruguay. “El M-24 tiene un poder de fuego que puede ser muy apreciable”.

De las 17 unidades recibidas 15 permanecen en operación y dos en mantenimiento. El objetivo del comando del batallón es mantener una compañía operativa de tanques. “Mantenemos operativos 15 vehículos acorde a las necesidades que tengamos. Si por alguna circunstancia se necesitara tener operativa la totalidad de la flota eso es posible, ya que ninguno se encuentra en condiciones de no ser recuperado”, afirmó el May. Capeluto.

En 1971 el Batallón N.º 13 se transformó en una unidad combinada, conformada por una compañía de tanques y una subunidad de fusileros embarcados en vehículos de combate de infantería, modelo que luego fue imitado por otros ejércitos en el mundo, según explicó el May. Capeluto. “Ha sido una venerable herramienta de instrucción para el Ejército de Uruguay, donde se ha creado una raza única de infantes, que son precisamente los infantes blindados”.

El Ejército de Uruguay cuenta en su flota con un total de 32 tanques TBP M-113 A1U, que son utilizados para brindar instrucción y durante tareas humanitarias en respuesta a desastres naturales. (Foto: Carlos Maggi/Diálogo)

Poder inigualable del tanque M41 A1

Bajo el marco del MAP, en octubre de 1980 22 tanques estadounidenses M41 A1 Walker Bulldog arribaron a Uruguay de Bélgica, donde integraban la flota de la reserva de la OTAN. Previo a su llegada a Uruguay, a los tanques se les cambió el cañón de 76 milímetros por uno de 90 mm, transformándolos en el medio blindado más poderoso del Ejército Nacional. Fueron asignados al Regimiento Tte. Gral. Pablo Galarza de Caballería Blindado N.º 2 para reemplazar los tanques M-3A1 Stuart que integraban su flota. Las 22 unidades se encuentran operativas y cumplen el doble rol de ser plataforma de entrenamiento en la formación de las diferentes tripulaciones y en ejercicios de defensa.

“Este tipo de vehículos blindados con tren de rodamiento a oruga es adecuado para el campo y terrenos que presenten alguna dificultad; es un tanque que tiene un buen desplazamiento, es fácil de conducir y en la actualidad este material está destinado a la instrucción de las tripulaciones del regimiento y de cómo debemos de actuar en el combate”, indicó el Capitán Martín Serres, comandante del Escuadrón de Tanques del Regimiento de Caballería Blindado N.º 2 del Ejército Nacional de Uruguay. “Además, como nuestra unidad es un emblema dentro del arma de caballería, el centro de instrucción de blindados y mecanizados que pertenece al Regimiento de Caballería N.º 4, con sus cursos de comandante de sección de tanques y comandante de escuadrón de tanques, concurre a nuestra unidad para realizar una campaña y así utilizar este tipo de material, ya que somos la única unidad del país que contamos con la cantidad de unidades operativas para tal fin”. Esto implica que sus efectivos y medios tienen la capacidad de desplegarse rápidamente a cualquier punto del país en caso de ser necesario.

Primer transporte blindado de personal incorporado

EL MAP entre los EE. UU. y Uruguay también contempló 32 unidades TBP M-113 A1U, que llegaron al Uruguay entre mayo de 1969 y junio de 1980. Se trata de uno de los modelos de blindados más conocidos en el mundo, propulsado por un motor a gasolina marca Chrysler 75M, de ocho cilindros en V, refrigerado por agua y con 209 caballos de fuerza de potencia. Está equipado con una ametralladora Browning M2HB calibre 50 montada sobre el techo del vehículo. Debido al desgaste de sus sistemas por el uso durante cerca de 40 años se hizo necesaria su modernización para que continuaran prestando servicios como parte del equipamiento del Ejército Nacional. En 2006, luego de la capacitación del personal mecánico, se concretó el cambio de motor por un Detroit Diesel 6V-53N de 210 HP y una caja de cambios Detroit Diesel Allison TX-100-1. Dieciséis unidades están asignadas al Regimiento Tte. Gral. Pablo Galarza de Caballería Blindado N.º 2, ocho conforman la flota del Regimiento de Caballería Blindado N.º 5 y las demás operan bajo el Regimiento de Caballería Blindado N.º 8.

Las unidades TBP M-113 A1U del Regimiento de Caballería Blindado N.º 2 pertenecen al escuadrón de tiradores blindados, cuya función es totalmente distinta a la que tienen quienes integran el escuadrón de tanques. “Dentro de la formación existen dos funciones que consideramos muy importantes como la de conductor y la de jefe de carro, y luego el resto de la tripulación que conforman los tiradores blindados. No solo se utiliza este tipo de vehículos para la instrucción sino que es considerado como estratégico para la defensa por su capacidad de desplazarse como medio anfibio”, explicó a Diálogo el Capitán Rodrigo Ramírez, comandante del Escuadrón de Tiradores Blindados del Ejército Nacional de Uruguay. “Además, en épocas de condiciones climáticas adversas en las que es muy común en Uruguay el desborde de ríos y arroyos, afectando a la población civil, también se lo utiliza en tareas humanitarias para evacuar a las personas cuyas casas sean alcanzadas por las inundaciones”. El mantenimiento de los TBP M-113 A1U es más fácil debido a la disponibilidad de repuestos.

Los vehículos blindados de origen norteamericano han sido una herramienta muy importante en el Ejército Nacional de Uruguay para la formación de su personal. También son fundamentales como medios estratégicos en la defensa de la soberanía nacional.

Compartir
Comentarios:
Le Gusta la Historia? Si 18
Cargando las Conversaciones