UNITAS LX fortalece cooperación internacional de 15 países

Fuerzas navales de América y de otras regiones consolidan un equipo para responder ante cualquier amenaza.
Julieta Pelcastre / Diálogo | 30 julio 2019

Capacitación y Desarrollo

Más de 1800 marinos y oficiales navales de 15 armadas participaron en la versión número 60 de UNITAS que se realizó en Chile del 24 de junio al 3 de julio de 2019. (Foto: Armada de Chile)

Por sexta vez la Armada de Chile fue sede del ejercicio naval internacional UNITAS, esta vez en las ciudades portuarias de Valparaíso y Coquimbo, del 24 de junio al 3 de julio de 2019. En el entrenamiento anual participaron más de 1800 marinos y oficiales navales para fortalecer operaciones de cooperación internacional y de seguridad, y así poder enfrentar juntos cualquier amenaza contra las naciones asociadas.

“Nos estamos preparando en forma conjunta y combinada para poder operar como una sola fuerza”, dijo a Diálogo el Contraalmirante de la Armada de Chile Yerko Marcic, comandante en jefe de la Escuadra Nacional Chilena, líder del ejercicio. “El libre uso del mar es una condición fundamental para la prosperidad y el desarrollo. Cada vez es más necesario proteger las áreas y líneas de comunicaciones marítimas”.

UNITAS (unidad en latín), es el ejercicio marítimo multinacional más antiguo del mundo. Tiene lugar desde 1959 en el marco del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca, con el patrocinio de las Fuerzas Navales del Comando Sur de los EE. UU. (SOUTHCOM). Desde 2001, el entrenamiento está diseñado en dos fases: Pacífico y Atlántico. La última vez que Chile fue sede de este encuentro (Pacífico) fue en 2015.

En la edición número 60 de UNITAS, participaron las marinas de Alemania, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Estados Unidos, Honduras, Italia, México, Nueva Zelanda, Perú, Reino Unido y Turquía.

Las fuerzas navales utilizaron 10 buques de superficie, cuatro helicópteros, cuatro aeronaves de exploración y un submarino, entre otros equipos, para trabajar no solo a nivel táctico, sino en el proceso de planeamiento y capacidad para conducir una fuerza multinacional. “También diseñamos la evaluación de las capacidades de los distintos países y cómo complementarlas, para aprovechar lo mejor de cada una en lo material, doctrinario y de entrenamiento”, agregó el Contralmte. Marcic.

Militares de 15 países durante el ejercicio UNITAS LX. La cooperación internacional es la clave para llevar a cabo el mayor ejercicio marítimo multinacional del planeta. (Foto: Armada de Chile)

Tras las etapas de planificación y coordinación en puerto tuvo lugar la fase de escenarios en el mar, que simuló un conflicto armado entre dos países, que determinaron el despliegue de una fuerza multinacional para restaurar el orden en el mar. En este escenario bélico ficticio sucedió un gran terremoto de 8,7 grados escala de Richter que dañó al país más hostil, lo que requirió que la fuerza multinacional modificará su plan de operaciones para socorrer a la población afectada.

“La iniciativa sirvió además para tratar problemas significativos como asistencia humanitaria, respuesta a desastres y seguridad en los países, mientras utilizamos los diferentes recursos navales”, dijo a la prensa el Contraalmirante de la Marina de los EE. UU. Donald Gabrielson, comandante de las Fuerzas Navales de SOUTHCOM. Por su parte el Capitán de Fragata de la Armada de Colombia Jaime Montañez, comandante de la lancha rápida de ataque ARC Independiente FM-54, comentó que “siempre será conveniente contar con más helicópteros y submarinos de países vecinos que puedan apoyar”.

“En esta versión quisimos presentar todas las variables [catástrofes, operaciones de intereses marítimos, seguridad, y comunicaciones marítimas] casi al mismo tiempo, como un desafío para la planificación de los cursos de acción”, explicó el Contralmte. Marcic.  “Pudimos comprobar las ventajas que presentan para la Armada de Chile el hecho de tener al poder naval y al servicio marítimo bajo un mando unificado. Eso se convirtió en un factor de fuerza, ya que pudimos emplear todos los recursos existentes sobre las situaciones planteadas, lo que multiplica la capacidad disponible”.

La competencia para lograr un adecuado grado de eficiencia de comando y control es uno de los principales objetivos del ejercicio y es lo más complejo de alcanzar, por la diferencia de sistemas y doctrinas entre los participantes. Sin embargo, el ejercicio permitió comprobar que las fuerzas navales de la región cuentan con los estándares de entrenamiento y preparación profesional para planear, conducir y participar como parte de una fuerza multinacional.

“El trabajo en equipo y la sincronización perfecta no da lugar a error, ya que son actividades de riesgo y debemos extremar las medidas de seguridad y así materializar el propósito de estos ejercicios de guerra”, dijo a la prensa el Capitán de Fragata de la Armada de Ecuador Jimmy Pozo, comandante de la Corbeta Misilera BAE Loja. Ecuador será sede de la siguiente versión de UNITAS, en el 2020.

Compartir
Comentarios:
Le Gusta la Historia? Si 15
Cargando las Conversaciones