Uruguay y Ecuador fortalecen lazos en la lucha contra el narcotráfico

Por Dialogo
noviembre 21, 2013



Uruguay y Ecuador acordaron recientemente fortalecer sus lazos en la lucha común de sus países contra el tráfico internacional de drogas. Las dos naciones acordaron compartir información y colaborar en la lucha contra los grupos del crimen organizado.
Los países llegaron a acuerdos para “reforzar y fortalecer” sus relaciones bilaterales sobre una serie de cuestiones, que incluye la cooperación y el intercambio de información, a fin de desarrollar nuevos enfoques para luchar contra el narcotráfico. El vicecanciller uruguayo, Luis Porto, y su homólogo de Ecuador, Marco Albuja, emitieron un comunicado de prensa expresando “la necesidad de buscar enfoques diferentes para luchar contra el problema” del tráfico internacional de drogas.
Los dos países firmaron un acuerdo de cooperación e intercambio de información con el fin de “aprender sobre sus respectivas prácticas”.

Consumo de drogas en Uruguay

Los grupos de la delincuencia organizada no sólo transportan drogas ilegales a través de Uruguay y las envían al norte como México y Estados Unidos, sino que también venden drogas a nivel nacional.
Alrededor de 180,000 uruguayos consumen drogas ilegales, de acuerdo con las estadísticas del gobierno federal. Esto representa un 5.5% de la población del país, que es de 3.5 millones de personas. Alrededor de 3,000 reclusos están encarcelados en las cárceles uruguayas por delitos de tráfico de drogas.
El efecto del uso de drogas afecta de muchas maneras a la sociedad uruguaya. Por ejemplo, ha tenido un impacto negativo sobre la educación pública.
La Comisión de Salud del Senado uruguayo recientemente realizó una audiencia sobre la educación pública.
Las autoridades del área de educación pública dijeron a los senadores que el consumo de drogas es uno de los motivos por los cuales algunos alumnos de la escuela pública no están aprendiendo tanto como deberían.

Ecuador utiliza la tecnología para luchar contra el narcotráfico

En octubre del 2013, la Armada y las fuerzas policíacas civiles de Ecuador han colaborado para incautar 799 kilos de cocaína en aguas territoriales del país, que estaban destinadas a Centroamérica y por último a los Estados Unidos.
Las fuerzas de seguridad ecuatorianas utilizaron una tecnología de avanzada para localizar y confiscar la embarcación que transportaba la cocaína. El 13 de octubre, la Unidad de Lucha Contra el Crimen Organizado (ULCO) de la Policía Nacional alertó a la Armada sobre la presencia de un buque de bandera panameña que presuntamente transportaba drogas ilegales en la costa del Ecuador. La Armada envió varios aviones no tripulados para realizar un seguimiento del barco. La fuerza utiliza estas aeronaves para rastrear barcos sospechosos y recopilar información.
Los aviones no tripulados ubicaron al barco sospechoso, llamado “Doria”, a unas 130 millas náuticas al sudoeste del puerto de Manta. La Base Naval Aérea de Manta comunicó la ubicación del Doria a un barco de la Guardia Costera llamado “Isla Santa Cruz”. El buque guardacostas, comandado por el teniente Lenin Alvarado Flores, interceptó al Doria. Las autoridades de la Guardia Costera abordaron la embarcación y encontraron casi 800 kg de cocaína envuelta en 700 paquetes. Luego procedieron a detener al Doria y a sus cinco tripulantes.
Los investigadores de la unidad antinarcóticos de la Policía Nacional habían tomado conocimiento de que había una organización de narcotráfico transnacional en la región que contrabandeaba drogas en grandes barcos, unos pocos días antes de que la Guardia Costera interceptara el Doria. La Policía Nacional proporcionó la información a la Armada, dijeron las autoridades.

