Destacados: Una conversación con nuestros líderes

Estados Unidos, Chile y Brasil alivian carga a soldados con nueva tecnología

Con la apertura de una nueva oficina en Brasil y la expansión de desarrollo de proyectos con universidades y el Ejército de Chile, el Comando de Investigación, Desarrollo e Ingeniería del Ejército de los EE. UU. establece una fortaleza en Sudamérica.
Marcos Ommati/Diálogo | 26 abril 2017

El General de Brigada del Ejército de los EE. UU. Anthony Potts visitó el Instituto Geográfico Militar en Santiago, Chile. (Foto: Marcos Omatti/Diálogo)

El Comando de Investigación, Desarrollo e Ingeniería (RDECOM, por sus siglas en inglés) del Ejército de los EE. UU. proporciona soluciones innovadoras para las complejidades de las operaciones actuales y futuras en ambientes militares. El comando trabaja estrechamente con algunos países amigos de los Estados Unidos para crear, integrar y entregar soluciones habilitadas por la tecnología a personal militar en todo el mundo. El General de Brigada del Ejército de EE. UU., Anthony Potts, subcomandante general del RDECOM, habló con Diálogo el 24 de marzo, durante la ceremonia de inauguración del nuevo centro de tecnología de la institución en São Paulo, Brasil, tras haber visitado Chile para ver los proyectos en desarrollo entre los Ejércitos de Chile y los EE. UU.

Diálogo: ¿Por qué Chile fue elegido como la sede de la oficina principal de RDECOM en Sudamérica?

General de Brigada Anthony Potts: Esa decisión se tomó a principios de la década de 2000. Como subcomandante general, probablemente debería entender los fundamentos de esa elección. Pero creo que fue solo una asociación con las Marina que ya existía en Santiago, Chile. Como sabe, cuando establecemos una nueva oficina, como el Departamento de Defensa, la mejor manera o el punto de entrada más sencillo es cuando uno de nuestros servicios conjuntos ya se encuentra allí. Así que teníamos un servicio conjunto que ya estaba allí; nos asociamos con ellos para ayudar a establecer esa oficina y ellos nos dieron un cimiento en Sudamérica. Hoy fue un gran ejemplo de ello, con la inauguración del Centro Tecnológico Internacional aquí. Creo que nos dio justo esa entrada que necesitábamos para empezar en Sudamérica y ahora nos permite expandirnos.

Diálogo: Ha pasado los últimos días en Chile. ¿Cuál es su evaluación de sus Fuerzas Armadas en términos de ciencia, investigación y desarrollo?

Gral. de Bda. Potts: Estoy muy impresionado con el Ejército chileno; es un gran socio y tiene gran capacidad. Estamos analizando algo del trabajo que planean y preparan para realizar en África y también estamos analizando algo de su ciencia y tecnología. Específicamente, tenemos una sociedad con ellos que involucra la intrusión de arena de los desiertos de la zona norte de Chile con sus tanques, así que es de gran interés para nosotros asociarnos en este esfuerzo porque tenemos algunas de las mismas condiciones con nuestros vehículos blindados. Nosotros no tenemos ese mismo tipo de polvo fino, de arena casi como talco, con intrusión. He observado al Ejército chileno trabajar con nosotros, trabajar con sus municiones, y ahora van a enviar a una persona a Detroit, Michigan, para el Programa de Intercambio de Ingenieros y Científicos [ESEP por sus siglas en inglés], para trabajar con nuestro Centro de Investigación, Desarrollo e Ingeniería Automotriz de Tanques [TARDEC por sus siglas en inglés], y vamos a descubrir conjuntamente cómo ayudar a nuestras flotas de vehículos blindados en estos tipos de condiciones. Eso ayuda al Ejército chileno a resolver inmediatamente un problema. Eso pensé al comienzo, pero realmente, a medida que resolvemos estas cuestiones, y por supuesto como nación amiga, en caso de que los EE. UU. tengan que operar en un ambiente similar a ese, nos beneficiaremos también de las tecnologías.

Lo otro que es muy impresionante para mí es el trabajo que están haciendo en el Instituto de Investigación y Controles sobre municiones: el almacenamiento de las municiones, por cuánto tiempo podemos almacenarlas, cómo probar esas municiones, cómo probar los estopines, cómo probar los explosivos para cerciorarse de que sean seguros, mantener su almacenamiento y ampliar esa vida de almacenamiento para que podamos maximizar los recursos. Por supuesto, como nosotros los apoyamos y aprendemos de la investigación que ellos están haciendo, los beneficios se aplican también a nuestras instalaciones de almacenamiento de municiones en los Estados Unidos y en todo el mundo. Estoy muy, muy impresionado con el Ejército chileno y el uso que hacen de la ciencia.

Diálogo: El procesamiento de señales para reconocimiento de voz es un proyecto en el que tanto el Ejército como la Marina de los EE. UU. trabajan conjuntamente con universidades chilenas. ¿Cuál es la importancia de esta investigación?

Gral. de Bda. Potts: Con el paso del tiempo, las capacidades de nuestros científicos e ingenieros avanzan a pasos agigantados. El reto que estamos teniendo es la complejidad que viene con la operación de esa capacidad. La mejor forma en que nos comunicamos es hablar entre nosotros. Es mejor si podemos reconocer el dialecto e idioma del otro. Entonces podemos enseñar a una máquina cómo reconocer nuestro dialecto, así que puedes hacer que un soldado le hable a una máquina y esa máquina opere por él, en lugar de oprimir un montón de botones, escribir mucho y utilizar las palancas de control. Imagine si simplemente pudiera decirle a la máquina la operación que desea realizar y la máquina lo hiciera. Este tipo de ciencia y tecnología en esta sociedad es absolutamente asombrosa en el sentido de hacia dónde nos llevará en el futuro.

Diálogo: ¿Hay otros proyectos en curso con otras naciones amigas de los EE. UU?

Gral. de Bda. Potts: Trabajamos en nanotecnología con una de las universidades aquí en Brasil. La belleza de la nanotecnología es tanto la resistencia como la reducción de peso. Por ejemplo, nuestras protecciones balísticas (chalecos antibalas), que los soldados usan en todo el mundo, tienden a ser pesadas porque, obviamente, tienen el objetivo detener el impacto de una bala. De modo que, con nanotecnología, descubrimos cómo hacerlas más ligeras y el material más resistente. Podemos hacer una de dos cosas: o mantener el mismo nivel de protección y reducir el peso para aliviar la carga de nuestros soldados, o si descubrimos que hay adversarios que han encontrado medios más letales para atacar a nuestras tropas, podemos mantener el mismo peso en nuestros chalecos, pero agregar la capacidad para ofrecer mayor protección. En realidad se trata de proteger a nuestros soldados y al mismo tiempo reducirles el peso.

Diálogo: ¿Cuál es la relación entre el RDECOM y el Comando Sur de los EE. UU. (SOUTHCOM)?

Gral. de Bda. Potts: El General de División Wins es el comandante general de RDECOM. Una de sus áreas de enfoque es la puesta en marcha de RDECOM, en otras palabras, no solo hacemos ciencia y tecnología por la ciencia y tecnología en sí. Hacemos ciencia y tecnología por varias razones distintas. Una es porque ayuda a formar sociedades con otros países. Podemos asociarnos, podemos sacar provecho, tanto ellos como nosotros, de las tecnologías que de otro modo no podríamos encontrar ni descubrir. Luego llegan las ideas, y como somos una agencia del Departamento de Defensa buscamos estos avances tecnológicos, que fomentarán capacidades de avanzada que permitan a nuestros soldados, miembros de la Marina y aviadores pelear las guerras de nuestro país, si es necesario.

Eso nos pone en una relación de línea directa con nuestros Comandos de Combate y, particularmente en este caso, con SOUTHCOM, porque tenemos que comprender cuáles son sus necesidades con respecto a capacidades operativas. Cada una de nuestras regiones tiene retos únicos y diferentes, por ejemplo, RDECOM Américas está, obviamente, enfocado en el continente americano y particularmente Sudamérica, pero tenemos algo de trabajo en Canadá. Eso nos permite encontrar esos entornos únicos. Por ejemplo, aquí tenemos las selvas de Brasil. Es un ambiente que simplemente no podemos reproducir en los Estados Unidos. Tenemos algo de terreno selvático en Hawái, pero no es la misma triple bóveda de follaje, que es un terreno muy difícil, y nos lleva a experimentar desafíos únicos con las comunicaciones. ¿Cómo ves a través de eso? ¿Cómo tienes sensores? Ellos tienen algunos retos formidables con las fronteras, tan solo la magnitud y longitud de las fronteras, y como sociedad podemos encontrar soluciones tecnológicas para ayudar potencialmente con la seguridad fronteriza. ¿Cómo mejoramos el desempeño de nuestros soldados, tanto brasileños como estadounidenses, en un entorno selvático? Podemos venir aquí y probar cosas de manera colectiva y luego llevar eso a los Estados Unidos para encontrar formas para purificar agua. ¿Cómo lo hacemos? Podemos aprovechar los recursos acuíferos existentes sin que los soldados tengan que cargar agua por períodos largos. Esa es una ciencia y tecnología que realmente queremos conseguir, que verdaderamente nos interesa. Puede ser tan sencillo como la tecnología que está detrás de los uniformes, qué tan ligeros son nuestros uniformes. ¿Son adecuados para ese tipo de entorno selvático extremo? Así que SOUTHCOM es un socio perfecto para nosotros.

Diálogo: ¿Tiene algo que agregar para nuestros lectores?

Gral. de Bda. Potts: He estado aquí [en Sudamérica] por poco menos de una semana, pero estoy absolutamente sorprendido por las sociedades que tenemos en Chile y Brasil. El entusiasmo por las asociaciones con nuestros amigos sudamericanos es algo de lo que Sudamérica debe estar orgullosa y de lo que los estadounidenses deben estar orgullosos. Estoy ansioso por ver lo que podemos lograr como naciones amigas.




Compartir
Comentarios:
Le Gusta la Historia? Si 41
Cargando las Conversaciones