Tráfico de drogas lleva a otros crímenes

Muchos países de Latinoamérica están luchando contra el narcotráfico y las actividades delictivas.
Por ejemplo, en los últimos años, el número de casos de extorsión y secuestro ha aumentado en Colombia, México y otros países de Latinoamérica. En Colombia, muchos de estos delitos son cometidos por grupos del crimen organizado, como las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el Ejército de Liberación Nacional (ELN).
En El Salvador y Guatemala, las pandillas callejeras Mara Salvatrucha, también conocida como MS-13, y Barrio 18 son responsables de muchos secuestros y extorsiones, de acuerdo a las fuerzas de seguridad en esos países. La organización de narcotraficantes Los Lorenzana y los grupos del crimen organizado mexicano Los Zetas y el Cártel de Sinaloa, dirigido por el capo prófugo Joaquín “El Chapo” Guzmán, también operan en Guatemala.

Cooperación internacional

El ministro de Defensa de Colombia, Juan Carlos Pinzón, visitó recientemente a los representantes militares de siete países de Centroamérica y el Caribe para analizar el modo en que las fuerzas de seguridad en toda la región podrían cooperar en cuestiones de seguridad. A finales de septiembre del 2013, Pinzón se reunió con funcionarios militares de Panamá, Honduras, El Salvador, Guatemala, Jamaica, República Dominicana y Trinidad y Tobago.
Pinzón y los funcionarios de los otros países discutieron la posibilidad de aumentar la participación de los militares colombianos y de la Policía Nacional en la lucha contra el narcotráfico internacional y otros crímenes, tales como la extorsión y el secuestro.
Es fundamental contar con la cooperación internacional en la lucha contra el secuestro y la extorsión, según el general Humberto Guatibonza de Colombia, director de Grupos de Acción Unificada por la Libertad Personal (GAULA), la unidad antisecuestro y antiextorsión de Colombia. El GAULA es respetado en todo el mundo por su eficacia en la lucha contra el crimen organizado.
En Honduras, El Salvador y Guatemala, “el secuestro se ha convertido en un gran flagelo transnacional a tal punto que simplemente tenemos que unir fuerzas”, indicó Guatibonza.

Éxitos de seguridad

Las fuerzas de seguridad en República Dominicana y Chile han logrado importantes avances en los últimos meses en la lucha contra la delincuencia organizada.
Por ejemplo, en Chile, entre enero y mediados de noviembre del 2013, las fuerzas de seguridad han confiscado un 80% más de drogas que durante el mismo período del año anterior.
Las autoridades atribuyen gran parte de su éxito a la unidad antinarcóticos OS-7 de la policía nacional de Chile, conocida como Carabineros. El aumento en la cantidad de drogas incautadas por las fuerzas de seguridad chilenas en el año 2013 refleja un incremento en la actividad por parte de los narcotraficantes a nivel internacional, y el alto nivel de profesionalismo de la policía chilena, de acuerdo al analista de seguridad Jeremy McDermott, director de Insight Crime, institución de investigación independiente con sede en Medellín, Colombia.
En la República Dominicana, las autoridades han reducido la tasa de homicidios y mejorado la seguridad pública en general gracias a una serie de fuertes iniciativas de la policía. La tasa de homicidios en el país caribeño es de 16.6 homicidios por cada 100,000 habitantes.
Este índice no ha disminuido desde el 2003, según Manuel Castro Castillo, jefe de la Policía Nacional de la República Dominicana.

Acuerdos entre Uruguay y Ecuador

Además de alcanzar acuerdos de cooperación en la lucha contra el narcotráfico internacional, los funcionarios ecuatorianos y uruguayos también examinaron otros aspectos importantes de las relaciones bilaterales de ambos países.
Ecuador y Uruguay acordaron apoyar a la Unión de Naciones Sudamericanas (UNASUR), la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) así como al Sistema Interamericano de Derechos Humanos.
Los funcionarios de los dos países también hablaron sobre la importancia del desarrollo de tecnología de la información en la región y de compartir los avances científicos y tecnológicos.


Share